Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
domingo 19 septiembre |
San José de Cupertino

A Dios le encantan las familias que son, no las que funcionan

Santi Casanova - publicado el 06/09/16

En una ocasión leí en un libro que la familia era el lugar donde las cosas, por definición, no funcionan. Recuerdo que me entusiasmó leer eso de un escritor, filósofo, católico, especialista, formado y con sentido común. Era una manera muy osada y atrevida de decir algo de lo que normalmente queremos escondernos. Yo estoy de acuerdo. Por eso es lugar privilegiado para vivir y experimentar la misericordia, por eso es vehículo de salvación y tabla de crecimiento personal.

Si tú eres de esos que piensan que lo único que cabe en una vida es el placer, la diversión, el orden, el ocio… pues lo siento, la familia no es lo tuyo. Tú la tuviste y, o te has olvidado, o reniegas completamente de lo aprendido.

Si, por el contrario, eres de esos que piensan que una familia católica, apostólica y romana es aquella en la que los cónyuges no se tiran los trastos a la cabeza alguna vez, o que los hermanos no discuten y riñen, o donde el desorden no tiene cabida, o donde siempre reina la felicidad y la alegría, o donde se reza el Rosario a todas horas, o donde no existen ni móviles, ni redes, ni pokémons, ni fracasos ni tentaciones, ni torpezas, ni heridas… pues lo siento, la familia-ficción es lo tuyo, el concepto, la idea, la fachada… pero no la familia real, humana y pecadora.

Pero a lo mejor tu familia es como la mía. Es una familia que a veces piensas que se te va de las manos, que no puedes controlar; una familia que te hace dudar de si lo has hecho bien, por la que das días y noches, por la que te desvives y a la que amas… pero que muchas veces miras con ganas de que, en ella, algunas cosas funcionen mejor. A lo mejor tu mujer o tu marido son maravillosos, como la mía, pero a veces te cuesta entenderla, a veces te hiere, a veces tú sientes que no lo pones en el centro y que te dejas llevar por tus necesidades y egoísmos. A lo mejor tus hijos son encantadores, tesoros, como los míos, pero los miras y tienes miedo de no acertar con ellos, de no darles lo que necesitan  y no te dicen; a veces te gustaría que sus habitaciones estuvieran más ordenadas, que se hablaran en mejor tono y que captaran de Dios en sus pocos años lo que tú has captado en los tuyos. A lo mejor en tu familia, como en la mía, se escapa algún grito que otro, se palpa el estrés por momentos, se cena pizza alguna noche porque se ha dado fatal el día, se reza menos juntos de lo que te gustaría, se intenta seguir viviendo aspectos que parece que no dan llegado como tú sueñas…

Y, pegado al Sagrario, o en la oración de la noche, ya en la cama, sólo queda decirle al Señor que esto es lo que hay, que es su proyecto, que estamos en sus manos, que somos así, una pandilla de imperfectos que lo seguimos intentando una y otra vez. Yo siento, a veces, que el Señor se ríe y que, en el fondo, está satisfecho con mi familia, bastante más que yo. Seguro. Entonces me relajo y pienso que Él llega donde los demás nos acercamos. Y la paz se instala en el corazón. Porque la familia no es un lugar donde las cosas «funcionan» sino donde las personas «son»…

Un abrazo fraterno – @scasanovam

Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
Gelsomino del Guercio
Los asombrosos diálogos entre el diablo y un exorcista del Vatica...
2
HERALDOS
I.Media
La Santa Sede intenta cerrar las escuelas de los Heraldos del Eva...
3
PAURA FOBIA
Cecilia Pigg
La oración corta que puede cambiar un día estresante
4
VACCINE
Jaime Septién
¿Covid-19: vacunarse o no vacunarse?
5
BEATRIZ
Pablo Cesio
¿Dónde está Beatriz? El extraño caso de la mujer que desapareció ...
6
I.Media
Benedicto XVI: El hombre ya no es un «regalo» sino un «producto»
7
SINDONE 3D
Lucandrea Massaro
El Hombre de la Sindone, reconstruido en 3D: ¡Son verdad los Evan...
Ver más