Aleteia logoAleteia logoAleteia
domingo 03 marzo |
Beata Concepción Cabrera de Armida
Aleteia logo
Espiritualidad
separateurCreated with Sketch.

Cómo la legendaria campana de san Patricio expulsaba a los demonios

SAINT PATRICK

Lawrence OP | Flickr CC BY-NC-ND 2.0

Philip Kosloski - publicado el 16/03/23

La campana de san Patricio es una de las pocas reliquias que quedan de su legendaria vida

El futuro de Aleteia depende de la generosidad de sus lectores.
Para garantizar que Aleteia siga siendo y para difundir la esperanza,
haz una donación a Aleteia

DONE AHORA

Hay muchas historias notables sobre san Patricio y una campana que usaba para llamar a la gente de Irlanda a la oración.

Según varios relatos de su vida, san Patricio usaba con frecuencia una campanilla dondequiera que iba. Y «siempre que san Patricio establecía una nueva comunidad cristiana o parroquia en algún lugar de Irlanda, elegía a uno de sus discípulos para que la dirigiera después de su partida, y le regalaba una campana para llamar a los feligreses a la oración , y para usar durante las ceremonias religiosas».

Además de cumplir una función práctica, la campana de san Patricio también se utilizó como herramienta para la batalla espiritual.

En un libro del siglo XIX sobre la vida de san Patricio, el autor explica cómo san Patricio usaba la campana contra los malos espíritus que lo atormentaban en la montaña de Croagh Patrick.

Luego hizo su campana, la campana que parece que llevaba consigo a todas partes y que sin duda estaba especialmente bendecida. Para expulsar a todos los demonios del aire superior». Entonces arrojó la campana [a los espíritus malignos] con santa ira, de modo que se rompió un pedazo de ella.

Sonido que aleja el mal

La Iglesia católica ha preservado esta habilidad de las campanas para expulsar demonios en el Ritual Romano de bendición de las campanas, donde el sacerdote reza:

«A su sonido, que todos los espíritus malignos sean ahuyentados». 

Hay algunas leyendas que dicen que san Patricio expulsó a todas las serpientes de Irlanda usando su campana , lo que podría estar refiriéndose a los malos espíritus, o a las serpientes que habitaban en la Isla Esmeralda.

La campana de san Patricio se exhibe actualmente en el Museo Nacional de Dublín, Irlanda.

Las campanas en el culto a Dios

Dependiendo de la iglesia a la que asistas, es posible que escuches el sonido de las campanas en momentos clave de la Misa.

Si bien ya no es una práctica universal en la Iglesia católica, apunta a una antigua práctica histórica que despierta nuestros sentidos durante la liturgia.

Al describir las vestiduras usadas por los sacerdotes de Israel como Aarón, Dios le explica a Moisés cómo se deben preparar las campanas.

«En todo su ruedo inferior harás granadas de púrpura violeta y escarlata, de carmesí y lino fino torzal; y entre ellas, también alrededor, pondrás campanillas de oro: una campanilla de oro y una granada; otra campanilla de oro y otra granada; así por todo el ruedo inferior del manto. Aarón lo llevará en su ministerio y se oirá el tintineo cuando entre en el Santuario, ante Yahveh, y cuando salga; así no morirá»

Éxodo 28, 33-35

Las campanas formaban parte del culto divino, tanto para hacer sonar un sonido alegre ante el Señor como para alejar a los malos espíritus. 

Sonidos litúrgicos

A medida que creció el cristianismo, las campanas se agregaron lentamente a la liturgia de varias maneras. 

Al principio, las campanas se montaban en torres fuera de las iglesias para llamar a la gente a adorar, pero pronto se usaron campanas de mano para propósitos similares. 

Más en línea con el Antiguo Testamento, las campanas pequeñas se adaptaron en las iglesias orientales de varias maneras, por ejemplo unidas al incensario que llevaba el incienso utilizado en el culto divino.

En el Rito Romano, los monaguillos eventualmente usaban campanillas para marcar momentos importantes durante la Misa. Actualmente sigue siendo una opción, como se señala en la  Instrucción General del Misal Romano

«Un poco antes de la consagración, si corresponde, un ministro hace sonar una pequeña campana como señal a los fieles. El ministro hace sonar también la campanilla en cada elevación por el sacerdote, según la costumbre local» (n. 150).

Para qué las campanas en Misa

Las campanas tienen un gran poder espiritual y alertan nuestros sentidos de lo que se desarrolla ante nosotros. 

No solo provocan nuestra atención, sino que también son un «ruido de alegría» en los momentos cruciales de la Misa cuando Dios desciende del cielo y toma la apariencia de pan y vino.

No pretende ser una distracción, sino otra forma de alabar a Dios y enfocar nuestra atención errante. O como canta el salmista (Salmo 150, 5-6):

«Alabadle con címbalos resonantes; ¡alabadlo con címbalos resonantes! ¡Que todo lo que respira alabe al Señor! ¡Alabado sea el Señor!».

Tags:
campanasdemonioirlandasantos
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...




Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.