Aleteia logoAleteia logoAleteia
jueves 18 abril |
San Francisco Solano
Aleteia logo
Cultura e Historia
separateurCreated with Sketch.

Dulce María Loynaz: Una de las poetas cubanas más universales

Dulce Maria Loynaz

Cayambe-(CC BY-SA 4.0)

Sandra Ferrer - publicado el 09/03/23

Fue la primera mujer latinoamericana en recibir el Premio Cervantes

Dulce María Loynaz es uno de los nombres propios de la poesía cubana. Con una producción extensa, no en vano empezó a escribir siendo una niña, en sus versos se coló uno de los puntales de su existencia, su fe católica. Abogada de profesión, poeta de corazón, la autora cubana llevó por todo el mundo el magnífico talento de su obra.

Recibió honores y condecoraciones y se ganó el cariño de todas las personas que conoció en los muchos viajes que realizó a lo largo de su vida. En su Cuba natal vivió, sin embargo, un largo exilio interior. 

Se llamaba María de las Mercedes Loynaz Muñoz y era una de los cuatro hijos del general del Ejército Libertador Enrique Loynaz y su esposa, María de las Mercedes Muñoz. Nació el 10 de diciembre de 1902 en La Habana y creció feliz en la casa familiar del barrio de El Vedado.

Ni ella ni sus hermanos acudieron al colegio, pero no por eso fueron niños iletrados. Los más rígidos y preparados tutores dieron a los cuatro hermanos una estricta educación. Además de la formación académica, Dulce María descubrió desde pequeña la pasión por la poesía, que empezó a cultivar en el ambiente culto de su hogar. En 1919, con dieciséis años, se decidió a publicar algunos de sus versos y lo hizo en el diario La Nación.

Terminados los estudios en casa, Dulce María ingresó en la Universidad de La Habana donde se doctoró en derecho civil en 1927 y fue nombrada posteriormente Doctor Honoris Causa. A pesar de que nunca tuvo gran vocación como letrada, ejerció la abogacía hasta 1961, encargándose principalmente de asuntos familiares.

Su hogar fue también hogar de cultura, al que acudieron sus amigos, entre los que se encontraban figuras como Federico García Lorca, Gabriela Mistral o Juan Ramón Jiménez. Apasionada de la poesía de otras personalidades, Dulce María mantuvo relación epistolar con la poeta uruguaya Juana de Ibarbourou.

Señor que lo quisiste: ¿para qué habré nacido?

¿Quién me necesitaba,quién me había pedido?

¿Que misión me confiaste?

Y ¿por qué me elegiste,yo, el inútil, el débil,

el cansado…? El triste.

[…]

Que hay un sentido oculto en la entraña de todo:

en la pluma, en la garra, en la espuma, en el lodo…

Que tu obra es perfecta: ¡Oh, Todopoderoso,

Dios Justiciero, Dios Sabio, Dios Amoroso!…

El Dios de los mediocres, los malos y los buenos…

En tu obra no hay nada ni de más ni de menos…

Años después, Dulce María empezó a publicar sus poemas y una novela, Jardín. Además de un libro de viajes, inició una serie de colaboraciones con cabeceras americanas y españolas. También escribió una autobiografía bajo el título Fe de vida. Sus versos eran de muy distintos temas, llegó a escribir un poema laudatorio al faraón egipcio Tutankamon, cuya figura la impresionó en un viaje a Egipto. Pero muchos de sus versos reflejaron su profunda fe en Dios.

Padre nuestro que estás en la tierra, 

en la fuerte y hermosa tierra;

en la tierra buena:

Santificado sea el nombre tuyo

que nadie sabe; que en ninguna forma

se atrevió a pronunciar este silencio

pequeño y delicado…este

silencio que en el mundo

somos nosotras las rosas…

Venga también a nos, las pequeñitas

y dulces flores de la tierra,

el tu Reino prometido…

 Hágase en nos tu voluntad, aunque ella

sea que nuestra vida sólo dure

lo que dura una tarde…

Dulce María se casó con Pablo Álvarez Cañas, con quien compartió su pasión por la cultura y la literatura. La revolución cubana que cambió la vida de tantas personas, obligó a la poeta a vivir un exilio interior. A pesar de que recibió múltiples propuestas de países como España o los Estados Unidos, se negó a dejar su patria. Su postura apolítica le permitió vivir relativamente tranquila, rodeada de su fe y su poesía.

Amor es amar desde la raíz negra.

Amor es perdonar;

y lo que es más que perdonar,

es comprender…

Amor es apretarse a la cruz,

y clavarse a la cruz,

y morir y resucitar…

¡Amor es resucitar!

La calidad y profundidad de sus versos le valieron el respeto de literatos e instituciones. En 1959 fue elegida miembro de número de la Academia Cubana de la Lengua y recibió el Premio Nacional de Literatura. En España, recibió la gran cruz de la Orden de Alfonso X el Sabio, el título de dama de la Orden de Isabel la Católica y, el más prestigioso reconocimiento a las letras hispanas, el Premio Cervantes, en 1992.

Virgen María: A tu luna azul…

Yo iría

esta noche tan larga

a recoger un poco de luz…

Hoy tengo aquí un camino de tierra

dura, gris…

Pero aún me vuelvo en la indecisa hora

y pruebo a llamarte…

Su última aparición pública fue en la puerta de su casa, para recibir un sentido homenaje organizado por la Embajada de España en Cuba. Pocos días después, el 27 de abril de 1997, fallecía tras una larga vida de noventa y cinco años. 

Su obra, traducida a muchos idiomas, la mantiene viva. 

Tags:
cubaliteraturamujer
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...




Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.