Aleteia logoAleteia logoAleteia
jueves 08 junio |
San Medardo
Aleteia logo
Espiritualidad
separateurCreated with Sketch.

Cómo educar para una cultura de la vida y la acogida

Recém-nascida de touca e luva

Natalia Kirichenko | Shutterstock

Francisco Borba Ribeiro Neto - publicado el 16/02/23

La cultura de la muerte está entre nosotros – ¡y no es sólo una cuestión de aborto o eutanasia! Entiende:

Los cristianos a veces caen en una trampa peligrosa. En la Evangelium Vitae, san Juan Pablo II denunció el aborto y la eutanasia como los gestos más emblemáticos de la «cultura de la muerte», pero eso no quiere decir que sean las únicas manifestaciones de esta forma de ver el mundo.

Si restringimos la defensa de la vida a la lucha contra el aborto y la eutanasia, muchas veces no vemos otras amenazas, además de no darnos cuenta de la raíz de este fenómeno. 

Quizás peor aún, podemos dejarnos instrumentalizar por personas que, en el fondo, viven según una cultura de la muerte y que simplemente se declaran en contra del aborto y la eutanasia para que no veamos sus otras fechorías.

La raíz del problema

Francisco llamó a esta cultura la del «descarte». El término puede parecer menos impactante que «cultura de la muerte», pero permite percibir cómo el fenómeno es más amplio (cf. Fratelli tutti , FT 18-21). 

Pocas personas están dispuestas a cometer un asesinato, pero muchas «descartan» a otras, directa o indirectamente. Y descartar a una persona puede significar condenarla a muerte.

grupa nastolatków naśmiewa się z kolegi

¿Qué hay detrás de este fenómeno? ¿Cómo pueden personas buenas y bien intencionadas tener esta mentalidad? ¿Cómo podemos sumergirnos en esta mentalidad, ya que a menudo la compartimos sin darnos cuenta…?

Paradójicamente, la cultura de la muerte y el descarte nace de una idolatría de la vida

La «dictadura del éxito»

Vivimos en una sociedad que valora el placer de vivir y el poder de los que están vivos por encima de todo. 

Todos tenemos la obligación de ser felices, de tener una vida llena de placeres y éxitos. 

Las redes sociales son el registro más evidente de esta «dictadura del éxito«: una colección interminable de gente sonriente, bien vestida, en lugares paradisíacos, comiendo deliciosos platos, etc. 

FEMME SELFIE

Incluso es de «mal gusto» o «políticamente incorrecto» mostrarse desamparado, en un momento de dificultad o de sufrimiento.

Eliminar lo que amenace el placer

En un reflejo evidente de esta postura, cualquier amenaza al placer, cualquier fuente de sufrimiento, cualquier relación que ya no sea placentera debe ser eliminada, incluso si eso significa descartar a una persona, matar a un niño por nacer, eliminar a una persona enferma o anciana.

Los que viven sin placer, las personas sin poder, no tienen la misma dignidad y los mismos derechos que los demás.

Dicho de esa manera, la declaración puede parecer impactante y pocos se identificarían inmediatamente con ella. 

Pero así vivimos muchas veces y utilizamos mecanismos de invisibilidad y justificación para no darnos cuenta de la realidad en la que estamos inmersos.

Una respuesta positiva

El escándalo moral y culpabilizar ideologías e ideólogos pueden hacernos sentir mejor, pero no resuelven el problema. 

¿Cómo podemos educarnos en una cultura de vida y de respeto por los derechos de los demás?

Benedicto XVI, en una entrevista en su viaje a Brasil, hablando del aborto, dio una primera respuesta esencial: es necesario educar para la belleza de la vida y para la esperanza.

La vida también es bella en sus momentos de dolor y sufrimientoLa esperanza puede vencer las dificultades, no ser una ilusión engañosa, sino la fuerza que nos permite construir una vida mejor, para nosotros y para los demás.

CARE

Así como la vida es lo opuesto a la muerte, acoger es lo opuesto a descartar.

Todos sentimos la necesidad de ser amados y acogidos: es esta experiencia la que nos hace conscientes de nuestra propia dignidad e incluso esperanza para el futuro. 

Una persona se posiciona a favor de la vida cuando descubre el poder del amor y la aceptación, cuando se da cuenta de que los fracasos, el sufrimiento y el dolor no tienen por qué tener la última palabra sobre la vida.

Es algo increíblemente simple, pero no siempre es fácil… Tanto es así que la cultura de la muerte y el descarte ha entrado en nuestra sociedad y, en cierto modo, se ha vuelto cada vez más hegemónica

Primero acoger, después corregir

Muchas veces, ante las dificultades, nosotros mismos parecemos perder la esperanza, asumimos actitudes individualistas, nos escandalizamos y nos dejamos condicionar por normas formales, incluso justas, pero carentes de espíritu.

La aceptación no elimina la corrección, sino que la precede. Primero damos la bienvenida y luego corregimos. 

La esperanza y la solidaridad siempre deben complementarse con la denuncia. La verdad no se comunicará adecuadamente sin la experiencia de la belleza.

Muchas veces a nosotros mismos nos falta el amor, la solidaridad, la verdad y la belleza, pero Dios nunca se cierra a quien lo busca. 

Vivir y comunicar esta positividad cristiana sigue siendo la mejor manera de afrontar la cultura de la muerte y construir una cultura de la vida y de la acogida.

Tags:
abortoacogidaeutanasiafilosofíarespetovida
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...




Envía tu intención a la red de 550 monasterios


Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.