Recibe Aleteia gratis directamente por email
Estilo de vida, espiritualidad, noticias positivas... Recibe Aleteia por email
¡Suscríbete!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Juguetes

ZABAWKI W POKOJU
Shutterstock
Comparte
A tenor de lo anunciado por unos conocidos grandes establecimientos, a la cabeza en la venta de juguetes, después de unos años en los que los juguetes tecnológicos eran los predilectos por Sus Majestades para sorprender a los más pequeños, parece que la tendencia está cambiando.

Juguetes más personalizados, que favorezcan las experiencias y la actividad son los que parece que se impondrán esta Navidad. Y he de decir que en este caso estaré encantada con la moda.

Estos datos han llegado a “mi bandeja de entrada” casi a la vez que un trabajo de la Universidad Europea de Valencia con claves para escoger el juguete perfecto. A saber:

  • Escoge aquel que motive al jugador.
  • Prioriza aquellos juguetes con aspecto pedagógico.
  • Selecciona el que mejor se adapta al perfil y características del niño.
  • Busca el equilibrio entre el nivel de desafío y las habilidades
  • Con los juguetes también transmitimos valores. Por eso es interesante buscar aquellos que fomenten la convivencia, la inclusión, la empatía y aquellos valores que son importantes para el desarrollo de la personalidad.

Son claves interesantes que seguro que Sus Majestades tienen en cuenta.

Yo no soy experta en juguetes pero sí en ver jugar a mis hijos, en jugar con ellos y en acertar y equivocarme regalando. En estos años en la brecha he sacado algunas conclusiones. La más importante para mí es que los niños aprenden jugando siempre y que no debemos obsesionarnos con los juguetes educativos.

(Inciso: Mi madre siempre incluía en la carta “juguetes educativos” que no tenían ningún interés para mí y terminé cogiendo manía a la marca.)

Mi segunda conclusión es que debemos observarles y escucharles para conocer sus gustos y preferencias porque por muchos juegos de construcciones que compremos si un niño prefiere los muñecos, terminará dejando las construcciones a un lado para volver a hacer lo que le gusta. Eso no quiere decir que no intentemos que en casa no haya un poco de todo, porque esto es lo ideal. Simplemente que respetemos las preferencias de los niños.

En tercer lugar, también en el ámbito de los juguetes, menos es más. Y me explico. Cuanto más sencillos, son los juguetes, menos normas tienen y menos pilas necesitan, más estimulan la imaginación de los niños, más versátiles son y por lo tanto más recorrido tendrán. Pongo un ejemplo, si tus hijos son de los que disfrutan disfrazándose, prueba a llenar una caja con accesorios (capas, gorros, coronas, bolsos, pañuelos, gafas, caretas, narices, orejas, guantes…). Gastando un tercio de lo que cuesta un disfraz completo de cualquier personaje de moda tus hijos tendrán muchas más posibilidades para crear sus propios personajes.

Y por último, escoge con mimo lo que tus hijos leen. Un libro siempre es un buen regalo. @amparolatre

 

 

 

Boletín de Noticias
Recibe gratis Aleteia.
Top 10 Amparo Latre Gorbe
  1. Más leido
    |
    Más popular
Ver más
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.