Aleteia

No sé cómo imaginarme el Reino…

Comparte
Había una vez un Reino en el que los salones de todas las casas eran grandes.

Sus gentes no provenían todas del mismo linaje y en cada casa los colores eran distintos, y las formas y los olores. Respiraban cada uno a su manera, cogiendo aire y soltándolo en una cadencia personal y única. Eran distintos sus ojos y el tamaño de sus manos. Distintos eran también sus cabellos y la forma de tocar que cada uno tenía.

Pero todos los salones de las casas eran grandes.

Un día llegó a ese Reino una mujer. Sus pies decían que caminaba desde hacía varias noches y varios días. El polvo de sus manos hablaba y si te acercabas y las cogías podías escuchar el rumor de todos los sueños que habitaban a esa dama.

– ¡Huele a flores! – escuchó mientras andaba. Y decidió que aquel Reino de los salones grandes era un buen lugar para parar y descansar. Nada se lo impedía.

Dicen los viejos que aquella caminante se quedó a formar parte del Reino y que su olor a flores inundó todos y cada uno de los salones grandes y que sus manos ya no están llenas de polvo porque allí encontró gentes dispuestas a cogérselas  y lavarlas.

 

No sé cómo imaginarme el Reino pero intuyo que sus salones son grandes, dispuestos a acoger a todo el que llega, preparados para el encuentro de muchos, con grandes mesas para grandes cenas. Salones donde transitan personas que son hogar en el Hogar, que cogen tus manos y las lavan, manos de recién llegado, gastadas por el camino. 

No sé cómo imaginarme el Reino pero me gusta intuir, gracias a Jesús, que lo habitan aquellos que captan más fácil el olor a flores que a sudor y suciedad. Un Reino que te devuelve la primavera perdida, lleno de vida, de fragancias frescas y grandes tendales de ropa blanca, secándose al aire.

No sé cómo imaginarme el Reino pero sé que quiero estar ahí. Para quedarme.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Top 10 Santi Casanova
  1. Más leido
    |
    Más popular
Ver más