Aleteia logoAleteia logoAleteia
viernes 24 mayo |
María Auxiliadora
Aleteia logo
Espiritualidad
separateurCreated with Sketch.

¿Cuándo comenzó la Iglesia a usar hostias?

HOSTIE-GODONG-FR388059A.jpg

Fred de Noyelle / GODONG

Lucia Graziano - publicado el 08/03/23

El uso de las hostias redondas y sin levadura es ciertamente muy antiguo, pero no se remonta al comienzo de la era cristiana

Los Evangelios son claros: en la Última Cena, Jesús “tomó pan” (Lc 22,19). También sabemos que Jesús usó pan ácimo, y por lo tanto sin levadura, como símbolo de la Pascua. Sin embargo, los panes sin levadura y las hostias no son exactamente lo mismo, ni se ven iguales. Entonces, ¿cuándo apareció la costumbre de usar hostias redondas y planas en las celebraciones litúrgicas?

La costumbre es ciertamente muy antigua, pero no se remonta al comienzo de la era cristiana. 

De hecho, si los sacerdotes de los primeros siglos consagraban el pan común con levadura, es probable que hasta el siglo VII no se empezaran a utilizar las hostias.

La distribución de las hostias en la Europa carolingia

En el año 693, el XVI Concilio de Toledo decidió que los panes a consagrar debían prepararse específicamente para la misa y que se procuraría que fueran de pequeño tamaño. 

En el siglo VIII, el erudito y teólogo inglés Alcuino de York se pronunció a favor de los panes planos sin levadura, señalando su similitud con el pan sin levadura que Jesús había comido en la Última Cena. 

Casi al mismo tiempo, el monje benedictino y teólogo Raban Maur también señala que el Antiguo Testamento prohibía explícitamente el uso de pan con levadura para los sacrificios

Si bien la Nueva Alianza había permitido a los cristianos romper muchos tabúes, el santo consideró que debían preferirse las hostias sin levadura. 

En el siglo IX, la costumbre estaba bien establecida. Muchos liturgistas parecen darlo por sentado, y los registros de la Iglesia comenzaron a registrar la compra masiva de moldes para hostias, a menudo decorados con imágenes de temas sagrados. 

Más significativo aún, los escritos de los siglos X y XI recogen las protestas de ciertos “tradicionalistas” que no apreciaban esta innovación y a quienes les hubiera gustado seguir consagrando los habituales panes de masa madre. 

Son precisamente estas críticas aisladas las que permiten adivinar la difusión de esta nueva práctica en la época.

Como moneditas blancas para enriquecer el alma

Estas hostias eran preparadas exclusivamente por monjes que aprovechaban esos momentos para rezar o cantar himnos sagrados. Luego repartían las hostias a las iglesias que las habían pedido. 

Sin embargo, no se trataba todavía de las hostias que conocemos hoy. Según las fuentes de la época, su diámetro era mayor

Era costumbre, por ejemplo, apilarlas sobre el cáliz de la Misa, lo que obviamente presupone que las hostias eran más grandes que el cáliz. 

Otras fuentes también nos dicen que eran lo suficientemente grandes como para consumir sus fragmentos durante varias semanas. 

Para evitar que se dispersrann pequeños fragmentos cuando el pan se rompía repetidamente, los monjes sintieron la necesidad de cambiar a “porciones individuales”.

Sin embargo, la consistencia de las hostias era extremadamente desmenuzable. Entonces, para evitar que se desparramaran pequeños fragmentos durante el fraccionamiento repetido del pan, los monjes sintieron la necesidad de cambiar a “porciones individuales”. 

Así nacieron las hostias pequeñas y redondas que aún hoy se utilizan en la misa. 

Aun así, algunos moralistas discreparon porque estas hostias parecían monedas. Sin embargo, esta crítica fue rápidamente reinterpretada positivamente por el teólogo Honoré d’Autun (siglo XII). 

La analogía era bastante relevante. De hecho, era interesante ver que el nombre de Dios estaba impreso en las hostias, al igual que los nombres de los reyes de la tierra en las monedas.

También las hostias, en efecto, son monedas, y entre las más preciosas: las únicas con las que es posible enriquecer el alma y gozar del privilegio de hablar de corazón a corazón con Dios. 

Tags:
eucaristiahistoriaiglesia catolica
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...




Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.