Aleteia logoAleteia logoAleteia
miércoles 07 junio |
Beata Ana de San Bartolomé
Aleteia logo
Espiritualidad
separateurCreated with Sketch.

¿Qué piensas hacer con tu vida? Ideas para reorientarla

Święta w soboty, krótki karnawał…

Shutterstock

Claudio de Castro - publicado el 22/05/23

Caemos, nos levantamos, nos equivocamos, pedimos perdón. Procuramos perdonar y ser humildes... El camino a la santidad explicado por el escritor Claudio de Castro

«Señor, haz que conozca mi fin y cuál es el largo de mis días, para que sepa lo frágil que soy»

Salmo 39

En estos días he pasado un poco callado, silencioso, seguro lo has notado al leer pocos escritos míos en Aleteia. Y es que, a mi edad, 65 años, me ha dado por ser más reflexivo, pensativo.

Escribo más despacio como saboreando cada palabra, tratando de llenarlas de significados.

Llevo una vida en la que el tiempo es más valioso que el dinero y la presencia de Dios es el mayor de los tesoros.

Calma, oración

Paso más tiempo leyendo a los grandes autores de espiritualidad, sumergiéndome en sus vidas y pensamientos.

Tomo sus libros y me preguntó: «Qué te llevó a Dios? ¿Qué vivencias has tenido que te movieron a buscar inspiraciones divinas para este libro?».

Disfruto el silencio con el que puedo escuchar a Dios y valoro más la oración que me permite ponerme en la presencia amorosa y paternal de Dios.

La vida cambia por instantes, evoluciona, es diferente cada día.

Jesús nos renueva

Para mí, escribir no es un oficio sino una pasión.

Me apasiona hablar y escribir de Jesús vivo en el sagrario, de nuestra fe y nuestra santa madre Iglesia.

Me pasa mucho cuando me entrevistan en una emisora de radio católica, como ocurrió recientemente en Radio María de mi país, Panamá.

Querían entrevistarme como autor católico contemporáneo y les sugerí: «Mejor hablemos de Jesús VIVO, presente en todos los sagrarios del mundo y a menudo abandonado». Les encantó la idea y hablamos de Jesús.

Escribir me cambia y me acerca a Dios.

Distracciones

¿Que el mundo me distrae? Muchísimo. Tiene sus encantos y muchas y variadas tentaciones. Sus cosas buenas y otras no tan buenas ni positivas. Pero es así y hay que seguir adelante, luchando, perseverando en la oración.

Algunos se sumergen en una vida de esclavitud con su teléfono móvil al que no sueltan un minuto y descuidan su vida de fe y oración. Lo sé bien, me ha pasado.

Como escritor católico (observa que escribo católico con mucha alegría) sé que debo procurar dar ejemplo con mi vida, algo nada fácil siendo como soy, un pecador, una persona imperfecta cuyo único mérito tal vez sea anhelar a Dios.

Mi vida ha girado siempre en torno al sagrario.

Sabiendo que allí está Jesús, que es el hijo de Dios, que nada hay imposible para Él y que es un gran amigo, es natural que así sea.

En camino

No busques en la Iglesia personas impolutas. No las encontrarás. Hasta los santos tenían sus defectos.

San Francisco de Sales -que terminó siendo «el santo de la amabilidad» y cuyo nombre (salesianos) tomó Don Bosco para su congregación- solía ser muy grosero y tenía un mal carácter. Luchó contra ese defecto toda su vida y al final venció.

Los católicos no somos perfectos. Caemos, nos levantamos, nos equivocamos, pedimos perdón. Procuramos perdonar y ser humildes, aunque cueste.

En mi caso anhelo un tesoro que veo distante y es muy difícil obtenerlo: «la santidad».

La experiencia me demuestra que podemos con la ayuda del buen Dios, nuestro Padre, ser humildes, vencer las tentaciones y al mundo, y terminar siendo como Jesús quiere que seamos: «santos para Dios».

Cristo vence, también en ti

Hay una pequeña meditación de Chiara Lubich que me envió una amiga del Movimiento de los Focolares que me gustó mucho. Viene como anillo al dedo y por eso te la comparto.

«¡Confíen, yo he vencido al mundo!» Cuando el aburrimiento, el desgano o la rebelión amenazan con debilitar nuestra alma en el cumplimiento de la divina voluntad, debemos superarnos.

Con Jesús se hace posible que el«hombre nuevo» viva constantemente en nosotros, que las nubes de humo del mundo que entorpecen nuestra alma se disipen».

Ahora te repetiré la pregunta con la que iniciamos este corto rato de reflexiones:

«¿Qué piensas hacer con tu vida?».

¿Me permites ayudarte? Te sugiero el camino que te hará feliz: «Dedícasela a Dios».

Antes de terminar, quisiera compartir contigo un maravilloso escrito publicado en Aleteia y que me dejó una gran alegría y la interior. Se titula: «Dios me busca».

shutterstock_329699576.jpg
Te puede interesar:Dios me busca

Ahora… ¡Ánimo!

¿Te gustaría escribirme y compartir tu búsqueda y experiencias con Dios? Te paso mi email personal: cv2decastro@hotmail.com

¡El buen Dios te bendiga!

Tags:
diossentidosilenciovida
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...




Envía tu intención a la red de 550 monasterios


Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.