Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
miércoles 21 abril |
San Anselmo de Canterbury

El temor de Dios explicado por Frankenstein

Santi Casanova - publicado el 11/09/17

Hace dos o tres días que he terminado de leer “Frankenstein o el moderno Prometeo”, la famosa novela de Mary Schelley tantas veces llevada a la gran pantalla por innumerables directores y actores. No la leí en mi juventud y ahora he aprovechado que estoy atravesando una etapa pródiga en lectura para comprobar, una vez más, la riqueza de un clásico de la literatura.

Los clásicos lo son precisamente por eso: el autor habla, finalmente, del hombre, de la verdad, de Dios, de las emociones más profundas, de las tensiones más humanas. Eso no pasa nunca de moda y uno es capaz de capturar, sea cual sea el argumento, lo actual del mismo.

Frankenstein es un hombre que no conoce la paz interior. Un hombre que busca, que anhela encontrar, que tiene sed, que no sabe muy bien quién es ni qué quiere hacer con su vida. Conoce el amor, conoce la ternura en su familia pero… no está lleno. Y va y vuelve y camina y viaja y cruza mares y océanos… y busca en él, en su capacidad, en su conocimiento, en su ensoñación de un futuro exitoso y no encuentra. Más bien todo lo contrario: con el corazón atormentado, con el espíritu embotado, con la aguja de su brújula interior desnortada, encuentra en la oscuridad, en la muerte, en la herida de su corazón. Y deja salir el monstruo que lleva dentro.

Desde ese momento, el hombre se debate en un  tormento y una angustia que no tiene fin. La herida, el monstruo, nunca desaparece, nunca cicatriza y su poder acaba con lo que el doctor más quiere.

No es tan lejana esta historia revestida de terror pero que toca lo más profundo de muchos, de cualquiera de nosotros. Porque, al fin y al cabo, yo también soy un hombre herido, un hombre pecador, un hombre que busca, que anhela, que quiere llegar a su plenitud. Y tantas veces busco donde no hay, anhelo lo que no me conviene, descanso en posadas de mala muerte; olvidando que soy hijo amado, criatura preciosa, que ha sido creada para lo mejor, que ha sido ya redimida, sanada, abrazada.

Cierto es lo que se cansa de decir el monstruo, el engendro, el demonio, a lo largo del libro. Sólo la bondad, sólo el amor, sólo la misericordia pueden transformar la fealdad en belleza, el mal en bien, la oscuridad en luz. Sólo la paz es capaz de terminar con un infierno en vida, con una espiral devastadora.

Creo en Dios. Experimento su amor. Y temo perderlo algún día, temo la llegada de un monstruo que acabe con todo.

Un abrazo fraterno – @scasanovam

Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
DIOS ASI LO QUISO
Adriana Bello
Juan Luis Guerra y Ricardo Montaner le cantan al amor eterno
2
PADRE PIO
Philip Kosloski
Cuando Padre Pío rezaba por alguien, decía esta poderosa oración
3
Salvador Aragonés
La gran preocupación del Papa (y de la que no hablan los medios)
4
ROBERTA MASCENA
Redacción de Aleteia
Se gradúa con el uniforme de limpiadora de su madre
5
Amii Stewart
Silvia Lucchetti
Amii Stewart: Un día la estatua de la Virgen me habló
6
Juan Daniel Escobar Soriano
¿Por qué un católico no puede pertenecer a la masonería?
7
SAINT JOSEPH
Philip Kosloski
Esta antigua oración a san José es “conocida por no fallar nunca”
Ver más