Aleteia logoAleteia logoAleteia
sábado 18 mayo |
San Juan I, papa y mártir
Aleteia logo
Espiritualidad
separateurCreated with Sketch.

¿Qué dicen de ti tus distracciones en la oración?

MAN;STRUGGLING;PRAYER;TEMPTATION;SIN;PRAYING;STRUGGLE;JC01

Christopher Lemercier | CC0

Philip Kosloski - publicado el 15/04/24

Las distracciones interiores durante la oración son un obstáculo difícil de superar, y a menudo pueden revelar más sobre el estado de nuestra alma

Típicamente, cuando la mayoría de nosotros intentamos entrar en oración, nos vemos bombardeados por diversas distracciones, tanto internas como externas.

Las distracciones externas son más fáciles de controlar, ya que suelen consistir en apagar la radio, silenciar el teléfono móvil o trasladarse a un lugar más apartado. Por el contrario, las distracciones interiores son más difíciles de manejar, ya que normalmente proceden de nuestra propia mente errante.

El Catecismo de la Iglesia Católica describe este obstáculo común a la oración:

La dificultad habitual en la oración es la distracción. Puede afectar a las palabras y a su significado en la oración vocal; puede concernir, más profundamente, a aquel a quien rezamos, en la oración vocal (litúrgica o personal), en la meditación y en la oración contemplativa.

CIC 2729

Cómo combatir las distracciones durante la oración

web-web-rezar-Jan Smith-cc – es

El Catecismo explica además que, “Ponerse a la caza de las distracciones sería caer en su trampa” (CIC 2729).

Lo que esto significa es que no debemos apartar conscientemente nuestra atención de estas distracciones, ya que entonces acabamos aún más distraídos. Por el contrario, el Catecismo afirma que estas distracciones revelan más sobre el estado de nuestra alma que cualquier otra cosa:

En efecto, una distracción nos revela a qué estamos apegados, y esta humilde conciencia ante el Señor debe despertar nuestro amor preferencial por Él y llevarnos resueltamente a ofrecerle nuestro corazón para que lo purifique. Ahí está la batalla, la elección de a qué amo servir.

CIC 2729

Pide ayuda para la lucha

Esta revelación puede ser difícil de discernir, y sería aconsejable consultar a un director espiritual para descubrir adecuadamente lo que estas distracciones revelan sobre nosotros mismos.

Sin embargo, puede ser cierto que nuestro corazón esté demasiado apegado al ajetreo del día que a Dios.

Podríamos estar demasiado preocupados por la lista de la compra, o por las diversas actividades en las que participan nuestros hijos o nietos después del colegio.

O puede que seamos demasiado adictos a las diversas aplicaciones de nuestro teléfono, y estemos más interesados en lo que nuestros amigos publican en Facebook que en lo que Dios está tratando de decirnos durante la oración.

Un consejo de utilidad…

Cualquiera que sea la distracción que estamos luchando por superar, puede valer la pena escribirlas y ver si hay un patrón. Si lo hay, puede que nuestro corazón no esté en el lugar correcto y que Dios necesite purificarnos primero para que podamos estar más centrados en Él durante la oración.

Tags:
catecismoDistracciónespiritualidadoración
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...




Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.