Aleteia

10 maneras de llenar de Dios las redes sociales

Comparte
Sé que debería escribir sobre la nueva Exhortación Apostólica del Papa Francisco… pero todavía no me la he leído. Puede que el nuevo reality en una televisión española, con varias chicas queriendo ser monjas, pudiera ser un tema también interesante… Pero he entrado en instagram y he visto la foto de un plato de bombones, que había colgado una amiga mía, y me he acordado de lo que se habló en la #iJornada de iMisión de este pasado sábado: evangeliza lo que vives, no lo que dices. Y he pensado… ¿a qué animaría yo a la gente a compartir en la red?

  1. Una foto con una amiga o amigo. La amistad es obra de Dios, una forma de amor que Jesús llevó a lo más alto: “Ya no os llamo siervos, sino amigos…”. La manera de querernos entre los amigos habla mucho de Dios, sin más artificios.
  2. Una foto con la familia. La familia es el núcleo donde somos amados gratuitamente. Es la primera comunidad de fe, la que nos da raíces y alas y nos mantiene en el suelo y nos permite volar, la que tiene la puerta siempre abierta, la que habla del Padre con dos hijos, que siempre esperaba amoroso en el camino…
  3. Una foto del cielo. Mirar arriba cuesta una barbaridad. Normalmente solemos ir con la cabeza agachada y nos perdemos la gran inmensidad del “arriba”. Mirar hacia arriba es una manera de vivir, es sentir la sed de Dios, es saberse y reconocerse criatura en un universo inabarcable, es elevar los ojos y dar gracias.
  4. Una buena noticia. Cada día nos cruzamos con un buen puñado de buenas noticias, empezando por saber que nos ha sido regalado un día más para volcar todo lo bueno que llevamos dentro. Compartir lo bueno que uno vive, lo que le ha hecho sentir bien, lo que le ha emocionado, una sorpresa recibida, un aprobado o un nuevo trabajo… La alegría contagia y la esperanza también.
  5. Una noticia que pasa desapercibida. Jesús supo estar con los últimos, con los descartados, con los parias de la tierra, con aquellos que nadie quería. Tantos siguen hoy fuera del sistema… y tantos siguen sin salir en los periódicos. Compartir lo que les sucede es ponerlos en la primera plana de tu vida, es decirle a todos: “El que se acordó de uno de estos hermanos míos, de mí se estaba acordando”.
  6. Una foto de un símbolo. Sin caras, sin personas, sin rostros… pero con un significado que va más allá de lo que se ve a simple vista. Unos bombones que significan un momento compartido con los hijos, una aguja en un vestido de boda que significa la alegría de poder donarse y comprometerse en matrimonio, un hoja con un mensaje que significa todo lo que pasa por mi corazón que no sé expresar… Dios es un misterio y el símbolo es un lugar habitado por Él. Sugerir a Dios es una manera preciosa de quererlo.
  7. Una mala noticia, una preocupación, tristeza o tensión. La vida no es fácil. Está llena de batallas, de traiciones, de dolor, de idas y venidas… Compartir también esa espina y vestirla de esperanza es un testimonio del que se sabe acompañado también en un trayecto de la vida que ha cogido pendiente hacia arriba.
  8. Un selfie. No como signo de querer ocupar el centro de la existencia pero sí de dejar que los demás pongan rostro y realidad. El que testimonia es de carne y hueso. Es cuerpo. Es brillo. Es piel. Es belleza en su ser, siempre. Déjate que te vean de vez en cuando y afirma que eres único, única, y que Dios te quiere a ti por ser así.
  9. Una viñeta de humor, un chiste, un comentario simpático o una foto divertida. Dios tiene sentido del humor y habla el lenguaje de la risa. Saber bailar en medio de la lluvia es un testimonio precioso de alguien que ha experimentado la alegría del Evangelio.
  10. Y por último, comparte una foto del Papa, una frase suya de vez en cuando, una frase de algún santo, alguna infografía sobre Dios, un rostro bonito de María… Lo explícito también cuenta, porque es decir ahí afuera que crees en Jesús, que te hace feliz, que todo lo anterior cobra sentido en Él y desde Él, que perteneces a la Iglesia y que eres fiel a ella.

Yo creo que no hay excusas. Evangeliza lo que vives y no lo que dices. Pues ya sabes, si Dios vive en ti, muéstranos un poquito de tu vida y lo veremos a Él.

Un abrazo fraterno – @scasanovam

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Top 10 Santi Casanova
  1. Más leido
    |
    Más popular
Ver más