Aleteia logoAleteia logoAleteia
miércoles 17 abril |
San Simeón, obispo de Seleucia y mártir
Aleteia logo
Espiritualidad
separateurCreated with Sketch.

Este es el mejor regalo en la Primera Comunión de un niño

FIRST COMMUNION

Marko Vombergar-ALETEIA

Philip Kosloski - publicado el 08/05/23

Un niño que recibe este regalo en su Primera Comunión lo apreciará para siempre

¿Cuál es el mejor regalo que un niño puede recibir en su Primera Comunión? ¿Es un juguete nuevo, una Biblia nueva y reluciente o un collar elegante?

¡El mejor regalo que un niño puede recibir en su Primera Comunión es el mismo Jesús!

Esto puede parecer una “decepción” para algunos, pero en realidad, podemos apreciar este regalo por el resto de nuestras vidas e incluso por la eternidad.

Recordando su Primera Comunión, el papa Benedicto XVI explicó lo que sintió ese día.

“Pero en el centro de mis recuerdos alegres y hermosos, está este pensamiento -el mismo que ha dicho ya vuestro portavoz-:  comprendí que Jesús entraba en mi corazón, que me visitaba precisamente a mí. Y, junto con Jesús, Dios mismo estaba conmigo. Y que era un don de amor que realmente valía mucho más que todo lo que se podía recibir en la vida; así me sentí realmente feliz, porque Jesús había venido a mí”.

La Primera Comunión de santa Teresita

San Juan Pablo II describió la Primera Comunión de santa Teresa de Lisieux cuando se reunió con niños en 1979.

Santa Teresa del Niño Jesús, recordando el día de su primera comunión, escribía: “¡Oh, qué dulce fue el primer beso que Jesús dio a mi alma!… Fue un beso de amor, yo me sentía amada y decía a mi vez: Os amo, me entrego a Vos para siempre… Teresa había desaparecido como la gota de agua que se pierde en el seno del océano. Quedaba sólo Jesús: el Maestro, el Rey”. Y se puso a llorar de alegría y consuelo, entre el estupor de las compañeras.

sainte thérèse de lisieux le jour de sa première communion
Santa Teresa de Lisieux el día de su Primera Comunión, el 8 de mayo de 1884.

Después de su Primera Comunión, Teresita estaba ansiosa por poder recibir nuevamente la Eucaristía, pero la Comunión estaba sujeta al permiso del confesor. 

Para su gran alegría, el padre Domin lo autorizó dos semanas después, el 22 de mayo de 1884, día de la Ascensión. Ella testifica en su autobiografía:

“El día siguiente [de su primera comunión, nota del editor] todavía era un día hermoso pero lleno de melancolía; sólo Jesús podía satisfacerme, anhelaba el momento en que pudiera recibirlo por segunda vez.

¡Qué dulce recuerdo guardé de esta segunda visita de Jesús! (Día de la Ascensión) No dejaba de repetirme estas palabras de san Pablo: “Ya no soy yo quien vive, es Jesús quien vive en mí”.

Desde esta Comunión, mi deseo de recibir al buen Jesús se hizo cada vez mayor… Obtuve permiso para hacerlo en todas las fiestas principales””.

Durante los dos retiros que precedieron a su primera y luego a su segunda comunión, Teresa tomó notas en un pequeño cuaderno adornado con una tapa azul con estampado floral. Ocho páginas y media escritas a lápiz. 

Entre las notas del segundo retiro, que tuvo lugar del 17 al 21 de mayo de 1885 en una abadía benedictina, predicado por el Padre Domin, Teresa escribió:

“La Santísima Virgen es nuestra madre y nunca nos abandonará en cualquier estado en que nos encontremos. Sería un insulto para ella desanimarse porque si no lo olvidamos, podemos estar seguros de salvarnos.

El señor abad nos hizo tomar algunas resoluciones. He guardado las de mi Primera Comunión que son: 1: No me desanimaré. 2: Cada día diré un “Acordaos” a la Santísima Virgen. 3: Trataré de humillar mi orgullo.

Descubre en la siguiente galería de imágenes cómo se veían algunos grandes santos el día de su Primera Comunión:

Ayudar a los niños

Desafortunadamente, nuestros hijos no siempre tienen la misma respuesta ante tal regalo. 

Como todas las gracias, dependerá de la disposición del niño para recibir a Jesús y si sabe a quién recibe.

Sin embargo, eso no debería impedirnos tratar de mostrarles a nuestros hijos el hermoso regalo que recibirán y recordarnos a nosotros mismos el regalo que recibimos todos los domingos.

Una de las formas principales de ayudar a tu hijo a prepararse para la Primera Comunión es preparar su corazón para recibir a Jesús.

Aquí hay una breve oración que puedes enseñarle, ayudándolo a esperar el día de su Primera Comunión.

¡Ven, Señor Jesús, llena mi corazón con tu amor en mi Primera Comunión!

Tags:
eucaristiajesucristoprimera comuniónregalo
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...




Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.