Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
viernes 04 diciembre |
San Juan Damasceno

No puedo. No sé. Sufro.

Santi Casanova - publicado el 02/07/16

A veces me dices que no puedes. Claro. Bienvenida al club. Yo tampoco puedo. Tenemos metido en el tuétano, porque posiblemente así nos lo han enseñado, que ser buen cristiano, buena seguidora de Jesús, consiste en proponerse cambiar muchas cosas. Eso de la conversión, ¿recuerdas? “¡Convertíos!” – gritaba Juan el Bautista en aquellas tierras de Galilea. Y ese convertíos lo hemos traducido en “cambiad”, “dejad de ser de una manera y sed otra”, “sed mejores”, “haced más cosas”… Nos hemos puesto en el centro de la conversión y nos hemos equivocado. Porque al día siguiente de intentarlo, o al otro, llega la frustración de no conseguirlo. Con mi marido sigo igual de exigente, con mis hijos igual de gruñón, con mis compañeros igual de murmurador, con mi hermano igual de crítica… Nos sumimos en la desesperanza y asumimos la idea de que nunca llegaremos a cambiar lo “malo” de nosotros, que nunca llegaremos a ser santos ni santas de Dios.

Convertirse es justamente lo contrario: poner en el centro a Jesús. Convertirse es recibir a un Jesús que nos sale al paso. Convertirse es escuchar a un Jesús que nos habla. Convertirse es responder ante un Jesús que nos llama. Convertirse es reconocernos hijos, amados de Dios. Convertirse es tomar conciencia de que nada hay que cambiar y que, así, como somos, somos plenamente amados, totalmente queridos. Convertirse nada tiene que ver con dar sino más bien con recibir lo dado.

Cuando te abandonas a esta realidad, el don gratuito de Dios para ti, todo cambia. La luz llega allí donde tú habías aprendido ya a moverte en la oscuridad. La alegría brota de aquellos rincones que parecían ya muertos de tristeza. La mirada, apagada y sin brillo, cobra de repente una vida que le hace mirar y descubrir lo que, antes, parecía escondido tras el velo de la indiferencia. El corazón, cuyo ritmo era pausado y rutinario, funcional, se acelera y tiñe de rojo sangre los lugares que en tu vida se habían quedado sin alimento. Empiezas a entender qué es la felicidad y celebrar que nada tiene que ver con la ausencia de sufrimiento o de dolor o de trabajo o de tarea; ni con la acumulación de bienes, dinero, placer y sosiego.

Jesús no sabe de objetivos, ni checklists, ni cifras de crecimiento, ni rendimiento, ni resultados, ni margen operativo… Jesús es experto en debilidad, pequeñez, oración, encuentro y donación.

Un abrazo fraterno – @scasanovam

Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia hoy se publica diariamente en ocho idiomas: francés, inglés, árabe, italiano, español, portugués, polaco y esloveno.
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
FATHER JOHN FIELDS
John Burger
Muere el sacerdote voluntario para el ensayo ...
HUG
Dolors Massot
El médico que abrazó al enfermo de coronaviru...
MARIA DEL MAR
Rodrigo Houdin
Fue abandonada en un basural, pero buscó a su...
HOMELESS
Javier González García
La historia de Marina: De vivir en la calle a...
PADRE CEPEDA
Cecilia Zinicola
El beso de Jesús, la historia de un párroco b...
EMANUELLE CUETO RAMOS
Jesús V. Picón
Sacerdote con cáncer terminal: Pierde los ojo...
Ver más