Aleteia

Amigos

Comparte
Comenta

Qué importante es para una familia tener amigos de esos que te ayudan a poner verdad encima de la mesa.

Porque encontrar con quién echarte unas risas, tomarte una caña, comentar los últimos partidos de fútbol o las últimas compras es algo relativamente sencillo. Pero qué difícil y qué valioso al mismo tiempo es tener quien te diga eso que no quieres oír, pero que es precisamente lo que necesitas que alguien te diga para dar un paso adelante.

Antonio Guillem

Un amigo de los buenos encuentra el momento y también la mezcla de verdad y caridad para que nadie se sienta violento, sino agradecido por el favor que la verdad hace siempre, a nivel personal y familiar.

Hace unos días vino a vernos un amigo de los que hay que pensar en mayúsculas. No nos vemos mucho, pero nos ha aportado tanto… Por encima de la merienda que compartimos y los dulces que nos trajo, vino cargado de una conversación sincera, profunda, de corazón a corazón.

Qué queréis que os diga, me supo a gloria. Porque no es que no me guste que alaben las virtudes de mi marido, mis hijos o las mías propias. Pero eso no siempre es lo que necesitamos. A veces lo que nos hace bien es que alguien desde el cariño y cierta distancia sepa señalar los riesgos que corremos o las cosas en las que podemos estar equivocándonos.

Él reza por nuestra familia y nosotros, por supuesto, por él. ¡Gracias amigo! @amparolatre

Newsletter
Recibe Aleteia cada día