Aleteia logoAleteia logoAleteia
martes 23 abril |
San Jorge, mártir
Aleteia logo
Historias que inspiran
separateurCreated with Sketch.

Los adultos formadores enseñan a vivir a los más jóvenes

shutterstock_1815533738.jpg

Shutterstock / Gorynvd

Un entrenador da consejos a dos niños.

Ignasi de Bofarull - publicado el 15/03/23

Los adolescentes necesitan de mentores que les orienten en todos los ámbitos de la vida. Eso incluye el tiempo de ocio. Ignasi de Bofarull, sociólogo de la familia, lo explica

Contar con adultos modelos. ¿Qué es lo mejor (o casi) que le puede pasar a un niño, a un chico o chica, a unos adolescentes? Pues contar, de entrada, con unos buenos padres y también con otros adultos significativos en la familia extensa como los abuelos o los tíos, o los primos mayores.

Pero no queda todo ahí: es bueno que un niño, un chico o chica, los adolescentes anden, en general, rodeados de adultos en su vida para aprender a vivir bien.

El primer contexto está en la escuela y fuera de la escuela

Primero están los buenos maestros, luego los tutores escolares que pueden coincidir con los maestros en la escuela. Maestros que se preparan las clases y que enseñan con entusiasmo y vocación y generan en los chicos ideas e iniciativas. 

Un ejemplo ideal es el profesor de educación física que, aunque no es un tutor, actúa informalmente como un tutor porque ofrece su ejemplo en 360º en sus clases. Se le ve, se le escucha, su actuación es constante en mil detalles. Y enseguida se percibe su bondad, esfuerzo y relevancia.

Pero hay más casos: un estudiante, pongamos de 13 años, que participa del básquet federado en el deporte extraescolar. Y participa en una liga escolar: ya no es el profesor de educación física sino un entrenador quien actúa como acicate en la superación, en el esfuerzo, en la mejora técnica pero también personal.  

Si este entrenador o entrenadora conecta con sus chicos o chicas puede ser mucho más importante el ejemplo de vida que el mismo baloncesto.

El modelo de los adultos: la mentoría

Los más jóvenes, sobre todo antes de los 18 años, necesitan un adulto –o varios en distintos contextos- diligente, bueno, dedicado en su vida. Y existen muchas posibilidades. Si en el colegio hablamos de un tutor que le orienta personal y académicamente, en la vida extraescolar ya hablamos de un mentor. En inglés, y en los países anglosajones, se habla frecuentemente del mentoring.

La mentoría es una relación recíproca y colaborativa que tiene lugar entre un mayor y un aprendiz. Aprendiz en materias variadas que pueden conducir a una vocación profesional.  

El mentor –en básquet, teatro, música, voluntariado, etc.- suele ser un individuo experimentado que proporciona asesoramiento y orientación, y que actúa, normalmente como un modelo a seguir para el mentorizado o aprendiz.

Entonces es fundamental que su liderazgo sea constructivo.

En el ocio veraniego de los hijos los padres deben fijarse más en la calidad humana del mentor que en la espectacularidad de las instalaciones –vivienda, polideportivo, lago- de esa semana de tiempo libre. Está claro que deben estar materialmente bien atendidos, pero las personas son fundamentales.

Formas de mentoría y sus posibilidades

La mentoría puede tomar muchas formas, desde una relación de mentoría individual, uno a uno, hasta una mentoría que se dirige a un grupo de iguales.

El objetivo de la mentoría implícito en muchas de estas actividades es ayudar al aprendiz a desarrollar sus habilidades y conocimientos, y generar confianza en su autonomía, en su competencia.

Imaginemos unas colonias de verano. El monitor se comporta como un mentor que cuida de sus aprendices en el contexto del aprendizaje del inglés, o sencillamente en unas jornadas deportivas en un parque nacional con un lago que permite nadar o pilotar un kayak.

En ese contexto surgen muchas conversaciones y si el monitor-mentor se gana la atención y confianza del aprendiz, se pueden dar pasos grandes.

Entonces este mentor puede proporcionarle al aprendiz asesoramiento y orientación profesional, ayudarlos a establecer y alcanzar objetivos, y proporcionar apoyo moral. Incluso descubrir asuntos que a los padres les pueden ayudar.

Paso siguiente: el mentor debe ser muy, muy discreto y reservado. Entonces el aprendiz verá en él, como en su padre, en su maestro, en su tutor escolar, una referencia, un proyecto que le va a hacer madurar.

Los jóvenes necesitan un adulto cerca

Pensemos que lo más natural es que un chico o chica se mueva entre iguales. Lo que puede ser negativo es que se mueva solo entre iguales. Que siempre, en un ocio repetitivo, poco creativo sin ningún objetivo, deambule con los pares de aquí para allá porque ni la familia, ni la escuela ni la comunidad se han espabilado para construir un ocio constructivo al que pueda acceder.

grupa nastolatków siedzi na schodach i wpatruje się w smartfony
Los adolescentes necesitan a alguien que les oriente.

Es posible que este ocio sea entonces cuando menos irrelevante y si los modelos de la pandilla son negativos podemos empezar a plantearnos temas de exceso de alcohol, drogas o violencia.

No tiene por qué pasar pero no es fácil que hoy un adolescente, unos adolescentes, se eduquen, desde la nada, a sí mismos. Podría suceder en contextos muy concretos –rurales, entre primos supervisados por sus respectivos padres, en un grupo muy aficionado a la bici de montaña- pero no es lo más frecuente.

Ocio, aprendizaje y maduración

Está muy estudiado que un ocio constructivo ayuda a madurar, a progresar en habilidades sociales, en aprender lenguas, artes, deportes, profesiones. Pensemos que muchos músicos salen de una buen escuela infantil o juvenil de música.

Sin embargo, se atiende menos a una realidad: los profesores de estos ámbitos extraescolares, si son adultos maduros, logran hacer madurar a los aprendices de futbolista, de actor, de joven solidario. Aprenden muchos contenidos nuevos, pero sobre todo aprenden a vivir, a ser resilientes, a superar la decepción, la frustración. Y en esa vida de colonias o de club juvenil es fácil que descubran la amistad, y la capacidad de escucha y la posibilidad de entregarse a los que les necesitan.

Si no hay adultos y adultas como mentores, las cosas puede que no vayan bien. En un mes de vacaciones vacío, solo cuatro amigos con treinta días  por delante, puede ser positivo porque se organizan y forman un grupo musical, pero pueden aburrirse mucho y despistarse mucho. Los padres y los tutores deben estar atentos.

Se podría decir que los adolescentes pasan muy poco tiempo con adultos y esa puede ser una de las causas de su falta de maduración.

Tags:
adolescenciadeporteeducaciónformaciónociopadres-hijos
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...




Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.