Aleteia logoAleteia logoAleteia
sábado 13 abril |
San Martín, Papa y mártir
Aleteia logo
Desde Roma
separateurCreated with Sketch.

Un día histórico en Kinshasa, entre la luz y la oscuridad

Pope-Francis-blesses-attendees-as-he-meets-with-victims-of-the-conflict-in-eastern-Democratic-Republic-of-Congo-AFP

TIZIANA FABI | AFP

Hugues Lefèvre - publicado el 02/02/23

En su segundo día en la República Democrática del Congo, el Papa experimentó la alegría de celebrar la Misa frente a más de un millón de fieles. También escuchó por la tarde los terribles testimonios de las víctimas del este de la RDC. Un día lleno de contrastes.

Fiesta en Kinshasa. Desde la pandemia de Covid-19, el Papa Francisco nunca había encontrado una multitud tan densa. Reunidos en la pista de un aeropuerto de la capital, más de un millón de fieles celebraron la llegada del pontífice argentino, casi 38 años después de la de Juan Pablo II.

Ya el día anterior, miles de personas se habían apoderado de la enorme área para asegurarse de no perderse nada, incluso si eso significaba no dormir. Este fue el caso de Joseph, de 42 años, de la provincia de Kasaï, en el centro de la RDC. Habiendo obtenido de su jefe cinco días de vacaciones para ir a Kinshasa, viajó 24 horas para llegar a las 3 am al aeropuerto.

“Vengo a recibir la bendición del Santo Padre. Cuando vemos al Papa, vemos al representante de Jesús, el que trae la paz”, confió, mientras el papamóvil estaba a punto de entrar en la pista y provocar un increíble júbilo popular. Hasta la salida del Papa del gran escenario habilitado para la ocasión, bailes y cantos habrán jalonado la celebración.

Pero en Kinshasa, la embriaguez de la mañana dio paso a una secuencia que sin duda marcará este 5º viaje del Papa a África, y sin duda también el pontificado. Una secuencia que deseaba personalmente el Papa, que se había resignado a no poder ir a Goma, en el este de la RDC, a causa de la guerra.

Fue en la nunciatura apostólica de Kinshasa, al final de la tarde, que el Papa encontró una delegación de víctimas de la violencia en esta parte del país donde un centenar de grupos armados hacen estragos. En un silencio ensordecedor, que contrastaba con la efervescencia de la mañana, un puñado de hombres y mujeres comenzaron a contar su calvario.

“Soy sobreviviente de un ataque al campamento de desplazados internos de Bule”, testificó el padre Guy-Robert Mandro Deholo, de la diócesis de Bunia. “El ataque tuvo lugar la noche del 1 de febrero de 2022 por un grupo armado, que dejó 63 muertos, entre ellos 24 mujeres y 17 niños, vi el salvajismo: gente descuartizada como se corta la carne en la carnicería, mujeres destripadas, hombres decapitados”, continuó.

Luego llegó el turno de Emelda M’karhungul, una mujer de unos treinta años, que fue retenida como esclava sexual en 2005. “Todos los días, de cinco a diez hombres abusaban de cada una de nosotras. Nos hicieron comer la pasta de maíz y la carne de los hombres asesinados. A veces mezclaban cabezas de personas con carne de animales. Ese era nuestro alimento diario. Quienes se negaban a comerlo, lo cortaban en pedazos y nos lo hacían comer. Vivíamos desnudos para no escapar”.

Ante estos abrumadores testimonios, el Papa, visiblemente marcado, admitió estar “en shock”. Saludó la valentía de estas personas que han vivido la barbarie en sus carnes, pero que hoy tienen el corazón dispuesto a entrar en un proceso de perdón.

Porque después de cada relato, las víctimas se adelantaban, llevando en sus manos los instrumentos que simbolizaban sus desgracias, para colocarlos frente a un crucifijo. “Yo yacía frente a la Cruz de Cristo Vencedor, el machete idéntico al que mató a mi padre”, explicó un joven de 16 años. “Ponemos debajo de la cruz de Cristo estas ropas de hombres armados que todavía nos asustan”, testificó Emelda M’karhungul. “Aquí está la esterilla, símbolo de mi miseria de mujer violada”, confiesa Bijoux Makumbi Kamala, una joven de 17 años, que lleva en su taparrabos a sus hijas gemelas de una violación.

En Kinshasa, un día entre la luz y la oscuridad.

Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...




Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.