Recibe Aleteia gratis directamente por email
Estilo de vida, espiritualidad, noticias positivas... Recibe Aleteia por email
¡Suscríbete!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Navidad con ausencias

Comparte
De la Navidad me gusta todo. Empezando por lo que celebramos, siguiendo por la estética de estos días llenos de encuentros y terminando por las sorpresas y los regalos, que a cualquier edad hacen ilusión.

Las luces, la música… todo parece llevarte a la alegría y cuando esto sucede con cierta normalidad es perfecto. Pero cuando no es así ¿qué hacemos?

¿Qué pasa en las familias en las que, por lo que sea, alguien está triste o simplemente nostálgico porque en la mesa falta un ser querido?

Pues pasa que no deberíamos forzar la máquina, ni contenernos y que lo mejor es normalizar la tristeza en las celebraciones dejando que las emociones y los recuerdos fluyan, dedicándoles también un tiempo y un espacio.

En este sentido, he aprendido mucho de la última entrevista que he hecho a José Carlos Bermejo, Director del Centro de Humanización de la Salud de Madrid, en la que le preguntábamos por todo esto. Él nos decía con acierto que en estas celebraciones son frecuentes “las lágrimas furtivas” y que aunque asociemos celebración con alegría, también es un momento para recordar a aquellos que ya no están.

Pienso que es bonito que sea así.

Mi principal duda es cómo abordar la situación cuando hay niños. Este religioso camilo, experto en duelo y acompañamiento, siempre aconseja no dejarles al margen de las muestras de dolor de los adultos, porque la pena, la muerte o el dolor son parte de la vida. Es importante que tengan experiencia de ello desde pequeño. Y si además el testimonio que ven en los adultos es de serenidad, mucho mejor.

Del mismo modo que cuando hay un bebé en una casa, todos acudimos a atenderle si llora, cuando es un adulto al que se siente mal también es importante acompañarle. Y en este caso los más pequeños, que afortunadamente andan por la vida sin filtros a la hora de mostrar afecto, son una gran ayuda para ofrecer consuelo.

La Navidad es tiempo de celebrar muchas cosas, pero también de recordar a los que no están. No dejemos a nadie fuera de nuestra mesa, aunque eso implique que alguna lágrima se cuele en la sobremesa. @amparolatre

Boletín de Noticias
Recibe gratis Aleteia.
Top 10 Amparo Latre Gorbe
  1. Más leido
    |
    Más popular
Ver más
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.