Aleteia logoAleteia logoAleteia
sábado 18 mayo |
San Juan I, papa y mártir
Aleteia logo
A Fondo
separateurCreated with Sketch.

Redescubrir y recuperar lo sagrado

Este artículo está reservado a los miembros de Aleteia Family
VITRAIL-STAINED-GLASS-CHURCH-shutterstock_1545709526.jpg

Shutterstock I Elle1

Vitral

Blanche Streb - publicado el 23/03/23

La terquedad de borrar todo rastro de espiritualidad en nuestras vidas contribuye a la desintegración de la sociedad. En su ensayo "Reconquistando lo Sagrado", leído por nuestra columnista Blanche Streb, la periodista Sonia Mabrouk aboga por un redescubrimiento de esta dimensión irreductible del ser humano, tanto íntima como colectiva, que no se vende ni se "compra". Lo sagrado es todo lo que une a las personas.

“El siglo XXI será espiritual o no será”. Todo el mundo conoce esta cita de los años 70, atribuida a Malraux. No importa quién sea el autor, porque vengan de donde vengan, estas pocas palabras dan que pensar.

Durante mucho tiempo, los recibí como un escalofrío helado que me recorría la espalda, un poco como una maldición. Ahora quiero entenderlos de otra manera y apoyarme en ellos para fortalecer mi esperanza: ya que el siglo XXI ya está aquí, y lo estará, bien podría ser espiritual. Veo señales débiles. ¿De quién depende? De ti, de mí, de nosotros.

Quién no piensa que nuestro mundo transatlántico debería frenar, tomarse el tiempo, desviar su curso salvajemente pretencioso, contemplar, respirar.

¿Inspírate? Los saboteadores están constantemente borrando todo rastro de espiritualidad en nuestras sociedades. Como escribió Bérénice Levet en Le Crépuscule des idoles progressistes (Stock), “toda una generación se educó en el mito, e incluso en el culto, de la no transmisión, de la autoconstrucción sin herencia, con el objetivo de acceder a una libertad que ha resultado ser totalmente artificial”.

Secamos una planta y nos preguntamos por qué muere… La creación gime como nunca y las tensiones aumentan. En nuestras sociedades líquidas, en este mundo que da la impresión de desintegrarse, debemos reintegrar lo invisible, lo sagrado a nuestra vida. Ni la vaca sagrada e idolatrada del progreso está seca, ni sus terneritos de oro del progresismo están sin aliento.

De lo sagrado, nos hemos convertido en amputados. Y sentimos que lo extrañamos.
Sentimos que es el momento. Tiempo de rearmarnos espiritual y moralmente.

Redescubrir una ciencia de la vida, en particular aquella inspirada en el don de la maravilla y como maravillosamente desarrolla Sonia Mabrouk en su último ensayo, Reconquistando lo Sagrado (Editions de l’observatoire). Es verdad.

Lo sagrado nos ha sido confiscado, humillado, burlado, escondido, pasado de moda. De lo sagrado, nos hemos convertido en amputados. Y sentimos que lo extrañamos. Es hora de volver a ponerlo en el centro de nuestras reflexiones. Aprovechando, en particular, de nuestros recursos espirituales y trabajando sobre ellos.

Una experiencia íntima y colectiva

Lo sagrado es una dimensión irreductible del ser humano, que necesita florecer en todos. Esto es lo que la salvó a ella misma, confía el autor que termina su libro con el desgarro de su corazón ante la pérdida de su madre. Fue ante los ojos cerrados de su adorada madre, envuelta en una sábana inmaculada, cuando vio por última vez su rostro, que lo sagrado se le apareció, como un borbotón.

Como una evidencia. Dejando una huella que nunca la ha dejado. Si lo sagrado es una experiencia personal, íntima, en lo íntimo de lo íntimo, no es menos universal. Hay un infierno de un colectivo. “Su supervivencia sería incluso la condición sine qua non de cualquier comunidad humana duradera”, escribe.

Y, sin embargo, es un impensado. Sonia Mabrouk, una periodista a la que es un placer leer, ver, escuchar en los medios, de fe musulmana, está visiblemente enamorada de Francia, de sus raíces y de su cultura cristiana. Ella, que piensa que la supervivencia de Occidente pasará por lo sagrado, participa valientemente en volver a ponerlo en lo alto de la canasta del pensamiento hoy. GRACIAS.

Lo que no tiene precio

Lo sagrado es todo lo que une dentro de una sociedad, una nación o una civilización. Lo sagrado no es solo religioso, puede ser secular e incluso ateo. Es lo que provee a la necesidad de comunión y de compartir, lo que es fuente de límites y sanciones.

Como Sonia, no creo que podamos prescindir de lo sagrado. “Una civilización que escapa a toda sacralidad no tiene en realidad nada de civilización si no piensa lo prohibido, si no concibe lo absoluto, si no teoriza lo intocable”. “Básicamente, lo sagrado es lo que no se puede vender, no se puede comprar, a lo que es imposible ponerle un valor, y mucho menos un precio. Él es el precioso, lo que tenemos en común sobre lo cual el encontrarnos. Lo que nos toca a nosotros defender, juntos. Por eso, reforzados por esta nutritiva lectura, no debemos tener miedo en estos tiempos convulsos de proclamar a los cuatro vientos lo que oímos en el hueco de nuestros oídos: la vida es sagrada”.

Reclamando lo sagrado, Sonia Mabrouk, Éditions de l’observatoire, marzo de 2023, 138 páginas, 19 €

Lee este artículo
gratis
Crea tu cuenta gratuita y podrás acceder a todos los artículos de Aleteia, sin limitaciones, así como escribir comentarios.
Lee gratis registrándote
¿Ya eres miembro?

Tags:
arteespírituvalores
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...




Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.