Aleteia logoAleteia logoAleteia
viernes 19 abril |
San Expedito
Aleteia logo
Espiritualidad
separateurCreated with Sketch.

La hindú que se convirtió al cristianismo a los pies de la Eucaristía

Rakhi-McCormick-capture-instagram.jpg

Instagram I rakstardesigns

Rakhi McCormick.

Emiliano Fumaneri - publicado el 02/02/23

Nacida y criada en la tradición hindú, Rakhi McCormick recorrió un camino espiritual apasionante que la llevó a descubrir a Jesús

La historia contada por Rakhi McCormick a The Coming Home Network, una plataforma que recopila testimonios de fe, especialmente de conversiones, es aleccionadora.

Rakhi nació en California en una familia de inmigrantes de la India. Sus padres habían emigrado de Calcuta en 1970 para buscar fortuna en los Estados Unidos. Se crió en Iowa como una “niña hindú en los campos de maíz”.

Su historia muestra que gestos que muchos católicos de toda la vida vemos con una mirada marchita por la costumbre pueden tocar fibras íntimas y llegar incluso a transformar vidas en un solo instante relámpago.

Su familia era de religión hindú, pero con muchas ganas de integrarse en los Estados Unidos. 

A falta de un templo hindú cercano, la religiosidad hindú tradicional encontró espacio dentro de la casa donde había un altar frente al cual su familia solía rezar todos los días. 

Al mismo tiempo, también encontraron espacio en la casa el árbol de Navidad y Papá Noel, considerados elementos de la cultura americana a asimilar.

Las “semillas de la verdad” del hinduismo

Incluso en el hinduismo, explica Rakhi, hay elementos preparatorios, semillas de verdad capaces de propiciar un encuentro con Cristo

Por ejemplo, existe la idea de un Dios creador y benévolo , junto a otros “dioses menores” como Maa Durga (Madre Durga o Parvati), esposa de Shiva y diosa de muchos brazos. Rakhi las consideraba entonces divinidades mitológicas como las de los griegos. 

Otro punto que podemos considerar “preparatorio” en la tradición hindú, argumenta Rakhi McCormick, es la presencia de entidades celestiales intermedias por debajo del Dios creador a las que suelen acudir los fieles. 

Esa realidad también le hará familiar la comunión de los santos, la intercesión de los santos, los patronos,…

El primer encuentro con Cristo

Rakhi creció así, con una gran soledad interior y un profundo deseo de pertenencia.

A los 13 años, mientras bebía limonada, una amiga suya, cristiano baptista, le preguntó un poco a quemarropa si sabía quién era Jesús: “¿Quieres saber quién es Jesús?”. 

En ese momento ese nombre le sonaba a “Papá Noel” o “árbol de Navidad”. En familia, celebraban esa fiesta como parte de la cultura estadounidense, pero sin ninguna referencia al nacimiento de Jesús.

Pero su amiga insistió: “Jesús sólo te hace la vida mejor. Él siempre está contigo, y tienes este defensor y la vida es mejor y más fácil”. 

Esta propuesta tocó su deseo adolescente de sentirse menos sola. “¿Quieres tener a Jesús en tu vida?”, le preguntó la chica. 

“Seguro, ¿por qué no?”, responde Rakhi, quien recibió así una oración para rezar cada noche antes de irse a dormir. Una oración muy sencilla: “Jesús, te quiero en mi vida“.

Un Dios que recoge cada chispa de bondad

Rakhi volvió a casa y comenzó a rezar con los ojos cerrados: “Jesús, te quiero en mi vida“. 

Esperaba despertarse por la mañana encontrando algún cambio inmediato en su existencia. Pero no había cambiado mucho, y eso, en cierto sentido, terminó ahí. 

Este primer contacto con la figura de Jesús puede parecer banal o ingenuo. “Pero creo firmemente que Dios respondió a esta petición”, confiesa Rakhi. 

Hoy está convencida de que su amistad con Cristo nació en ese momento. Y que todo lo que sucedió años después fue la respuesta de Jesús a su primer llamado.

Me viene a la mente un admirable comentario de Charles Moeller sobre la forma en que el Dios cristiano, a la manera de un segador celestial, recorre el campo de la vida humana para recoger el más pequeño manojo de buen grano, aunque sea entre las ortigas:

“Dios ve diferente al hombre. Si es cierto que, en su trama fundamental, la vida humana parece tan ajena al cristianismo, también es cierto que Dios, que escudriña los riñones y los corazones, es el único que descubre las chispas de bondad esparcidas en cada existencia: nada es perdido, incluso una pequeña lágrima es suficiente; Dios considera que el movimiento más superficial de la caridad emana de las aguas profundas de nuestra alma”.

Del ídolo de la popularidad a buscar el sentido de la vida

En todo caso, a partir de ahí comenzó su búsqueda de un sentido superior a su propia existencia. Una búsqueda que inicialmente la llevó a tomar el camino equivocado. 

Su deseo de pertenencia la empujó, de hecho, a buscar la popularidad a toda costa. Quería ser del agrado de todos y tener muchos amigos. 

Fue la búsqueda frenética de popularidad -que ella misma no teme definir como un ídolo– lo que la llevó a asistir a fiestas y a abusar del alcohol durante sus años universitarios.

Así que a los 17 acabó en el hospital por excesos de fiesta. En esa circunstancia, ocurrió otro hecho que la golpeó profundamente. 

Una niña, hija de un pastor protestante, se le acercó y comenzó a orar con ella. Esto le hizo pensar mucho. 

La joven Rakhi en ese momento comenzó a cuestionar seriamente el significado de su propia vida.

El primer contacto con la Biblia

Así comenzó a explorar diferentes religiones en su época universitaria. También fue a una cena de Shabat con un amigo judío. Pero en ninguna parte se sentía verdaderamente bienvenida.

En este punto, comenzó a leer la Biblia por sí misma. Lo que leyó no le parecía sin sentido, en absoluto. El hecho de que Dios hubiera enviado a su Hijo le parecía algo bueno. Decidió ser cristiana, “sin darme cuenta de que tenía que bautizarme”, explica con una sonrisa.

Por otro lado, ella no sabía nada sobre el catolicismo excepto por la vez que sus padres habían ido a la misa de medianoche en la catedral de San Patricio en Nueva York, fascinados por la belleza y los olores de esa misa.

El marine que preferiría honrar a Dios en los pobres que deleitarse

Hay otro testimonio personal que impresionó a Rakhi (al mismo tiempo que la convenció de que “Dios tiene sentido del humor”): el de un joven marino, también cristiano bautista, el día de Navidad. 

Ese día, Rakhi había ido con sus amigos a un monasterio benedictino que celebraba una misa matutina de Navidad para las personas sin hogar. 

A Rakhi, que tenía 19 años en ese momento, le asignaron distribuir juguetes a niños pobres. 

Junto a ella estaba ese marino que le confesó que ese día también cumplía 21 años. Prefería estar allí que de fiesta bebiendo (como prácticamente se vería obligado a hacerlo). 

Le habló de ese Jesús que murió por él, a quien consideraba su deber servir y honrar en Navidad, el día de su nacimiento.

Y Rakhi se sorprendió al encontrar a un joven de veinte años que prefería ir a la iglesia con los pobres en lugar de con sus amigos a divertirse.

Esa misa que lo cambio todo

Tiempo después, una amiga católica la invitó a asistir a su primera misa. Le explicó que no podría recibir la hostia, el cuerpo de Cristo, en el momento de la distribución de la Comunión. Un concepto bastante difícil de entender para Rakhi en ese momento. 

Todavía no sabía que todo estaba a punto de cambiar en su vida. Así lo explica: 

“En la elevación tuve esta sensación mística , una experiencia para la que no tenía palabras en ese momento pero que, mirando atrás, no era otra cosa que la conciencia de que Dios es real, que Jesús es real, que Dios está presente en la Eucaristía y me llamaba a casa” .

Rakhi descubrió así a qué la llamaba ese deseo de pertenencia. Ese llamado la preparó para el encuentro con el Cuerpo Místico de Cristo, con la Iglesia.

En ese momento, mirando la Comunión, su única pregunta era: “¿Cómo puedo tomarla?”. La Pascua siguiente, después del catecumenado, entró en la Iglesia católica.

El papel de la comunidad

No fue todo color de rosa después de eso. Por mucho tiempo Rakhi luchó por entregarse verdaderamente a Dios.

Durante mucho tiempo su fe no lograba convertirse en una práctica diaria, una relación íntima y personal. 

Para ayudarla en este sentido -recuerda- estaba la cercanía de sus nuevos hermanos en la fe que, dondequiera que se trasladara para continuar sus estudios, providencialmente la invitaban a sus grupos o a misa cuando aparecía la tentación de abandonar la práctica religiosa.

El acto de abandono en las manos de Dios

El momento de la verdadera entrega, recuerda, llegó cuando una noche, ya en la treintena, rezó una oración de entrega total en un momento especialmente difícil de su vida:

“Dios, haré cualquier cosa. Si quieres que sea monja, seré monja. A mi madre no le gustará, pero seré monja. Soy su única oportunidad de ser abuela. Haré lo que sea. Como todos, no quiero ser infeliz, pero mi vida es tuya”.

Muy rápidamente, después de ese acto de entrega total, muchas cosas en su vida “comenzaron a encajar”. 

Para empezar, conoció a Timoteo, el hombre que se convertiría en su esposo, y descubrió que él también había rezado una oración muy similar por la misma época. 

Timoteo había regresado recientemente al catolicismo, después de una audiencia en Roma con Juan Pablo II. 

Ahora Timoteo y Rhaki, marido y mujer, viven en Detroit y de su unión, que se ha prolongado durante doce años, nacieron tres hijos. Los dos son activos en el campo de la evangelización.

María y el rosario, el último descubrimiento

En los últimos dos años, Rhaki descubrió la presencia de María en su vida, especialmente después de perder a su madre al comienzo de la pandemia. 

También en este caso la presencia de importantes divinidades femeninas en la tradición hindú hizo parecer “una transición nada desnaturalizada a venerar a María como Madre de Dios” a través del rezo del rosario

La oración de Rhaki estuvo animada sobre todo por Jesús en la Eucaristía y por el Espíritu Santo (se define a sí misma como una “niña del Espíritu Santo”). 

Pero desde hace un par de años ha comprendido la importancia de la Virgen. Después de todo, concluye, fue Juan Pablo II quien dijo que rezar el rosario significa “contemplar el rostro de Cristo junto con su Madre. Y así, no hay nada que haga María que no nos lleve a su Hijo”.

Tags:
conversiondialogo interreligiosoeucaristiahinduismo
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...




Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.