Aleteia logoAleteia logoAleteia
martes 28 mayo |
San Germán
Aleteia logo
Curiosidades
separateurCreated with Sketch.

Cómo un sacerdote católico encontró una piscina termal curativa en Nueva Zelanda

New Zealand Healing thermal pools

Tomas Bazant | Shutterstock

#image_title

Vittoria Traverso - publicado el 19/04/23

Gracias al viaje de sanación del padre Mahoney en 1878, muchos otros se han beneficiado de un tratamiento natural para el reumatismo

El ser humano conoce y aprovecha las propiedades terapéuticas de las aguas termales desde hace cientos de años. Hoy, lugares como Budapest, Hungría o Wiesbaden en Alemania atraen a miles de visitantes que buscan curar sus dolencias con las propiedades terapéuticas de las aguas termales. Pero no mucha gente puede saber que una de las reservas termales más queridas del mundo fue descubierta en parte gracias al viaje de sanación de un sacerdote católico.

En el año 1878, el padre Mahoney, un sacerdote irlandés destinado en Tauranga, Nueva Zelanda, en la región de la Bahía de Plenty del país, padecía un reumatismo debilitante. Cuando escuchó de la población maorí local que un agua especial encontrada en una piscina natural en Rotorua supuestamente podía curar el reumatismo, decidió partir a pie y encontrarla.

Piscina termal curativa de Nueva Zelanda

En 1878, el padre Mahoney, un sacerdote irlandés destinado en Nueva Zelanda, partió a pie para encontrar una piscina termal natural que pudiera curar su reumatismo.

Mahoney viajaba por el área del valle Whakarewarewa de Te Puia cuando fue golpeado por un dolor artrítico casi incapacitante. Durante días, siguió tratando de abrirse camino a través de estrechos senderos cubiertos de espesas copas de árboles manuka. Llevaba una bolsa pesada que contenía provisiones, una tienda de campaña y su altar portátil. Cuando estaba a punto de perder la esperanza, vio a lo lejos las aguas azules del lago Rotorua.

Allí montó su tienda y descansó un poco. Fue recibido por los maoríes locales que vivían en un pueblo cercano. Con la ayuda de los lugareños, pudo caminar hasta un conjunto de piscinas termales llamadas Te Paupunitanga que se calentaban naturalmente por un complejo sistema de géiseres. Su efecto terapéutico se debe a la presencia de agua sulfatada ácida del géiser.

Piscina curativa en Nueva Zelanda

Healing pool in New Zealand

Las piscinas que se encuentran cerca del lago Rotorua en Nueva Zelanda tienen propiedades termales gracias a un sistema de géiseres.

Los lugareños instruyeron a Mahoney sobre cómo bañarse, evitando las aguas hirviendo y eligiendo las que tenían las mejores propiedades curativas. Según los informes, el padre Mahoney pasó varios días sentado en la piscina termal natural. Después de unos días de baño, se curó de casi todo su reumatismo.

Mahoney agradeció a los lugareños por esa curación casi milagrosa y regresó a Tauranga, difundiendo la noticia de la maravillosa cura natural que había descubierto. Hasta el día de hoy, la piscina utilizada por Mahoney se llama “piscina del sacerdote” y se considera un remedio terapéutico eficaz contra los músculos cansados, dolores y dolores reumáticos.

Gracias al “descubrimiento” de Mahoney, Rotorua se colocó en el mapa como un lugar de curación. La gente comenzó a desarrollar casas de baño en la zona. El primero se inauguró en 1882 en el mismo sitio de la “piscina del cura”. Hoy, Rotorua es considerada una de las reservas termales más importantes del mundo y el Polynesia Spa, el complejo que alberga la “piscina del sacerdote”, ha sido votado como una de las 10 mejores experiencias termales del mundo.

Una placa grabada todavía marca la piscina original donde Mahoney se curó de su reumatismo hace más de 140 años. Gracias al viaje aventurero de Mahoney, muchas otras personas se han beneficiado de esa misma agua terapéutica desde al menos 1878.

Tags:
curiosidadnueva zelanda
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...




Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.