Aleteia logoAleteia logoAleteia
lunes 22 abril |
Santos Sotero y Cayo, papas
Aleteia logo
Cultura e Historia
separateurCreated with Sketch.

Miller: Muerte del viajante iluso

ARTHUR MILLER

Koch, Eric / Anefo-CC0

Manuel Ballester - publicado el 15/03/23

Hay palabras dotadas de un magnífico poder evocador. Viaje es una de ellas. Porque alude como pocas a la esencia de la vida. La vida es un viaje y la metáfora se hace sola. En ese sentido, señala Marcel que el rasgo definitorio más básico del hombre es su carácter de homo viator.

Viajero es el turista que colecciona impresiones; es el vagabundo que deambula sin rumbo; es el peregrino al que sólo le importa la meta. Porque se puede viajar y vivir como Ulises, que sorteó mil penalidades para volver a su casa, con su mujer, con su familia. Se puede también naufragar, como Robinson Crusoe. El modo, el fin, el contexto, las circunstancias modulan para cada uno la vida y el viaje (si es que, al final, no son lo mismo).

La historia de la vida de Willy Loman es, como toda vida humana, la historia de un continuo bregar y viajar. Él es un viajante, un Salesman, un vendedor: viaja, como todos; y su viaje tiene un objetivo muy definido: vender. Así nos pinta Arthur Miller (1915-2005) a este hombre que, con su trabajo, saca adelante a su mujer (Linda) y a sus dos hijos (Biff y Happy).

Si todo viaje y toda vida anuncian una odisea, una aventura, porque toda vida es un proyecto, un río que antes de dar al mar alberga vida y recorre terrenos a cuya fecundidad contribuye, Muerte de un viajante (Death of a Salesman, 1949) pone el acento en el acabarse, en la condición mortal.

Hay que ganarse la vida o, como dicen los clásicos primum vivere, deinde philosophari. Por eso, toda vida tiene un componente de sumisión a las fuerzas naturales: mientras viaja, para seguir viviendo y viajando, Ulises tiene que reponer agua y alimentos; Robinson tiene que cultivar y construir; y Willy Loman tiene que vender. Todos tenemos que ganarnos la vida pero Ulises entiende, igual que Robinson, que lograr el sustento es un puro medio para lo importante (philosophari). Willy, no; él entiende que el éxito en la vida consiste en vender y vender mucho. El viajante entiende que triunfar en la vida estriba en conseguir dinero, mucho dinero.

El dinero servirá para pagar la vivienda pero muy al principio de la obra el propio Willy entiende que algo falla en su enfoque: «Trabajas durante toda la vida para pagar una casa, y cuando por fin es tuya no queda nadie para vivir en ella».

Su estilo de vida le lleva a sentirse agotado, extenuado. Su enfoque vital le ha llevado a vivir en un ambiente familiar y profesional opresivo, angustioso. Aparte de su gran deseo por triunfar y ver triunfar a sus hijos, sólo es capaz de sentir ilusiones grandes por asuntos pequeños («Puso más cariño en ese porche que en todas las ventas que hizo. […] Sí, era un hombre feliz cuando preparaba el cemento»).

Siente que su planteamiento vital hace aguas, que no es feliz y ni siquiera logra triunfar en los negocios. Siente, por eso, que lo que está transmitiendo a sus hijos quizá no es lo mejor. Hablando con su hermano, le dice: «A veces temo no educar bien [a mis hijos]… Dime ¿cómo debería educarlos?».

La triste consecuencia es que se siente cansado. Y solo, muy «solo, terriblemente solo», sin «nadie con quien hablar». Hay momentos en los que se siente un fracasado, piensa que todo lo hace mal. Sus hijos, su ilusión, tampoco logran salir adelante. Es más, especialmente el mayor considera que la causa de su fracaso es precisamente el influjo de su padre: «¡Soy un don nadie, papá, lo mismo que tú».

El viajante no quiere viajar, quiere vender: ese es el fin y el criterio. Si hay ventas, la cosa (el viaje, la vida) va bien; si no, el esfuerzo agota y hunde al hombre que no ha alcanzado el éxito contante y sonante. Se desorienta y es, por tanto, incapaz de orientar a su familia. Su mujer lo expresa así: «no es más que un barquito en busca de puerto».

Willy fue un viajante. Se esforzó. Intentó alcanzar el éxito y poner a sus hijos en el mismo camino. Tuvo expectativas, ilusiones, sueños, «pero sus sueños estaban equivocados. Completamente equivocados».

shutterstock_707694577.jpg
Te puede interesar:El asunto es la búsqueda

Ulises, Robinson y tantos otros son viajeros, viven una vida auténtica; superan dificultades reales; su estructura es la ilusión, el proyecto. De Willy dice su hijo que «Nunca supo quién era»; por eso la vida del viajante y el viaje del negociante (si es que, al final no son lo mismo) tiene la estructura de un proyecto pero no de una ilusión.

Vivir ilusionado y viajar para realizar el proyecto que nace de ahí es muy distinto de ser un iluso. Willy y los que son como él no viven de la ilusión, porque no saben quiénes son y, por tanto, son unos ilusos.

Tags:
arteliteraturaviajes
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...




Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.