Aleteia

Por dónde van los tiros

Comparte
«Mi benjamina» a sus seis años ha presenciado más reuniones en su corta vida, que muchas personas mayores.

Tutorías y talleres con los profesores de sus hermanos, reuniones de la junta de la asociación de padres del colegio, conferencias…, reuniones con otras blogueras…

Es una auténtica campeona y como además es tan tranquila, puedo llevármela conmigo a cualquier sitio y ella tan feliz.

Hace unos días en el colegio de «mi adolescente favorito» había una reunión sobre los detalles de un intercambio que harán en Primavera con niños de un colegio francés y allá me la llevé.

Ella sabe que siempre tengo algo en el bolso para que se entretenga y su cara era un poema cuando le di un catálogo de juguetes.

-«Dobla la esquinita de las páginas que más te interesan y haz un círculo en los juguetes que más te gustan».

Y con el catálogo y un boli se pasó una hora y yo no me di ni cuenta de que tenía una niña de 6 años sentada junto a mí.

Cuando terminó la reunión salimos zumbando a casa y como ella iba hablando sin parar – «mi benjamina» sabe cuándo tiene que estar callada; ahora bien, luego recupera el tiempo perdido y no calla- no presté atención al catálogo.

Horas después cuando la casa estaba en silencio -qué momento- y puse orden en «mis cosas» antes de lanzarme en plancha sobre la cama, no pude evitar esbozar una sonrisa al encontrarme con todos los bebés del catálogo rodeados. Varias páginas enteras.

Por si a alguien le quedaba alguna duda de por dónde van los tiros con esta chiquilla.

Sé que es importante que a través del juego tengan experiencias diferentes y que se pongan ante situaciones nuevas que les inviten a crecer y a experimentar. Pero tengo más que comprobado que con «mi benjamina» eso siempre va de la mano de un bebé.

Durante años y en clave de juego hemos asistido a partos diarios, porque ella tiene claro que quiere ser matrona. Le interesa la nutrición, en la medida que necesita saber qué deben comer sus bebés, tanto cuando están sanos como cuando están enfermos y juega a maestras porque sus bebés van creciendo.

Así es su universo. Y me temo que aunque tenemos unos cuantos bebés -tampoco muchos- en su carta a SS.RR.MM. habrá alguno.

Hace años me habría rebelado ante el «más de lo mismo» en su carta de Reyes, pero en este punto de mi historia como madre creo que es importante atender una demanda que a ella le hace mucho bien.

«Mi benjamina» tiene una clara vocación hacia todo lo que implica cuidado o ternura. Llevarla hacia otro terreno con ella resulta forzado. Por otra parte, creo que es algo tan bueno y tan bonito que ella explore ese terreno al máximo, que no voy a hacer nada para que cambie de opinión.

Qué importante es que los padres sepamos por dónde van los tiros. No todo el mundo en la vida lo tiene claro, pero hay niños que desde bien pequeños apuntan firmemente en una dirección. Y si estamos atentos hay un montón de señales para conocerlos bien. @amparolatre

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Top 10 Amparo Latre Gorbe
  1. Más leido
    |
    Más popular
Ver más