Aleteia logoAleteia logoAleteia
miércoles 22 mayo |
Santa Rita de Casia
Aleteia logo
Espiritualidad
separateurCreated with Sketch.

¿Cuándo moriremos? Solo cuando Dios nos llame

Eternity-heaven-landscape

Berkomaster | Shutterstock

Mónica Muñoz - publicado el 15/05/24

Creemos que somos eternos, la juventud, la salud, la fuerza física parecen interminables. Y cuando alguien fallece, aseguramos que está con Dios, en el cielo.

La vida es fácil cuando se tiene juventud, salud y bienestar en general. Creemos que tenemos la vida comprada porque nada parece salir mal. A veces, ni nos acordamos de Dios hasta que llega la desgracia y nos damos cuenta de nuestra fragilidad y finitud.

Entonces recordamos que tenemos que cuidar nuestra salud física, pero más que eso, la espiritual, porque no tenemos ninguna seguridad de que nos iremos al cielo si morimos de repente.

Dios nos llamará

Es curioso escuchar en los funerales que las personas afirman que sus seres queridos ya gozan de la gloria, cuando -muchas veces- ni siquiera iban a Misa. Entre más años tengamos, más nos equivoquemos, más deuda acumularemos para el Purgatorio. Por eso es muy importante estar preparados, porque no moriremos cuando nos plazca, sino cuando Dios nos llame.

Ni siquiera se trata de ganarse el cielo. Sería inalcanzable para nosotros porque somos criaturas limitadas; pero es el mismo Dios, que nos ama tanto, quien nos quiere junto a Él, ni más ni menos. ¿Cómo podremos pagarle al Señor tanto amor?

La soberbia nos enceguece

Por eso, el descuidado que piensa que se salvará, a pesar de sus pecados y sin esforzarse en nada, pues Dios es infinitamente misericordioso, debe recordar que también su justicia es infinita.

No podemos abusar del amor de Dios. No debemos dejar a la suerte nuestro último destino, creyendo que somos buenos por no robar y no matar. El primer pecado que aflora entonces es la soberbia, que no nos deja reconocernos como pecadores.

Sean sobrios

Dios nos quiere con Él

A pesar de nuestros pecados, el Señor quiere que nos salvemos. Por eso, san Pablo habla claramente a los Tesalonicenses sobre la venida del Señor:

 Ustedes saben perfectamente que el Día del Señor vendrá como un ladrón en plena noche (…) No nos durmamos, entonces, como hacen los otros: permanezcamos despiertos y seamos sobrios. Los que duermen lo hacen de noche, y también los que se emborrachan.

Nosotros, por el contrario, seamos sobrios, ya que pertenecemos al día: revistámonos con la coraza de la fe y del amor, y cubrámonos con el casco de la esperanza de la salvación. Porque Dios no nos destinó para la ira, sino para adquirir la salvación por nuestro Señor Jesucristo, que murió por nosotros, a fin de que, velando o durmiendo, vivamos unidos a Él.

1 Tes 5, 2; 6-10

Así, pues, que la muerte no nos sorprenda desprevenidos. ¿Cuándo moriremos? Solo Dios lo sabe, pero Él nos llamará cuando menos lo esperemos, así es que, estemos atentos y vivamos haciendo el bien.

Tags:
cielogloriamuerte
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...




Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.