Aleteia logoAleteia logoAleteia
martes 27 febrero |
San Gabriel de la Dolorosa, clérigo pasionista
Aleteia logo
Estilo de vida
separateurCreated with Sketch.

La prohibición de viajar en tren con 4 hijos, vista por una madre de 12

shutterstock_1628452942.jpg

Shutterstock/ artist designer

Prohibición dirigida a los niños y las niñas.

Mar Dorrio - publicado el 03/03/23

La instagramer Mar Dorrio se solidariza con la madre de 4 que quedó en tierra porque la compañía de trenes lowcost Ouigo no permitió que subiera al tren con sus pequeños

El futuro de Aleteia depende de la generosidad de sus lectores.
Para garantizar que Aleteia siga siendo y para difundir la esperanza,
haz una donación a Aleteia

DONE AHORA

Echo de menos la época en que se cantaba «El patio de mi casa es particular…». En esa época, en casi todas las casas había niños, niños que bajaban a la calle a jugar con un balón, con una comba, que estrenaban sus patines y lanzaban peonzas. Generaban vida, esa vida que tiene la banda sonora de las risas, las canciones, los llantos y hasta de las discusiones de a quién le toca pandar.

Un día, hace muchos años, cuando estaba lejos de tener a los twelve, cuando sólo eran cuatro, bajé al patio de mi casa con ellos, y con una vecina y sus dos princesas. El resultado fue… que no volvimos a bajar más. ¡Y os prometo que se portaron bien! Pero el patio de mi casa, por desgracia, no es particular, como dice la canción. Como casi todos los patios de casi todas las casas, solo recibe las ocasionales visitas de unas desafortunadas pinzas de tender la ropa caídas en acto de servicio.

A los patios, a las calles, a las gentes de esta sociedad, les molestan los niños, y, con la falta de costumbre al haber cada vez menos, su banda sonora les resulta absolutamente insoportable y la califican como intolerable.

Les prohibieron viajar en tren

Los niños se han convertido en seres temidos, cuestionados e incluso vetados, como pudo comprobar una madre de familia al intentar viajar en tren con sus hijos de Madrid a Valencia.

Esta madre de cuatro niños, de 8, 6, 3 y 1 año, con los billetes ya comprados, se quedó en el andén consolando a sus desolados niños, mientras retumbaba en su cabeza la voz de la interventora de Ouigo explicándole que, por motivos de seguridad, sólo se puede viajar con dos menores, a excepción de que uno sea menor de tres años: en ese caso, se puede viajar con tres.

¿Norma?

Una norma de «seguridad» establecida seguramente por alguien que nunca ha viajado con niños. Mis queridos señores: un menor de tres años incapacita más que uno mayor para atender a otros en caso de accidente o de tener que salir corriendo (las palabras de la interventora fueron: «No podría salir corriendo con los cuatro, ni coger a los cuatro»).

Con un menor de tres años dejan viajar con tres niños, pero no dejan viajar con tres de 12, 10 y 8 (que corren más que yo)… por seguridad.

Si quieren un comité de expertos que les asesore en temas de niños, de seguridad, de cómo entretenerlos, que hablen con padres de familia numerosas: se sorprenderán de sus ideas revolucionarias e ingeniosas (están acostumbrados a agudizar el ingenio) e incluso de sus capacidades físicas (la familia numerosa te mantiene en forma).

Mi querida madre en apuros: sé que prefieres mantenerte en el anonimato. Quiero decirte que ojalá hubiese estado allí para levantar la mano y decir: «¡Dos son míos!». Y que consiguiéramos así recrear un
«fuenteovejuna familiar», en el que esos niños fueran de todos los pasajeros.

Cuando a los padres de familias numerosas se nos presupone incapaces de atender a nuestros hijos, cuando se nos discrimina de una forma tan flagrante, necesitamos una ley que, sí o sí, nos defienda de estas injusticias.

¿Y en un autobús escolar?

Es llamativo que la Dirección General de Tráfico considere que un autobús escolar necesita un acompañante, sólo uno, si el cincuenta por ciento de los viajeros, o más, son menores de doce años. El acompañante, en caso de accidente, ¿podrá correr con o coger al cincuenta por ciento o más de los niños del bus escolar?
Y, si los padres de familia númerosa hacemos el cursillo de acompañante de bus escolar, ¿nos dejarán viajar con nuestros hijos? Why not?

Nota: la compañía Ouigo pidió disculpas ayer públicamente por lo que considera que fue «una interpretación errónea» de la letra pequeña de sus billetes. Por su parte, la oleada de indignados en las redes sociales y en los medios de comunicación ha dejado claro que las familias quieren vivir en una sociedad que les respete y les apoye.

Tags:
empresafamiliafamilia numerosa
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...




Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.