Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
miércoles 21 abril |
San Anselmo de Canterbury

El pecado del activismo veraniego

Santi Casanova - publicado el 29/06/16

El verano es un buen momento para hacer pocas cosas, por no decir para no hacer nada. ¿Nada, nada? ¿Tirados en el sofá todo el día? No, no me refiero a eso. Me refiero a salir de la espiral de activismo en la que estamos metidos todo el año. Me refiero a no vernos en la obligación de tener que hacer algo para saborear este descanso. Me refiero a no tener que planificar y consumir ocio compulsivamente para que nuestros hijos se diviertan. Me refiero a aprovechar este tiempo para encontrarnos con nosotros mismos, con nuestras familias, con la naturaleza y, también, con Dios mismo en caso de ser creyentes.

No nos gusta parar. En el fondo, nos quejamos pero no nos gusta. No nos gusta porque dejar de hacer cosas nos deja tiempo y, muchas veces, es tiempo en soledad, tiempo en el que lo único que tenemos que hacer es vivir y vivirnos. Es un tiempo que nos pone enfrente de lo que somos, un tiempo-espejo. No nos gustan los espejos. No nos gusta mirarnos y, mucho menos, descubrirnos. Por eso estamos todo el día de aquí para allí, haciendo mil cosas, llenos de tareas y actividades, corriendo exhaustos… cansados pero, al menos, anestesiados. ¿Por qué? ¿A qué tenemos miedo en el fondo?

Dicen que en verano muchas parejas se divorcian. Muchos lo achacan a los roces que se producen al estar más tiempo juntos, cosa que no sucede en la época invernal, con trabajos y donde un matrimonio, simplemente, puede poner la directa y funcionar como un equipo y no como una pareja. Yo pienso otra cosa. En verano muchas parejas se divorcian simplemente porque tienen tiempo, porque vuelven a encontrarse, porque vuelven a mirarse y porque, tal vez, lo que descubren es que la otra persona es un extraño o que, simplemente, uno decide no seguir queriendo al de enfrente.

Con los niños pasa un poco lo mismo. Somos una generación de padres que vivimos obsesionados por la supuesta “obligación” de tener que entretener, divertir y hacer felices a nuestros hijos. Y pasamos cada día veraniego pensando qué podemos hacer en familia, a dónde podemos ir de excursión, qué peli ver en el cine, a qué jugar con ellos… Es verlos aburridos y nos entran escalofríos, pavor, culpa… y la sensación de que ese aburrimiento es algo no deseable. ¡Al revés! Qué bueno que en verano, nuestros hijos tengan tiempo para pensar, para encontrarse, para estar en silencio, para tirarse en una terraza, para leer en un sofá sin más, para disfrutar de una merienda sin pretensiones, para redescubrir a sus hermanos y a sus padres, para aguantarse también en soledad… ¡Claro que hay que hacer cosas con ellos y compartir tiempo juntos! Pero desde otro sitio, desde otra motivación.

Es hora de ponernos las pilas y proponernos vivir un verano de encuentro, de renegar del pecado del activismo veraniego, de la huida estival. Yo, el primero.

Un abrazo fraterno – @scasanovam

Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
DIOS ASI LO QUISO
Adriana Bello
Juan Luis Guerra y Ricardo Montaner le cantan al amor eterno
2
PADRE PIO
Philip Kosloski
Cuando Padre Pío rezaba por alguien, decía esta poderosa oración
3
Salvador Aragonés
La gran preocupación del Papa (y de la que no hablan los medios)
4
ROBERTA MASCENA
Redacción de Aleteia
Se gradúa con el uniforme de limpiadora de su madre
5
Amii Stewart
Silvia Lucchetti
Amii Stewart: Un día la estatua de la Virgen me habló
6
Juan Daniel Escobar Soriano
¿Por qué un católico no puede pertenecer a la masonería?
7
SAINT JOSEPH
Philip Kosloski
Esta antigua oración a san José es “conocida por no fallar nunca”
Ver más