Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
sábado 05 diciembre |
San Sabas de Capadocia

Papás y mamás haciendo teatro: ¿te lo has planteado?

Santi Casanova - publicado el 08/03/16

Hace ya unos meses que participo, con alegría, en un grupo de padres y madres del colegio de los niños. No es un grupo de oración, no es un grupo de reflexión, no es un grupo de café y cigarro… Es, somos, un grupo de teatro.

Los padres y las madres de hoy, en mi modesta opinión y experiencia, necesitamos encontrarnos. La vida ajetreada que llevamos nos va separando de nuestras relaciones, de nuestras aficiones, de nuestros dones, de nosotros mismos, y va dejando en el centro de nuestro día a día un cúmulo de tareas centradas exclusivamente en los niños o en el trabajo. Esas tareas que llenan nuestra semana se asumen con amor, con dedicación y con entrega y, por supuesto, son signo de donación y de cuidado. Pero tienen trampa: la trampa de perdernos a nosotros mismos y, por tanto, la trampa de dejar de ser lo mejor que podemos ser, incluso para los demás.

Este grupo de teatro es oxígeno y cuánto más oxígeno, mejor estamos corporal y espiritualmente. Una vez a la semana ensayamos y luego, el resto de días, tenemos algo que nos saca de ese centro de obligaciones permanente. Y lo estamos disfrutando. El teatro saca de nosotros una capacidad a veces escondida, dormida o ahogada: la capacidad de soltarnos, de destensarnos, de disfrutar, de aprender, de interpretar. Nos permite soñar a ratitos y meternos en la piel de un personaje, de un elemento del decorado, asumir una función para el grupo y recibir ánimos y risas.

Nosotros nos lo pasamos muy bien. Nos reímos mucho. No tenemos grandes aspiraciones pero, a la vez, queremos hacerlo lo mejor que sabemos. Como decía El Principito, obra que estamos preparando en este momento, lo esencial es invisible a los ojos, sobre todo cuando te domesticas. Nosotros no éramos más que un grupo de padres y madres semejantes a cualquier padre o madre del colegio pero… ¡nos hemos domesticado! Ahora cada uno es único para el otro…

El camino hacia Dios tiene muchas veredas y rincones. No es que el teatro sea una manera en sí misma, que puede ser, pero ayuda enormemente porque me descentra de “ser por lo que hago” y me centra en “ser por lo que soy”. Y ahí adentro, en esa felicidad, en esa risa, en esa obra, en ese traje, en esa entonación ensayada y modulada… encuentro que tal vez Dios me estaba esperando y que yo no me había dado cuenta de lavadora en lavadora, de deberes en deberes, de actividad extraescolar en actividad extraescolar.

Ahora, cuando volvemos de ensayar, los ojos brillan y la sonrisa se asoma y eso me hace servir mejor a los que me rodean, que tienen derecho a disfrutar la mejor versión de mí mismo.

Un abrazo fraterno – @scasanovam

Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia hoy se publica diariamente en ocho idiomas: francés, inglés, árabe, italiano, español, portugués, polaco y esloveno.
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
FATHER JOHN FIELDS
John Burger
Muere el sacerdote voluntario para el ensayo ...
HUG
Dolors Massot
El médico que abrazó al enfermo de coronaviru...
MARIA DEL MAR
Rodrigo Houdin
Fue abandonada en un basural, pero buscó a su...
PADRE CEPEDA
Cecilia Zinicola
El beso de Jesús, la historia de un párroco b...
HOMELESS
Javier González García
La historia de Marina: De vivir en la calle a...
EMANUELLE CUETO RAMOS
Jesús V. Picón
Sacerdote con cáncer terminal: Pierde los ojo...
Ver más