Aleteia logoAleteia logoAleteia
domingo 28 mayo |
San Agustín de Canterbury
Aleteia logo
Estilo de vida
separateurCreated with Sketch.

Las obras de Roald Dahl, censuradas y reescritas por su editorial

WONKA

Fredrikson | Shutterstock

Willy Wonka, uno de los personajes de Roald Dahl.

Merche Crespo - publicado el 21/02/23

Libros infantiles como “Charlie y la fábrica de chocolate” o “Matilda” presentan textos modificados. Han borrado palabras como "gordo" o "feo" y autores como Joseph Conrad o Kipling, a los que el escritor citaba. La editorial dice que es para que sean obras "inclusivas"

Roald Dahl (1916-1990) es quizá uno de los autores de literatura infantil que ha marcado las lecturas de muchas generaciones de niños y jóvenes. Sus historias son entretenidas y divertidas y sus personajes muy queridos.

Por poner cifras, el autor publicó un total de 17 cuentos para niños de todo el mundo que han sido traducidos a más de 60 idiomas. Según The Roald Dahl Story Company, lleva 300 millones de libros vendidos y cada 2’5 segundos vende un libro nuevo.

Además, sus historias han sido llevadas al teatro, al cine y sus musicales encandilan a adultos, jóvenes y niños.

Cultura de la cancelación

Sin embargo, 30 años después de su muerte parece que su sello editorial, Puffin, del grupo Penguin Random House,considera que sus historias y sus palabras están obsoletas y ha decidido realizar algún cambio en sus páginas.

Estas «correcciones» han sido realizadas con la colaboración de «Inclusive Minds«, que su portavoz describe como «un colectivo para personas apasionadas por la inclusión y la diversidad en la literatura infantil para que los libros puedan seguir siendo disfrutados por todos hoy».

Así que los editores han decidido cambiar ciertos aspectos de las obras de este autor, sobre todo los relacionados con el peso, salud mental, género o raza de sus personajes y algunas situaciones que ahora se pueden considerar violentas.

Sensibilidad de género

El «borra, corta y pega» de las modificaciones realizadas incluye aspectos como el cambio de género. Así en «Matilda» el personaje de Miss Trunchbull es ahora descrito como la «mujer más formidable» («the most formidable woman»), en lugar de «the most formidable female», en la versión original.

De la misma forma, los pequeños Oompa Loompas -trabajadores de Willy Wonka- que aparecen en la novela «Charlie y la fábrica de chocolate» han dejado de ser «hombres pequeños» para convertirse en «personas pequeñas».

Y los roles parentales también han variado, como en «El cocodrilo enorme»:

(Edición 2001)

«Su madre les había dado permiso para que comieran en el campo.»

(Edición 2022)

«Sus padres les habían dado permiso para que comieran en el campo.»

Perspectiva feminista

En definitiva, la intención es hacer las obras más inclusivas, menos ofensivas y que cumplan con la perspectiva feminista.

Por ejemplo, la pequeña Matilda, que es una gran lectora, ya no lee al poeta Rudyard Kipling ni Joseph Conrad, sino a la novelista Jane Austen.

(Edición 2001)

«Navegó en tiempos pasados con Joseph Conrad. Fue a África con Ernest Hemingway y a la India con Rudyard Kipling»

(Edición 2022)

«Fue a las haciendas del siglo XIX con Jane Austen. Viajó a África con Ernest Hemingway y a California con John Steinbeck.»

Y una de las brujas de la novela del mismo nombre, deja de hacerse pasar por «cajera de supermercado o secretaria» y ahora es «científica o empresaria».

Gordofobia

La prosa de Dahl siempre fue provocadora y en ocasiones hiriente. Pero era ficción, algo que parece que sus editores hayan olvidado. El caso es que el autor solía usar de forma recurrente en sus obras el adjetivo «gordo» para describir a sus personajes. Calificativo que hoy puede sonar gordófobo.

El caso es que, si seguimos comparando las ediciones de algunos libros del autor de 2001 y 2022, comprobamos que «gordo» se ha suprimido y sustituido por “enorme”. Por ejemplo, el niño Augustus Gloop, uno de los cinco elegidos para visitar la fábrica de chocolate, ahora ya no es gordo sino enorme.

Ya no aparece ningún gordo en sus novelas «James y el melocotón gigante», ni en «El cocodrilo enorme», ni en «Los cretinos» ni en «Las brujas». Tampoco hay feos.

No sólo palabras

Pero los cambios no han sido palabras sueltas solamente. En ocasiones hansido frases completas para dar contexto.

Es el caso de «Las brujas», cuando la abuela del protagonista le advierte antes de tirar del pelo a las mujeres para comprobar si llevan peluca. En la nueva edición se aclara con la frase añadida de que «Hay muchas otras razones por las que las mujeres pueden usar pelucas y ciertamente no hay nada malo en eso».

Justificación de los cambios

Las nuevas ediciones de sus libros irán acompañadas del siguiente aviso ubicado en la última página, junto a los derechos de autor: «Las maravillosas palabras de Roald Dahl pueden transportarte a mundos diferentes y presentarte a los personajes más maravillosos. Este libro se escribió hace muchos años, por lo que revisamosregularmente el lenguaje para asegurarnos de que todos puedan seguir disfrutándolo hoy».

Y señalan también que estasrevisiones son habituales. «Al publicar nuevas tiradas de libros escritos hace años, no es inusual revisar el lenguaje utilizado junto con la actualización de otros detalles, como la portada y el diseño de página de un libro.»

¿Roald Dahl obsoleto?

Añaden para justificarse: «Nuestro principio rector en todo momento ha sido mantener las tramas, los personajes y la irreverencia y el espíritu afilado del texto original. Todos los cambios realizados han sido pequeños y cuidadosamente considerados«.

Podemos preguntarnos ¿considerados por quién? Si fue Roald Dahl quien los escribió así para el disfrute de generaciones de niños y jóvenes. ¿Es que ahora ya no son políticamente correctas sus descripciones de personajes de ficción?, ¿sus historias son obsoletas?, ¿no cumplen con la nueva moral?

Versiones en otros idiomas

Sin embargo, los editores franceses, holandeses y también los que tienen los derechos en habla hispana han asegurado que mantendrán sus ediciones tal y como están. Según ellos sus historias «pierden su poder» si el lenguaje se cambia.

Así lo ha manifestado la editorial Alfaguara y Santillana. Esta última lleva más de 40 años publicando los libros del escritor y ha transmitido a los agentes británicos que no adaptarán los libros.

En su perfil de Twitter han escrito:

«Siempre hemos defendido la literatura infantil y juvenil, y publicado libros sin atender a ningún tipo de censura, con independencia de las modas y circunstancias del momento”.

Contenido atrevido

En ocasiones sus obras ya resultaron molestas para algunos en vida del autor, por su atrevimiento y provocación. Incluso se le acusó de antisemitismo. De hecho su familia y la Roald Dahl Story Company han incluido unas palabras de disculpa en la web del autor.

Pero todo ello no impidió que su obra fuera difundida con notable éxito por los cinco continentes sin ningún problema. Sin embargo ahora estamos tan supersensibilizados, tenemos la piel tan fina que es difícil acertar con las palabras adecuadas. Aunque sean de ficción.

Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...




Envía tu intención a la red de 550 monasterios


Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.