Aleteia

El no estar juntos, también es oportunidad para el matrimonio

Comparte
Mi mujer y yo vamos a estar separados un mes en este comienzo de vacaciones de verano. Un mes enterito en el que uno y otro estaremos en diferentes lugares, atendiendo a diferentes situaciones, de vacaciones en diferentes fechas, con compromisos laborales varios. Es una faena. Pero la cuestión es cómo sobrellevarlo de la mejor manera posible, buscando la oportunidad que subyace en esta situación e intentando minimizar las dificultades.

  • Estar separados no siempre es negativo. Es una etapa donde podemos aprovechar para redescubrirnos a nosotros mismos, para tomar un poquito de aire personal, plantear el tiempo disponible de manera que pueda desarrollar facetas personales que uno no siempre puede poner en juego en el día a día… Un tiempo para hacer silencio también a nivel de pareja, estando atentos a los sentimientos y emociones que nos produce el no estar juntos.
  • Es importante hablar previamente cómo vamos a mantener la comunicación entre nosotros y con los hijos, para que luego no haya malentendidos, que pueden llegar fácilmente. Cuándo vamos a hablar por teléfono, cómo gestionar el whatsapp, intentar no asfixiarnos, no caer en una dinámica controladora…
  • Dependiendo de cómo esté repartida la familia, puede ser un momento idónea para profundizar y disfrutar el tiempo con los hijos desde el propio ser. Tener tiempo para conocernos mejor en lo personal, de compartir hobbies, de sacar a la luz matices personales desconocidos. En nuestro caso, la primera mitad de este mes ella estará con los niños y la segunda parte, me tocará a mí. Luego ya nos juntaremos los cinco. ¡Hay que aprovecharlo!
  • Si coincide que uno de los dos, como es en nuestro caso, va a estar sin pareja y sin niños, pues… no puede desperdiciar la ocasión de quedar con los amigos, de ir al cine algún día, o al teatro, de quedar a cenar… No creo que nuestro estado de casados deba ser una losa para poder divertirnos también y disfrutar de nuestros días “en soledad”, con prudencia y mesura claro, pero con una clara determinación de celebrar la vida en cada momento, desde el agradecimiento.

No va a ser un mes sencillo y estoy seguro de que crecerá en nosotros el deseo de reencontrarnos. Pero desde luego no estoy dispuesto a vivirlo lleno de tristeza, rabia, queja… No hay razones para ello, y menos en un mundo lleno de familiar rotas de verdad. Al revés, tal vez sea un buen momento de dar testimonio, hacia dentro y hacia fuera, de que nuestro matrimonio es fuerte y está construido sobre fuertes pilares.

Vamos allá y que el Espíritu nos acompañe.

Un abrazo fraterno – @scasanovam

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Top 10 Santi Casanova
  1. Más leido
    |
    Más popular
Ver más