Aleteia

Día mundial de la prevención del suicidio

© Jiri Folta
Comparte
Hoy tenía previsto hablar de otra cosa, pero este asunto son palabras mayores. 

Después de mucho tiempo considerándolo un tabú parece que hay cierto interés por parte de las instituciones para hablar abiertamente de este tema, que la Oranización Mundial de la Salud ya considera como un problema de salud pública y que como tal «requiere de una estrategia de prevención multisectorial en los países». 

Durante años los datos de suicidio se han ocultado. En los medios de comunicación, hasta ahora, era una realidad de la que no se podía hablar por miedo a provocar un «efecto contagio». Pero claro, no se trata de no hablar de un tema tremendamente delicado, sino de abordarlo correctamente; con sensibilidad, profundizando en aquello que puede ayudar y evitando los detalles escabrosos que no aportan nada, como pueden ser los métodos empleados.

Según cifras de la Organización Mundial de la Salud (OMS), en 2016, el suicidio fue la segunda causa principal de muerte entre los jóvenes de 15 a 29 años.

Soy madre de un adolescente maravilloso de 14 años y estos datos me pellizcan el alma. Porque hablamos de un porcentaje muy alto de chicos y chicas que están en uno de los momentos más emocionantes de sus vidas.

El de descubrir la amistad y el amor verdadero o aficiones como el deporte, la lectura, la magia o el cine. Es una etapa de muchísimo potencial y creatividad, en la que lo mejor que podemos hacer por estos chicos es ayudarles a descubrir su vocación y mostrarles qué es aquello que da sentido a sus vidas.

Pero visto lo visto, hay algo que no estamos haciendo bien porque son demasiados los que no logran despejar los grandes interrogantes de la vida satisfactoriamente.

Con ocasión del Día mundial de la prevención del suicidio me gustaría invitar a todos los padres y educadores a tomar conciencia de lo importante que es ofrecer una educación integral a nuestros hijos, que atienda a lo más profundo de su persona.

Como familias tenemos el gran reto de ofrecer calidez en el ámbito familiar, algo que no está reñido con la disciplina o los límites. Que se sientan personas queridas y especiales es la mejor prevención para un problema del que quiero hablar con humildad.

Uno de los datos que me ha llamado la atención es que el 75% son varones. No me hace falta mirar muy lejos para comprobar que, en general, envejecéis peor, compartís menos vuestras preocupaciones, tenéis relaciones más superficiales con los amigos y sois más reacios a aceptar ayuda de un profesional ante problemas relacionados con la ansiedad, el estrés o una mala racha. No soy experta en la materia pero supongo que todo ello está relacionado con la capacidad de una persona para ser feliz. Como hija, madre, esposa y amiga es algo en lo que también me gustaría ayudar.

Hoy es uno de esos días en los que podemos dejar que unos datos tremendos caigan en el olvido o podemos dejarnos conmover por una realidad que encierra mucho sufrimiento para ver qué podemos hacer para prevenirla, para empezar en nuestro entorno más próximo. @amparolatre

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Top 10 Amparo Latre Gorbe
  1. Más leido
    |
    Más popular
Ver más