Aleteia logoAleteia logoAleteia
lunes 20 mayo |
Santa María, Madre de la Iglesia
Aleteia logo
Viajes
separateurCreated with Sketch.

Hans Khevenhuller, embajador y confidente imperial de Felipe II ya puede descansar en paz

Hans von Khevenhüller

Public domain

Alvaro Real - publicado el 14/03/23

Hans Khevenhuller: un hombre de profunda fe, defensor del catolicismo en una época convulsa y cuyos restos habían desaparecido. Un descendiente suyo obra el milagro, restauran su figura orante y permiten que descanse en Los Jerónimos, donde lo había solicitado

Hans Khevenhuller fue embajador permanente del Sacro Imperio ante la corte de Madrid de 1572 a 1606, durante los reinados de Felipe II y Felipe III. Recibió el Toisón de Oro y lo fue todo en la corte española. Protagonista y confidente de grandes contempló como la sucesión de Portugal, el desastre de la armada, el fallecimiento de la reina.

En el ámbito religioso, por ejemplo: Felipe II le encargó la decoración interior del patio de los Evangelistas de El Escorial o y fue quien llevó la Sagrada Forma que conserva este monasterio en su sacristía, “una de las reliquias más importantes de Europa”.

Un hombre muy católico y de gran devoción, como explica su descendiente Carlos Khevenhüller en El Espejo de COPE: “Era absolutamente un hombre de fe. Defensor, en la época de la reforma de la fe católica. Por eso estaba encantado de vivir aquí. No aguantaba vivir en Austria o en Alemania donde existían todos estos movimientos de reforma después de Lutero. El estaba aquí al pie de cañón con el rey, como él lo llamaba: Su Majestad Católica”.

Había encargado un mausoleo en los Jerónimos, pero antes le sorprendió la muerte. Se le enterró en San Pedro el Real y luego se le trasladó a los Jerónimos. Había pedido en su testamento que se le sepultara junto a una escultura suya en actitud orante. Pero se le perdió la pista. Hace 20 años Carlos pudo encontrarle: “Nosotros sabíamos que estaba ahí porque los documentos lo dicen, pero después de las guerras de 1808 se destruyó todo el claustro y toda su capilla”. No se sabía dónde estaba el cuerpo. Sí se sabía dónde estaban las piezas del monumento: la lápida, la escultura del orante y el escudo.

Su imagen orante quedó decapitada

La ocupación francesa de los Jerónimos dañó esta imagen que quedó decapitada y sin manos. Así se había conservado hasta hace poco. Carlos quiso remediar esta afrenta de la historia. Financió su rehabilitación y esta imagen, colocada en su tumba fue bendecida por el arzobispo de Madrid, cardenal Carlos Osoro, en una ceremonia celebrada el pasado domingo.

Como explica Carlos Khevenhuller: “Se reconoce su figura porque hay muchísima documentación sobre él”. Escribía muchos diarios tanto en alemán como en español. Esos diarios se encuentran en la Biblioteca Nacional. “La historia se escribe clarísimamente de esa información”.

Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...




Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.