Aleteia logoAleteia logoAleteia
lunes 05 junio |
San Bonifacio
Aleteia logo
Actualidad
separateurCreated with Sketch.

Obispo de Odessa (Ucrania): No nos podemos acostumbrar a la guerra

PXL_20230509_100329933.MP2_.jpg

Aleteia

El obispo Mykhaylo Bubniy, a la derecha de la foto, acompañado de su ecónomo, el padre Mykola Slobodyan.

Cécile Séveirac - publicado el 11/05/23

Obispo del Exarcado de Odessa-Crimea en Ucrania, Mons. Bubniy describe para Aleteia la situación actual de su país en guerra, y más particularmente la del Exarcado del que es responsable y en una parte de la cual no puede ir debido a la lucha. Entrevista

Mons. Mykhaylo Bubniy, obispo de la Iglesia greco-católica ucraniana, está al frente del exarcado (equivalente a una diócesis, nota) de Odessa-Crimea, que incluye las provincias de Kherson, Kirovohrad, Mykolaiv y Odessa.

De paso por París el 9 de mayo en las instalaciones de la Oeuvre d’Orient, regresa por Aleteia a la situación de su país devastado por la guerra, y más particularmente a la de su exarcado, con los fieles y los pocos sacerdotes que quedaron en el lugar. .

Aleteia: ¿Cuál es la situación de su exarcado en el momento de la guerra? ¿Siguen allí los sacerdotes de la Iglesia greco-católica ucraniana y los fieles y pueden practicar su fe?

Monseñor Bubniy: La situación es muy complicada allí. En mi exarcado, tengo seis parroquias que actualmente están bajo ocupación, la mayoría de las cuales están en Crimea, donde no he podido visitar desde 2019. Solo tres sacerdotes se han quedado y sirven en estas parroquias, porque no tuvieron tiempo de irse y ahora no pueden salir de las instalaciones.

Es lo mismo para un pequeño número de devotos. La mayoría ha huido de los combates, pero los pocos que quedan están bajo estrés constante debido a la fuerte presencia rusa.

Muchos se han ido al oeste de Ucrania, a Lviv por ejemplo, donde tienen familia, parientes. Cuando llegan, los rusos no necesariamente destruyen, asedian. Tenemos por ejemplo la casa de un sacerdote que está ocupada y en la que ya no puede ir. Por otro lado, destruyen la infraestructura cuando huyen tras exitosos contraataques del ejército ucraniano.

Un obispo es el padre eclesiástico y espiritual de los fieles a él confiados. Solo puedo preocuparme, como un padre se preocuparía por sus hijos.

¿Cómo se implementa la ayuda humanitaria?

Desde el primer día de la invasión, el 24 de febrero de 2022, las parroquias se han convertido en centros de distribución de ayuda. En mi exarcado, los sacerdotes se encargan de traerlos de occidente. Cada parroquia lleva un registro preciso para estudiar cuáles son las necesidades, las carencias, el número de desplazados, y evitar la «duplicación», es decir, permitir que todos reciban en la medida justa.

Para ello cooperamos con las estructuras estatales encargadas de la ayuda humanitaria. Antes de cada distribución, celebramos misa. Las necesidades son generalmente las mismas: kits de alimentos, medicinas, ropa, generadores eléctricos, ayuda económica para las familias. Por mi parte, como obispo, me esfuerzo por seguir trabajando con nuestros socios extranjeros para desbloquear el apoyo que necesitan mis sacerdotes y mis fieles, desde Odessa, donde se encuentra mi oficina.

Lo que espero es que la comunidad internacional, incluida Francia, no se acostumbre a esta guerra, porque es asunto de toda Europa.

¿Cómo experimenta estar lejos de algunas de sus diócesis?

Un obispo es el padre eclesiástico y espiritual de los fieles a él confiados. Solo puedo preocuparme, como un padre se preocuparía por sus hijos. Además de las acciones concretas que realizo a diario para ayudar a las parroquias, rezo mucho para que todo se detenga y encontremos la paz. Los ucranianos, incluido yo mismo, estamos seguros de que Ucrania ganará esta guerra. Lo que espero es que la comunidad internacional, incluida Francia, no se acostumbre a esta guerra, porque es asunto de toda Europa. Si los europeos lo sienten a través de la inflación, los ucranianos lo están pagando todo con su sangre.

Tags:
guerrarusiaucrania
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...




Envía tu intención a la red de 550 monasterios


Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.