Aleteia

Niños hiperregalados

Comparte

Según la ONG «Young & Solidary», cada hogar español gastará 701 euros en Navidad en regalos, una cifra que supone un 5% más que el año anterior y que sitúa a España en el segundo puesto en el ranking de los países con mayor presupuesto de entre los participantes en el estudio.

Podríamos pensar en la suerte de los niños de estos países que nadan en la abundancia. Pero a estas alturas de la película ya sabemos que nuestros niños en el pecado llevan la penitencia porque el exceso de cosas materiales no va a darles la felicidad.

La ONG ha lanzado una campaña para advertirnos de que estamos creando una sociedad de niños «hiperregalados» con todas sus consecuencias negativas: no valorar lo que tienen, perder la ilusión, volverse caprichosos…

Los psicólogos consultados por «Young & Solidary» establecen en cuatro el tope de regalos recomendados. Aunque personalmente entiendo que entramos en un terreno subjetivo donde los haya, lo que sí es cierto es que los adultos debemos velar por lo más sagrado de estas fechas, la ilusión de nuestros hijos.

Para darle la vuelta a esta situación «Young & Solidary» lanza la campaña «Los Reyes son los niños» con la que invita a los pequeños de la casa a cambiar la Navidad de otros niños regalándoles un juguete de su carta a los Reyes Magos. Ya son 5.000 los niños que se han implicado hasta el momento. ¿Te animas? 

A menudo queremos introducir un cambio en nuestra vida respecto a algo que no nos gusta y no sabemos cómo hacerlo. Este tipo de campañas puedo ayudarnos a reconducir una situación que no beneficia a quienes más queremos. 

La Navidad en sentido estricto termina hoy, pero yo me he reservado esta información para comentarla en «El Lio Madre», precisamente cuando termina el tiempo litúrgico. Porque cada año se nos plantea el mismo reto, el de vivir el espíritu de la Navidad durante todo el año. Y no nos referimos al cochinillo ni a los turrones, sino a todos esos buenos deseos y esa generosidad a la que se nos invita de manera especial estos días, pero que nada ni nadie debería impedirnos vivir el resto del año.

Más de un padre de niños pequeños me ha comentado en las últimas horas que de nuevo se les ha ido el tema de las manos, refiriéndose a que sus hijos han recibido más regalos de los que ellos querrían. Pretender controlar esto es una batalla complicada que supone nadar contracorriente, pero no es imposible. Querer gestionar la situación de un modo diferente, ya a 7 de enero es un primer paso. Tenemos doce meses por delante. Campañas como las de «Young & Solidary» nos proporcionan ideas para concretar semejante «misión imposible». A por ello. @amparolatre

 

 

 

 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Top 10 Amparo Latre Gorbe
  1. Más leido
    |
    Más popular
Ver más