Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
jueves 22 abril |
San Anselmo de Canterbury

La fuerza del silencio. Comencemos hoy.

Santi Casanova - publicado el 03/10/17

Vivimos días convulsos en España. No voy a hacer un análisis de las causas y de las posibles soluciones. En España, ya cada uno tiene el suyo. Somos así. Listos por naturaleza. Lo que sí voy a proponer es hacer algo que creo que nos hace falta: SILENCIO.

Muchos dicen que es ahora el momento de levantar la voz y de defender principios, libertades y unas cuantas cosas más. En lo segundo puedo estar de acuerdo. En lo primero… tengo mis dudas. Poco hace una voz en una habitación llena de gritos. Poco se escucha la palabra cuando ésta no llega al tono de las demás. La única opción que queda es gritar también. Y no me parece una buena alternativa. Simplemente no aporta nada. Porque el grito lleva al grito.

El silencio, en cambio, es el primer paso para que el tono baje y para que empiecen a distinguirse voces y tonalidades. El silencio es una actitud del que se niega a gritar por encima de nadie. Es una manera de defender principios, libertades y unas cuantas cosas más pero habiendo dedicado antes un tiempo a contemplar, a escuchar, a parar, a sosegar el ánimo propio y a llevar paz al corazón.

Los corazones agitados no suelen resolver ningún problema. Nunca. Nos movilizan, nos advierten, nos enternecen, nos enfadan, nos trasladan la información emocional de cómo estamos, de qué sucede, de cómo nos sentimos… pero no son los mejores compañeros para cambiar las cosas.

Hace falta silencio en nuestra vida. ¡Y qué poco lo practicamos! Andar con prisa no es silencio. Estar rodeado de ruido y tecnología todo el rato no es hacer silencio. Pensar y actuar como si todo dependiera de mí no es hacer silencio. Dejarme llevar por la actualidad, la realidad más desbordante, no es hacer silencio. No mirar el detalle, perder el foco de lo importante, dejar de saborear y disfrutar cada mañana no es hacer silencio. Y lo necesitamos.

A los creyentes nos duele el silencio de Dios ante muchas cosas que suceden en el mundo. No entendemos el silencio de Jesús durante su injusto juicio ni en la cruz. Convertimos el silencio en sinónimo de la inacción, de la sumisión, de la aceptación pasiva de la realidad. ¿No será que no estamos entendiendo nada? ¿No será que el silencio de verdad es una actitud tremendamente activa, tal vez la única, ante la realidad que nos toca vivir muchas veces?

Hoy. Empecemos hoy. Cinco minutos de silencio. Sin hacer nada. Sin pensar en nada en particular. Ni siquiera repitiendo oraciones de memoria. Sólo silencio. Yo lo voy a hacer. ¿Te apuntas?

A ver qué pasa.

Un abrazo fraterno – @scasanovam

Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
ROBERTA MASCENA
Redacción de Aleteia
Se gradúa con el uniforme de limpiadora de su madre
2
Juan Daniel Escobar Soriano
¿Por qué un católico no puede pertenecer a la masonería?
3
PADRE PIO
Philip Kosloski
Cuando Padre Pío rezaba por alguien, decía esta poderosa oración
4
Salvador Aragonés
La gran preocupación del Papa (y de la que no hablan los medios)
5
Claudio de Castro
Un alma desde el Purgatorio clama: “¡Ayúdame!”
6
SAINT JOSEPH
Philip Kosloski
Esta antigua oración a san José es “conocida por no fallar nunca”
7
DIOS ASI LO QUISO
Adriana Bello
Juan Luis Guerra y Ricardo Montaner le cantan al amor eterno
Ver más