Aleteia logoAleteia logoAleteia
jueves 23 mayo |
Jesucristo Sumo y Eterno Sacerdote
Aleteia logo
Espiritualidad
separateurCreated with Sketch.

¿Lamentarse es rezar?

WAILING WALL

VanderWolf Images I Shutterstock

Muro de las lamentaciones en Jerusalén

Sabine de Rozières - publicado el 17/02/23

Como el salmista que derrama gemidos, quejas y lamentos, ¿tienen los hombres derecho a quejarse?

La angustia de algunos puede conducir a resultados dramáticos, ¿quién no ha experimentado alguno a su alrededor? Llorar tu rabia y nombrar tu desesperación pueden ser soluciones y la Biblia está llena de lamentaciones así. Pero digamos que sólo se convierten en oraciones en la medida en que se dirigen a Dios.

Convierte la queja en oración 

La queja por sí misma sólo mantiene el sufrimiento, por lo tanto, es estéril. En cambio, cuando se deposita en el corazón de Dios, se convierte en oración, a la que el Padre no puede permanecer insensible, aunque su respuesta no sea siempre la que se le pide.

A los que se preguntan qué haría Dios en tal o cual situación, apostemos a que Él lloraría con nosotros el día de la prueba ya que es la forma más lograda de compasión. 

Incluso Jesús lloró por Jerusalén justo antes de expulsar a los mercaderes del Templo en el Evangelio de San Lucas (19, 41-44). 

“Al acercarse y ver la ciudad, lloró por ella, diciendo: “¡Si también tú conocieras en este día el mensaje de paz! (···). “No dejarán en ti piedra sobre piedra, porque no has conocido el tiempo de tu visita”.

Veamos ahora los que más se quejaron… para ponerlos en contexto, por supuesto.

Jeremías

Su Libro de Lamentaciones en el Antiguo Testamento le valió a este profeta ser portador de malas noticias para la eternidad. 

Mis ojos están desgastados por las lágrimas, mis entrañas tiemblan; vomito en tierra mi hiel ante la desdicha de la hija de mi pueblo, mientras desfallecen los niños y los infantes en las plazas de la ciudad.

Job

También está Job, el mayor de todos los hijos del Oriente, el hombre de las siete mil ovejas, tres mil camellos, quinientas yuntas de bueyes, quinientas asnas y una multitud muy grande de siervos. Dios permitió que Satanás lo probara y, a pesar de la pérdida de todas sus posesiones, sus hijos y su salud, permaneció fiel a su Señor. Sin embargo, un día, pres de la desesperación, comenzó a maldecir el día de su nacimiento (Job 3, 3):

“¡Perezca el día en que nací, y la noche que dijo: Un varón ha sido concebido!”

Las lamentaciones de Jesús en la cruz

The crucifixion of Jesus Christ on the mountain has a background as before the sunset

Evidentemente hasta Jesús se lamentó, retomando en su boca las palabras del Salmo 22:

“Dios mío, Dios mío, ¿por qué me abandonaste? ¡Las palabras que lanzo no me salvan! Mi Dios, de día llamo y no me atiendes, de noche, mas no encuentro mi reposo”

Entonces, ¿quiénes somos nosotros para dejar de llorar cuando se le permite al mismo Hijo del Hombre?

Como nos recuerda el Catecismo de la Iglesia Católica (2584): A solas con Dios, los profetas extraen luz y fuerza para su misión. Su oración no es una huida del mundo infiel, sino una escucha de la palabra de Dios, es, a veces, un debatirse o una queja, y siempre una intercesión que espera y prepara la intervención del Dios salvador, Señor de la historia.

El Muro de las lamentaciones

También está el famoso Muro de las lamentaciones de Jerusalén, donde todos acuden a presentar sus quejas contra Dios con un gesto de humildad, metiendo su papelito en las grietas de la pared. 

Sin embargo, el uso de este término parece ser un tema realmente conflictivo en la semántica del conflicto palestino-israelí. Unos prefieren el término “Muro occidental” mientras que los otros usan “Muro de las lamentaciones” o “El-Bourak”.

La clave es no olvidar dirigirse a Dios en lugar de a los hombres. La fe transforma la ansiedad en confianza.

Tags:
bibliadolorfeoraciónsufrimiento
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...




Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.