Aleteia logoAleteia logoAleteia
martes 16 abril |
San Damián de Molokai
Aleteia logo
Espiritualidad
separateurCreated with Sketch.

El misterio de la última comunión de santa Teresa de Lisieux

ST THERESE,LISIEUX

© Mazur/catholicnews.org.uk | catholicrelics.co.uk

Agnieszka Bugała - publicado el 15/02/23

Ella oró por él todos los días durante seis años. Ofreció su última Comunión por él.

Ante la noticia de otro abandono del sacerdocio ya pocos se impresionan. Las apostasías se desencadenan también en quienes dieron ese paso.

Pero, ¿oramos más para dar fuerza a nuestros hermanos para que permanezcan -hasta la muerte y fielmente- como parte de la Iglesia de Cristo?

La tarea puede parecer difícil y, a primera vista, más allá de nuestras fuerzas, pero ¿para qué están los santos? 

Aquí está el testimonio de santa Teresita del Niño Jesús, que entregó su vida entera en el Carmelo por los sacerdotes.

Carmelo: un día añorado

9 de abril de 1888, lunes. Teresa Martin cumple 15 años en enero y finalmente puede unirse al Carmelo en Lisieux. 

Ha estado esperando este día, su corazón está lleno de una gran alegría, pero a pesar de su corta edad, no se hace ilusiones, sabe que acaba de entrar en el camino de un sinfín de dificultades.

Parece que debe sentirse bien en el lugar deseado, y bien es cómoda, cálida, plena, sin preocupaciones y problemas que resolver. 

Ya hay dos hermanas suyas en el carmelo. Esto sin duda debía darle la oportunidad de algún tipo de conocimiento y apoyo, aunque solo sea al principio.

Sin embargo, Teresa enfatiza que todo, desde el primer día, es como ella lo imaginó, lo cual implica grandes dificultades. 

En el monasterio hay un estilo de vida austero, hay muy poco tiempo para dormir, las comidas son modestas, tanto en cantidad como en calidad. 

A pesar de la presencia de dos hermanas suyas bajo un mismo techo, Teresa tiene un contacto muy limitado con ellas.

Pero ¿para qué todo esto ? ¿A los quince? No hay manera de ir sin fe. Sin amor no puede continuar y llegar al final. Sin esperanza, es imposible comprender el propósito y el significado del esfuerzo emprendido. ¿Cuál es el objetivo de Teresa?

Salvar a los sacerdotes

Su reacción es asombrosa. Preveía que habría problemas y que le esperaban muchos sufrimientos, sobre todo en la domesticación de sus hábitos, sus hábitos de confort y de habitaciones cálidas. 

Sin embargo, desde el primer día, no solo acepta estas dificultades con los brazos abiertos. No huye ni se encoge de miedo, sino que no quiere que se desperdicie nada de su sacrificio.

Ella decide que todo lo que tendrá que enfrentar, desde entonces hasta que muera, lo quiere sacrificar por los sacerdotes.

“El sufrimiento me tendió sus brazos, y yo me lancé a ellos con amor… Para qué vine al Carmelo, lo declaré a los pies de Jesús Hostia, durante el examen que precedió a mi profesión: vine a salvar almas, y especialmente para orar por los sacerdotes”.

Oración de santa Teresa por los sacerdotes

Oh Jesús, Eterno, Sumo Sacerdote,
mantén a Tus sacerdotes al cobijo de Tu Sagrado Corazón, donde nadie pueda dañarlos. 
Mantén inmaculadas sus manos ungidas que tocan Tu Santo Cuerpo diariamente. 
Mantén limpios sus labios, que están rociados con Tu Preciosa Sangre. 
Mantén puros sus corazones marcados con el gran sello de Tu sacerdocio. 
Hazlos crecer en amor y fidelidad a Ti,
protégelos de la corrupción y contaminación de este mundo. 
Junto con el poder de convertir el pan y el vino,
dales también el poder de cambiar los corazones. 
Bendice sus trabajos, para que den frutos abundantes. 
Que las almas a las que sirven sean su alegría y consuelo aquí en la tierra,
así como una corona eterna en la próxima vida. 
Amén”.

Sacerdotes que caen

Fue fiel a su decisión de orar por los sacerdotes hasta el último suspiro, que tanto le costó en la dolorosa agonía del 30 de septiembre de 1897.

Estaba convencida de que ningún sacerdote del mundo perseveraría fielmente en el sacerdocio y viviría de manera santa si no tenía apoyo en la oración (en órdenes religiosas, otros sacerdotes y laicos).

Comprendía totalmente la relación entre el sacerdocio ministerial y la Persona y el sacerdocio de Cristo. 

Ella creía que debido a esto, todo sacerdote está expuesto a un ataque de demonios las 24 horas del día , y que sin usar los frutos de las oraciones de la Iglesia, no puede hacer frente a estos ataques solo.

Incluso antes de entrar en el Carmelo, comprendió que a pesar de su gran dignidad, que eleva a los sacerdotes por encima de los ángeles, son personas débiles y defectuosas. 

Necesitan el apoyo constante de la oración para ser verdadera sal de la tierra. Si los vemos caer, debemos comprobar si hemos orado lo suficiente por su santidad, solía decir.

No sabemos los nombres de todos los sacerdotes por los que se sacrificó, ayunó y realizó mortificaciones. 

Muchas veces actuó de tal manera que entregaba los frutos de su trabajo para que los repartiera María, que sabe mejor qué y quién los necesita.

Charles Loyson: el sacerdote que Francia conoció

Sin embargo, gracias a la búsqueda de biógrafos, conocemos el nombre de un sacerdote al que Teresa tuvo especial cariño durante sus años en el Carmelo. Era un notorio apóstata, Carlos Loyson.

Carlos Loyson, llamado Père Hyacinthe, nació en 1827 en Orleans. En su juventud, escribió poesía, luego ingresó al seminario y en 1851 fue ordenado sacerdote en la Congregación de San Sulpicio. 

Ocho años después dejó esta comunidad porque quería ser fraile dominico. Cinco meses después se trasladó a los Carmelitas Descalzos.

Pronto se hizo famoso como predicador excepcional. Fue popular en toda Francia, especialmente en la catedral de Notre Dame en París, reuniendo a muchos oyentes a su alrededor. También predicó en Roma. 

En 1869, aprovechando la agitación en la Iglesia y la discusión sobre la infalibilidad papal, cometió un acto de apostasía y en 1872 se casó con una viuda americana. 

Siete años más tarde regresó a París y fundó la Iglesia cismática nacional francesa conocida como la Iglesia Católica Galicana (Église Catholique Gallicane). También distribuyó publicaciones en las que reconciliaba el Evangelio con el Corán.

Inició una campaña de agitación por su Iglesia y viajó por toda Francia. En 1891 llegó a Normandía y la prensa local escribió extensamente sobre su iniciativa. 

Los periódicos católicos fueron muy críticos con las ideas de Loyson. Y eso es exactamente lo que encontró Teresa. Ella no esperó, comenzó una verdadera tormenta de oración.

Quiere el regreso de todos los que se han ido…

“Si Jesús no hubiera deseado la conversión de Loyson, ¿habría despertado en el corazón de sus pequeñas esposas un deseo inalcanzable? No, es bastante seguro que Él desea más que nosotros traer de vuelta al redil a esa pobre oveja descarriada. No dejemos de orar. ¡La confianza hace maravillas!”, convenció a su hermana Celina, incluyéndola en el proyecto de oración.

A partir de 1891, continuó orando y haciendo sacrificios por el regreso de Loyson a la comunión con la Iglesia. 

Su conversión era la más importante de las peticiones que ella presentaba ante Dios muchas veces al día. Ella oró por él todos los días durante seis años.

El 19 de agosto de 1897, cuarenta y dos días antes de su muerte, ofreció por él su última Comunión.

La prensa de la época no informó de la espectacular conversión de Loyson, pero ¿quién sabe qué pasó en su corazón en los últimos momentos antes de su muerte? Silencio. Teresa nunca quiso saber los frutos de sus oraciones, tenía plena confianza en “su Jesús” para su distribución.

Fuentes del artículo:
Św. Teresa del Niño Jesús, Historia de un alma.
Un artículo de la revista Przegląd Katolicki, 1871.
FL Miller, Trial of St. Teresa de Lisieux.

Tags:
comunionconversionoraciónsacerdotesantosTeresa de Lisieux
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.