Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
lunes 27 septiembre |
San Vicente de Paúl

Apariencias que engañan

Amparo Latre Gorbe - publicado el 20/05/16

Sara habla y habla. Sin parar. Puede estar dos horas seguidas cantando y contando, con personas reales o imaginarias. Por eso llega un momento en el que desconectas.

Afortunadamente hay una alarma en mi subconsciente, que se activa en el momento justo y que me indica cuándo debo actuar.

Ayer la tarde había transcurrido con normalidad. Como se suele decir, todo iba rodado, aunque a última hora, antes de la cena eché un pequeño rapapolvo por el estado lamentable en el que había quedado el baño: ceras pisadas en el suelo, toalla con rastros de todos los colores…

Nada grave; lo típico en cualquier hogar con peques, pero que requiere (en mi opinión) también la típica reflexión sobre la necesidad de que todos nos impliquemos en el aseo y el orden en casa. Pero claro, esto a las ocho de la tarde, se convierte siempre en una discusión subida de tono, porque todos estamos cansados.

20160516_195052_resized

Aparentemente, Sara (a sus tres años) jugaba ajena a todo, pero solo aparentemente. Cuando la marejada había terminado, Sara empezó a decir lloriqueando que se iba a vivir a otro país. Y fue en ese momento cuando se me encendió la alarma.

  • “Pero Sara, ¿por qué? Si aquí estamos muy a gusto”.
  • “Porque todo me sale mal. Se me caen muchos juguetes al suelo”.

La cena estaba lista, las tareas hechas y los mayores ya me habían contado cómo había ido su día. Sin duda, era el turno de mi benjamina, a la que no había prestado demasiada atención y que se había agobiado con las voces típicas de la hora crítica.

Nada que no pueda solucionar un poco de mimo en la cama con un par de cuentos, “uno de la estantería y otro inventado”.

– «Había una vez una niña

que era muy, muy linda y que vivía en una familia en la que le querían un montón.

Esa niña, que además sabía ser muy amable se llamaba…»

– «Se llamaba Sara, mamá».

Lo tengo comprobado, lo más importante que hacemos (o intentamos hacer) los padres no es curar las rodillas, sino las heridas del corazón. @amparolatre

Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
Claudio de Castro
El purgatorio y la misteriosa alarma de las 3 a.m.
2
Aleteia Brasil
La pareja que festejó su matrimonio dando de cenar a 160 personas...
3
PADRE PIO
Philip Kosloski
Cuando Padre Pío rezaba por alguien, decía esta poderosa oración
4
lobo cordeiro fumaça
Gelsomino del Guercio
«El humo de Satanás entró en la Iglesia»: ¿qué quiso decir el Pap...
5
O Catequista
La polémica sobre el cuerpo incorrupto del Padre Pío
6
Jesús V. Picón
Sacerdote con COVID-19: No se puede vivir una enfermedad sin la E...
7
VIRGIN
Patricia Navas
Oración a la Virgen de la Merced para romper cadenas
Ver más