Aleteia

Vocaciones encadenadas

Comparte
Me cuenta un compañero que a él no se le olvida el día en que su padre le llevó a los estudios centrales de una importante emisora de radio, que estaban frente a la cafetería en la que trabajaba como camarero y que frecuentaban muchos periodistas. 

Lo recordaba esta mañana mientras yo le daba las gracias por haber dedicado unos minutos a mi hijo y a unos amigos hace unos días. Les llevé a la COPE -emisora en la que trabajo en el centro de Madrid- para que vieran la radio en directo y para que hablaran con otro colega que ha estado recientemente en un campo de refugiados.

Tienen doce años, entran en edad crítica, pero son niños nobles con cierto interés por la actualidad y por el mundo que les rodea. Algo a lo que yo me agarro como un clavo ardiendo para hablar de multitud de temas con la percha de la actualidad como excusa.

IMG-20160415-WA0014

¿Quién sabe si la visita a la radio con el padre camarero está en el origen de una vocación periodística? ¿Quién sabe si la conversación con el enviado especial de Cope terminará con la decisión de estudiar Periodismo o trabajar como cooperante? Porque igual de interesante o más, que lo que nos contó sobre cómo viven en un campo de refugiados, qué tipo de ayuda dan las ONG o cuáles podrían ser las soluciones a un drama como éste, fue su testimonio como periodista absolutamente vocacionado, que cree en su trabajo, que se implica y que se apasiona con él.

No sé a qué se dedicarán mis hijos en un futuro, pero me encantaría que vivieran su profesión con la misma emoción y compromiso que el enviado especial de Cope.

Hace unos cuantos posts, mi amigo bloguero Santi Casanova se preguntaba cómo plantear el tema de la vocación personal y profesional en las familias, encontrando el punto de equilibrio entre no decir nada y decir demasiado, para ayudarles a profundizar en ese asunto vital, sin influir en exceso en una cuestión que es personal e intransferible.

Todos tenemos a nuestro alrededor personas apasionadas. Creo que un buen modo de abordar este asunto con nuestros hijos es mostrarles realidades profesionales desde miradas que transmiten ilusión. A veces sin darnos cuenta lo que les llega es nuestro estrés, nuestras ganas de que llegue el fin de semana o los agobios económicos. A menudo les mandamos un mensaje poco romántico del ámbito laboral, cuando la realidad es que hay mucha profesiones con un encanto indudable.

Como si de vocaciones encadenadas se tratara, detrás las grandes decisiones de este tipo está el testimonio potente e inspirador de alguien que ha sabido contagiar con fuerza aquello que buscamos y que nos apetece proyectar hacia nuestro futuro. Gracias de corazón a todos los compañeros de Cope, que el pasado viernes nos ayudasteis a pasar una tarde estupenda además de transmitir entusiasmo en una profesión, que por otra parte, no merece menos. @amparolatre

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Top 10 Amparo Latre Gorbe
  1. Más leido
    |
    Más popular
Ver más