Aleteia logoAleteia logoAleteia
viernes 23 febrero |
San Policarpo de Esmirna
Aleteia logo
Espiritualidad
separateurCreated with Sketch.

¿Por qué orar? Responde un monje trapense

mężczyzna modli się w kościelnej ławce

Gorodenkoff | Shutterstock

Matilde Latorre - publicado el 30/03/23

“¿Por qué orar?”. “¿Para qué tanto esfuerzo si en mi vida luego experimento tantas caídas e incluso dudas de fe?”. A esta pregunta ha respondido un auténtico maestro de oración, el anterior abad general de la Orden Trapense, el padre Bernardo Olivera

«¿Vale la pena tanto esfuerzo en la oración por tan poco fruto?». El padre Bernardo Olivera nos permite responder a esta pregunta desde un punto de vista diferente. 

Nacido en 1943 en Buenos Aires, en 1962 entró en el monasterio trapense de Nuestra Señora de los Ángeles en Azul. De 1990 a 2008 fue Abad General de los Cistercienses de la Estricta Observancia (Trapenses). Al dejar ese cargo volvió a su monasterio de Azul, en Argentina.

«Ora como puedas»

En su respuesta a quien desfallece en la oración, el padre Bernardo comienza explicando que uno de los primeros frutos de una vida orante es que se comprende el misterio de la vida, la relación con Dios, de una nueva forma. 

Por eso se pueden decir, «sin vacilación alguna», aclara el trapense, estas afirmaciones:

  • «Nuestra falta de tiempo para la oración suele ser falta de amor: siempre hay tiempo para lo que se ama».
  • «No poder orar y querer orar es orar: amar es querer y no tanto sentir amor».
  • «Ora como puedas, y si no puedes, ríete de ti mismo y verás que puedes».
  • «En vano habla con Dios quien no escucha al hermano».
  • «Las apariencias engañan: la presencia sentida es sólo superficial presencia, mientras que la ausencia sufrida es honda presencia».
  • «En la vida de oración, perseverancia y éxito se identifican».

Descubrir la verdadera libertad

«Pero hay mucho más», sigue explicando el monje trapense. «Siendo la oración un peculiar tipo de relación dialogal, hace salir de nosotros mismos, a fin de centrarnos en el Otro. De este modo, nos hace pasar de lo propio a lo común, de lo finito a lo ilimitado. Siendo más concreto, la oración libera nuestra libertad de la tiranía del propio yo, y nos regala la libertad del Espíritu». 

«El orante se vuelve consciente de ser imagen de Dios en Cristo: ya no es él quien vive, sino que Cristo vive en él. La unión y la mutua presencia son permanentes. De aquí mana un servicio continuo, en y con Cristo, para gloria del Padre y salvación de todos».

Hay también frutos de la oración que no son permanentes, sino puntuales, aclara el abad, «como las consolaciones. Ellas nos sacan de nuestra soledad para estar a solas con Dios».

Una nueva relación con los demás

Pero hay otro fruto de la oración que ha sido poco estudiado: su capacidad para crear nuevas relaciones con los demás, pues en la oración todos somos hijos  de Dios, hermanos.

Se trata del regalo de una «consciencia integradora», sigue explicando el padre Bernardo, «la cual acepta las diferencias, ve las relaciones y se goza con las conveniencias, tanto a escala grupal cuanto universal». 

«Si esto lo aplicamos a la comunidad concreta en la que uno convive, surge decir: estamos justamente quienes el Señor ha llamado y hemos respondido a dicho llamado, gran diversidad de personas, que se complementan y producen un ‘todo’ armónico abierto a nuevas inclusiones…».

De este modo, gracias a la oración, «todo tiene sentido y valor: los diferentes temperamentos, capacidades y carismas. A todo lo cual podemos hasta sumar las ‘taras personales’, las cuales también encuentran un equilibrio maravilloso en la comunión con la ‘normalidad’ de los otros. ¿No será así como Cristo-Dios nos ve?», se pregunta el padre Bernardo.

La verdadera diferencia de la oración

El sacerdote concluye su reflexión sobre los frutos de la oración citando el diálogo que tuvo lugar entre un curioso turista y un devoto anciano judío, que pasó muchos años rezando ante el Muro de los Lamentos en la ciudad de Jerusalén. 

Pregunta del curioso: «¿cuántos años hace que viene a rezar aquí?». 

Respuesta del devoto: «cincuenta años». 

Nueva pregunta: «¿y qué ha sentido y visto, siente y ve luego de tantos años?».

Respuesta del lacónico anciano: «es como si estuviera hablando a una pared». 

Y el curioso turista se retiró sonriendo y un tanto confuso, pero sin percibir que el parco, devoto y creyente anciano había elevado la voz cuando dijo: «COMO SI…». 

«Y en eso estaba el secreto de su perseverancia – concluye el trapense –, había buscado y había encontrado. Yo puedo decir algo semejante, pero no ante un muro, sino ante un pedazo de pan y una copa de vino puestos sobre un altar».

Aleteia, red global católica de información, en virtud de su misión fundacional, contribuye, en colaboración con la Fundación DeClausura, a comunicar la vida y espiritualidad de los monasterios y conventos contemplativos.
Tags:
DeClausuraoración
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...




Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.