Aleteia logoAleteia logoAleteia
jueves 08 junio |
San Medardo
Aleteia logo
Espiritualidad
separateurCreated with Sketch.

La virtud del esfuerzo según san Simeón el Estilita

ST SIMON THE STYLITE,SIMEON THE STYLITE

PD

Patricia Navas - publicado el 26/02/23

San Simeón el Estilita (389-459) asombró a los que le rodeaban con su devoción y sentido del sacrificio. Algunos lo consideran exagerado, pero podemos sacar algunas lecciones de su vida sobre la virtud del esfuerzo

Antioquía, siglo V. Mientras su mente intenta comprender el absurdo que le acaban de lanzar, el monje Bassos mira al hermano Simeón con la boca abierta. Este último sonríe serenamente mientras espera la respuesta a su petición. Como si no le hubiera pedido a Bassos que lo encerrara en su celda durante la Cuaresma

– ¿Has perdido la cabeza?, finalmente exclama el monje. ¿Amurallarte durante cuarenta días sin agua ni comida? ¡De ninguna manera! 

Es verdad que los monjes deben ser aún más frugales y ligeros durante la Cuaresma. Y Simeón es conocido por sus intensas penitencias y sacrificios por el Señor. ¡Pero el esfuerzo no significa locura! 

Al ver la mirada escandalizada de su amigo, Simeón le pide que deje un poco de pan y una jarra de agua por si su cuerpo ya no aguanta. Pero vuelve a rogar a Bassos que acceda a su loca petición. 

Para agradar a Dios

De hecho, Simeón ha sido un amante de Cristo desde la infancia. Todo comienza el día que sus padres lo llevan a misa. Después de escuchar un sermón sobre las Bienaventuranzas, el pequeño Simeón quiere saber cómo entrar en el reino de Dios. Se apresura a interrogar al sacerdote. Este le dice que debe rezar, rezar de nuevo y hacerse monje. 

Poco después, Simeón tiene un sueño. Se ve a sí mismo, con los pies en el barro, cavando los fundamentos. Mientras cava y cava, sus brazos se cansan y quiere parar. Entonces una voz suave pero firme le susurra al oído. 

– ¡Vuelve a cavar!¡Puedes construir cuando hayas cavado bien!

Cuando se une al monasterio de Teleda, Simeón solo tiene una idea en mente: agradar a Dios sin reservas. 

Impresiona y asusta a sus hermanos por los sacrificios que se impone a sí mismo, particularmente en forma de ayuno. Al hacer esto, Simeón comparte el dolor de Cristo y hace penitencia por el mundo. 

MAN,PRAYS,CHURCH
Te puede interesar:¿Qué es hacer penitencia?

Lo envían de regreso, esperando que cuide su salud. Pero no hay manera. Simeón se refugia en una cisterna. 

Cinco días después, es llamado de regreso al monasterio. Diez años después, va a Tellamisos, cerca de Antioquía, acompañado del hermano Bassos. 

De mala gana, este último acepta la petición de su hermano. El día de Pascua se apresura a liberar a Simeón de su celda. Su corazón casi se detiene cuando lo descubre en el suelo. Se apresura a hacerle beber el agua del cántaro que no ha tocado. El enclenque monje tampoco ha tomado una miga. 

«No he excavado lo suficiente«, dice, para consternación de Bassos.

28 cuaresmas y una columna del cielo

De hecho, Simeón no está satisfecho con su Cuaresma. Entonces, una vez celebrada la Pascua, comienza de nuevo por segunda vez. Luego una tercera. Una décima. Hasta repetir la hazaña veintiocho veces. Al cabo de estos tres años, el ejercicio le parece demasiado fácil a Simeón para seguir haciendo penitencia de esta manera. 

Después de muchas reflexiones, Simeón parte hacia Siria y descubre unas ruinas en la cima de una montaña. Entre ellas, una columna sigue en pie. Sin dudarlo, el monje sube y se instala en la cima. Inmediatamente, se siente más cerca de Dios. Tanto es así que Simeón nunca más volverá a bajar. 

Su nombre luego se extiende como la pólvora. Va gente de todas partes a verlo. Los obispos le piden consejo, los enfermos imploran su bendición y los peregrinos rezan a su lado. Obtiene varios milagros

Incluso en la parte superior de su columna, Simeón dedica tiempo a quienes acuden a él. El propio emperador Teodosio II lo estima mucho.

Simeón muere en una posición de oración todavía encaramado a lo alto de su columna en el año 459. Se dice que pasó treinta años entre el cielo y la tierra.

La virtud del esfuerzo

A través de la lupa de los tiempos modernos, los sacrificios de san Simeón el Estilita parecen excesivos. 

Pero la vida del monje que quería agradar a Dios no está exenta de lecciones. Cualquier esfuerzo repetido se vuelve cada vez menos doloroso. Es bueno tener esto en cuenta cuando te esfuerces por cumplir tus propósitos de Cuaresma.

Tags:
esfuerzopenitenciasantosvirtud
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...




Envía tu intención a la red de 550 monasterios


Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.