¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

El mandato de la escucha

Comparte
Recuerdo que hace tiempo me topé con una viñeta en la red que decía algo así como “en el colegio nos enseñan a hablar en muchos idiomas y no nos enseñan a escuchar en ninguno”. Me estremeció al leerlo. Me pareció una realidad dramática. ¿Es eso verdad? Yo estoy en la escuela y veo el maso medio lleno, a veces, y otras veces, medio vacío.

La escucha es un mandato del Señor. Cuando aquel hombre le preguntó cuál era el mandamiento principal, Jesús respondió con el “Escucha Israel, amarás al Señor tu Dios…”. Escuchar es la introducción al mandamiento del amor. Sin escucha no puede haber amor posible. Sin poner el otro en el centro, sin darle voz, sin entenderle, acogerle y comprenderle… no puede amor posible.

En Getsemaní, en las horas previas a su muerte, Jesús escuchó la voluntad de su Padre. Sin ese momento de escucha, ¿hubiera sido posible la aceptación terrible de la cruz, la donación extrema? ¿Qué hubiera pasado si Jesús se hubiera dedicado a sacar sus propias conclusiones, a priorizar sus ideas y sus planes? Jesús escuchó. Y amó.

Me reconozco como una persona mediocre en el amor. Vivo con la eterna sensación de que podría amar más y mejor a los que me rodean, empezando por mi mujer y mis hijos y terminando por aquellos que se cruzan en mi día a día. Les escucho poco. Les hablo, les pido, les cuestiono, les juzgo, les digo lo que tienen que hacer, les paso por encima con mi manera de ver las cosas, pero les escucho poco. Y con Dios pasa otro tanto de lo mismo. Me autoengaño pensando que mi vida le tiene en el centro pero lo cierto es que dedico poco tiempo a la oración, a la contemplación, a la escucha de su voluntad, al silencio del encuentro.

Las cosas nos siempre me salen bien. La felicidad no siempre es completa. Y mientras me pregunto por qué y qué puedo hacer, Dios sigue esperando que le escuche, que le vaya a ver a la capilla y que simplemente me dedique a poner el oído a punto. Tan sencillo. Tan complicado. Señor, ayúdame a escucharte mejor. Señor, ayúdame a escuchar mejor a mi prójimo. Te necesito.

Un abrazo fraterno – @scasanovam

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Top 10 Santi Casanova
  1. Más leido
    |
    Más popular
Ver más
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.