Aleteia logoAleteia logoAleteia
sábado 20 abril |
Santa Inés de Montepulciano
Aleteia logo
Cultura e Historia
separateurCreated with Sketch.

La verdad sobre el “pasado nazi” de Joseph Ratzinger

ratzinger-043_dpa_10164310

MATTHIAS SCHRADER / DPA / DPA PICTURE-ALLIANCE VIA AFP

Joseph Ratzinger (segundo desde la izquierda) se alistó en una unidad de defensa antiaérea, 1943-1944.

Aleteia Francés - publicado el 03/03/23

Hace diez años, Benedicto XVI anunció su dimisión.El día de su muerte un canal nacional francés tituló "Muerte de Benedicto XVI: la sospecha de un pasado nazi, nunca borrado del todo". El historiador Jean Chaunu, autor de un "Esbozo de un juicio cristiano sobre el nazismo" (F.-X. de Guibert, 2008), vuelve sobre esta pérfida leyenda inventada para desacreditar la autoridad del teólogo Joseph Ratzinger, a quien sus adversarios apodaron el "Panzerkardinal".

“Panzerkardinal”: este apodo despectivo fue dado a Joseph Aloisius Ratzinger (1927-2023) en 1985, entonces prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, por la prensa popular inglesa.

Veinte años después, Joseph Ratzinger, sucesor de Juan Pablo II, eligió el nombre de pila de Benedicto, en homenaje al Papa que había intentado detener la matanza entre los beligerantes de la Primera Guerra Mundial, y que fue apodado “Papa Boche” por la izquierda radical y por la derecha nacionalista francesa de la época.

Historia para recordar que si pasan los insultos, la caridad, no pasa y que es una con la verdad. “Papa boche” (Benedicto XV), “Papa antisemita” (Pío XII), “Panzerkardinal” (Ratzinger que se convirtió en Benedicto XVI), la esencia de los insultos es revelar a quien los pronuncia, más que a su objetivo. El insulto es una ilusión retrospectiva de hablar como dice Bergson. Se burla de la historia, pero la historia nunca se burla del día del juicio final al que tiende.

Un producto imaginario

El Panzerkardinal nació así en octubre de 1985. Es, por así decirlo, el producto imaginario de una polémica suscitada por el teólogo suizo Hans Küng (1928-2021), antiguo colega universitario de Ratzinger en Tübingen, quien fue en su momento el diva mediatizada del progresismo y que aporta todos los ingredientes necesarios al espantapájaros mediático.

Peter Seewald resumió el camino paralelo de estos dos hombres, entre el que luchaba por defender e implementar “el concilio real” y el que pretendía defender el “espíritu del concilio”, es decir, un conciliarismo de progreso al que se refería Ratzinger a un “consejo de periodistas” (Benedicto XVI, Une vie, t. 1, Chora 2022, p. 517).

Las Conversaciones sobre la Fe con Vittorio Messori comenzaron con una reseña de prensa sobre “el Panzer-Kardinal que nunca ha abandonado las vestiduras suntuosas y la cruz pectoral dorada de un Príncipe de la Santa Iglesia Romana” (Fayard 1985, p.5). Más bien, el Cardenal Ratzinger se hizo notar por todos los que se acercaron a él por su modestia, su espíritu de diálogo, la sobriedad de su forma de vida y su defensa de la fe. “Porque básicamente, reconoce Seewald, ningún eclesiástico ha atacado con tanta vehemencia el burocratizado sistema católico de pensamiento y administración, excepto el prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe” (op. cit., p. 227).

Esto fue en un momento en que el concepto de “liberación” abarcaba varios productos básicos: la “teología de la liberación” era moneda corriente en América Latina mientras que el libertarismo burgués posterior al 68, que intuía que se acercaba el fin del régimen soviético, estaba ganando poder en Occidente. . . Pero el primero que formuló la crítica a la llamada teología de la liberación, que era más bien una teología de la alienación marxista, fue en realidad Pablo VI en la exhortación apostólica Evangelii nuntiandi sobre “la evangelización del mundo moderno” del 8 de diciembre de 1975. .

Una resistencia de almas

La expresión “Panzerkardinal” revelaba sobre todo el desconocimiento de la historia de Alemania y Baviera, patria de los Ratzinger. Fue de Baviera, una tierra católica, donde los puntajes electorales del NSDAP eran bajos, de donde vino la primera condena del racismo y el antisemitismo nazis por parte de Monseñor Faulhaber, arzobispo de Munich, y sus sermones de Adviento.

Era el mismo Faulhaber que había apoyado al periodista católico Fritz Gerlich (asesinado en Dachau en 1934 por su resistencia al hitlerismo). Fue nuevamente Faulhaber quien, junto con los obispos von Galen y von Preysing, formó parte del grupo de obispos involucrados en la redacción de la encíclica Mit Brennender Sorge sobre el nazismo (1937). Fue en Munich donde nació el grupo de la Rosa Blanca, que distribuyó miles de opúsculos y del que Ratzinger se enteró cuando estaba en el seminario.

Peter Seewald no deja de recordar que en las diócesis bávaras, la mitad del clero había sufrido persecución, desde una simple multa hasta la ejecución, pasando por Dachau donde fueron encarcelados 2.720 sacerdotes católicos de toda Europa y donde perecieron 1.034 de ellos (Guillaume Zeller, Los cuarteles de los sacerdotes, Dachau 1938-1945, Tallandier 2015).

Y, de hecho, la práctica religiosa en Baviera no decayó durante los años del nazismo. “La amenaza a la religión en realidad ha llevado a muchos católicos a intensificar su vida religiosa. Manifestaciones de mujeres y peticiones obligaron incluso a los nazis a revocar la orden de retirar los crucifijos de las aulas” (Benedicto XVI, Una vida, t. 1, p. 108).

Sobre el seminario, nos dice Ratzinger, “no hubo una resistencia activa a la dictadura, pero gracias al humanismo cristiano de la vieja generación de maestros, hubo sin embargo una resistencia de las almas que protegían de su veneno” (ibid.).

[EN IMÁGENES] La infancia de Benedicto XVI o el nacimiento de una vocación:

Artículo escrito en la edición francesa por Jean Chaunu

Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...




Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.