Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
domingo 19 septiembre |

A las tentaciones hay que mirarlas a los ojos

Image processed by CodeCarvings Piczard ### FREE Community Edition ### on 2017-01-30 17:14:29Z | http://piczard.com | http://codecarvings.com

Santi Casanova - publicado el 05/03/17

Todos somos tentados. Creyentes y no creyentes. Hombres y mujeres. Niños y adultos. Todos. De toda raza, condición, tendencia sexual, religión… La tentación es una experiencia espiritual, profunda, interna, de todo ser humano. Es como una invitación a abandonar la mejor versión de umo mismo por conseguir algo que, evidentemente, tiene apariencia de bueno, exitoso, placentero, necesario… pero que, en realidad, nos hace peores o nos aleja de nuestra felicidad auténtica.

Jesús también experimentó la tentación. Y no sólo en el desierto. La tentación de Jesús recorre toda su vida pública. Circunscribirla al desierto es entender poco. El desierto no se refiere tanto a un lugar físico sino a un lugar existencial, espiritual, profundo. Jesús fue tentado. El texto bíblico dice que “fue llevado al desierto por el Espíritu para ser tentado”. Curioso. Porque a veces pensamos que ser tentados es fruto de nuestra “imperfección” espiritual, del mal que nos habita. Parece como si los que somos tentados fuéramos peores que los que no lo son. Yo creo que todos lo somos, aunque no todos tenemos la conciencia de serlo…

Ver venir la tentación es algo fundamental para poder hacerle frente. Porque si no la ves venir… si no conoces sus maneras, sus vestidos, sus formas, sus estrategias, sus tiempos… lo más probable es que caigas de pura ingenuidad. Y la ingenuidad no exime de la responsabilidad. Hay que despertar y estar al tanto de lo que nos va a venir.

  • La tentación siempre se viste de “buena”. Evidentemente, si el mal viniera con cuernos y oliendo a azufre, enseguida desplegaríamos nuestras defensas, plantaríamos cara y, seguramente, venceríamos. El problema es que no suele ser así. Siempre somos tentados con sutileza, allí donde más se nos puede enredar, tocando los deseos más profundos, aprovechando las heridas sin curar, ofreciéndose para calmar alguna de nuestras necesidades…
  • La tentación siempre elige el tiempo propicio. Cuando llega la soledad, el silencio, el abatimiento, el hambre y la sed, cuando estamos más débiles y nuestras defensas están minadas… ¡Ahí despliega sus encantos!
  • La tentación siempre nos lleva a desconfiar de Dios o de los que tenemos al lado, a poner a prueba el amor o a idolatrar a “algún Dios” que nos aleja de lo mejor de nosotros mismos.

No es fácil vencer la tentación. Hay que prepararse para ello y también hay que haber tenido la experiencia de ser tentado. Imprescindible es, pues, la autoconciencia, la madurez interior que nos permite reconocer su acción. Aun así, la tentación no debe hacernos huir corriendo. Al contrario, hay tentaciones que debemos enfrentar, que debemos mirar cara a cara y que debemos vencer. Sólo así desaparecerán, sólo así creceremos, sólo así venceremos.

Un abrazo fraterno – @scasanovam

Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Top 10
1
Gelsomino del Guercio
Los asombrosos diálogos entre el diablo y un exorcista del Vatica...
2
HERALDOS
I.Media
La Santa Sede intenta cerrar las escuelas de los Heraldos del Eva...
3
PAURA FOBIA
Cecilia Pigg
La oración corta que puede cambiar un día estresante
4
VACCINE
Jaime Septién
¿Covid-19: vacunarse o no vacunarse?
5
BEATRIZ
Pablo Cesio
¿Dónde está Beatriz? El extraño caso de la mujer que desapareció ...
6
I.Media
Benedicto XVI: El hombre ya no es un «regalo» sino un «producto»
7
SINDONE 3D
Lucandrea Massaro
El Hombre de la Sindone, reconstruido en 3D: ¡Son verdad los Evan...
Ver más