Aleteia logoAleteia logoAleteia
lunes 20 mayo |
Santa María, Madre de la Iglesia
Aleteia logo
Actualidad
separateurCreated with Sketch.

‘Libres’: en busca de la paz espiritual

monasterios cine

J.Sisto

Grabación de "Libres", nueva película documental sobre monasterios

José Ángel Barrueco - publicado el 05/05/23

El documental de Santos Blanco se convierte en un éxito de taquilla 

“Libres”, el documental dirigido por Santos Blanco, escrito por Javier Lorenzo y producido por Bosco Films y Variopinto Producciones, está consiguiendo algo insólito dadas sus condiciones (obra española de no ficción sobre quienes viven en abadías, conventos y monasterios): introducirse durante varias semanas en el top 10 de películas más vistas en el país, junto a comedias, blockbusters y cine infantil. 

Puede que el exceso de ruido cotidiano, la velocidad de las redes sociales y por tanto de nuestras vidas, el entorno cada vez más frívolo de estos tiempos y los agobios de la rutina induzcan a los espectadores a buscar contenidos audiovisuales en los que se adjudique relevancia al silencio, a la soledad interior, a la meditación. A tratar de librarse de lo que nos asfixia por dentro. Como indica la frase promocional del magnífico cartel de la película, estamos ante “Un viaje hacia el interior del hombre”.

En Aleteia ya se han publicado algunos textos sobre los pormenores del documental y las declaraciones de su director. Aquí nos vamos a centrar en las sensaciones que transmite a los espectadores y en el modo en que Santos Blanco ha decidido rodar y montar su película. 

Eliminar el vacío existencial

En “Libres” nunca oímos las voces de sus artífices, jamás se escucha una palabra del director. Ha preferido ocupar el espacio fuera de cámara y cortar sus intervenciones y sus preguntas e incluso su imagen, de modo que sólo oímos las declaraciones de las monjas y de los monjes: son ellos los que hablan, se les cede la palabra y se explayan a gusto sobre sus decisiones, sobre el ajetreo de sus vidas pasadas antes de decidirse por el régimen de clausura, sobre lo que vinieron buscando y lo que encontraron… Sus palabras conforman las referencias de esa existencia monacal de sacrificio y libertad interior y de las servidumbres anteriores a la reclusión: paz, sosiego, sufrimiento, camino, verdad, náusea, vacío, plenitud, evangelios, trabajo duro, silencio, Dios… 

Que las cámaras hayan conseguido entrar en lugares antes vedados para ellas ya supone el principal aliciente para los espectadores: estamos hablando de una docena de monasterios de España, en provincias de Burgos, Orense, Madrid o Salamanca, entre otras.

El director alterna esas entrevistas, en las que escuchamos muchas declaraciones de peso sobre el ruido de la vida actual y la necesidad de encontrarse a uno mismo, con planos sobre los paisajes de alrededor (acantilados, playas, bosques, pantanos… todo retratado con una fotografía merecedora de varios premios) y secuencias en las que vemos cómo es la rutina de estos hombres y de estas mujeres, muy marcada por el trabajo físico, la oración y la naturaleza (así, les vemos cortar leña, cocinar, barrer y fregar, revisar los panales de miel de las abejas, afanar en los huertos, pelar patatas, ayudarse unos a otros y, por supuesto, leer en silencio y rezar). De fondo, una banda sonora espléndida de Óscar Martín Leanizbarrutia. 

Si ya “El gran silencio” de 2005, el documental alemán sobre los cartujos, interesó mucho en su día a los espectadores, “Libres” puede que nos atraiga más porque está hablando de nuestra tierra, de nuestras gentes, de personas que tuvieron vidas agitadas (viajes, empleos, hijos, matrimonios, pérdidas, malas experiencias) y, en pleno siglo XXI o a finales del XX, decidieron dejarlo todo para ir en busca de la voz de Dios, del encuentro consigo mismos, de la paz que muchos encuentran en la vida espiritual y contemplativa. 

Remando hacia la profundidad de uno mismo

Entre los testimonios encontramos de todo: gente joven, personas de la tercera edad, hombres y mujeres que han enfermado y ya enfocan la recta final de sus existencias, ciudadanos que abandonaron oficios de éxito para recluirse, madres y abuelas que dejaron atrás a los suyos aunque a éstos les costó entenderlo y aceptarlo… Algunas de las declaraciones son demoledoras. Se quedan resonando en la cabeza. Un hombre de espesa barba y mirada serena comenta: “Jesús dijo ‘Amaos los unos a los otros como yo os he amado’, pero nadie escucha. Ése es el problema”. 

Las frases sobre el dolor, la aceptación de la enfermedad y de la muerte, la intuición de dedicarse a una vida apartada de la sociedad, el apoyo mutuo en un mundo de clausura, el silencio y la oración para limpiarse por dentro, van calando en los espectadores. Esto, sumado a la plenitud de los paisajes, a la música y a los sonidos de la naturaleza, introduce una sensación de calma, quizá de beatitud, de apartarse durante poco más de 100 minutos de las exigencias del exterior.  

Tags:
cineclausura
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...




Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.