Aleteia logoAleteia logoAleteia
lunes 22 abril |
Santos Sotero y Cayo, papas
Aleteia logo
Estilo de vida
separateurCreated with Sketch.

Hambre de piel: por qué los abrazos y caricias son tan necesarios

PRZYTULANIE

fizkes | Shutterstock

Monika Burczaniuk - publicado el 01/02/23

La falta de caricias y abrazos tiene consecuencias más graves de lo que pensamos. Los expertos hallan razones por las que se hacen necesarios en la vida humana

Empezamos a apreciar algo que teníamos al alcance de la mano solo cuando lo perdemos. La pandemia prolongada nos ha demostrado que somos increíblemente necesarios para los demás. No solo apoyándonos espiritualmente on line, sino también, y quizás sobre todo, físicamente.

La necesidad de tocar

“Subestimamos la importancia del tacto en nuestras relaciones sociales. Omitimos este tema, y ​​todavía hay muy pocas publicaciones sobre este asunto en el espacio público. Tendemos a dar por hecho el tacto, dice el Dr. David Linden, profesor de neurobiología en la Universidad Johns Hopkins en Baltimore.

Resulta que la falta de caricias y abrazos tiene consecuencias más graves de lo que podríamos pensar. Gradualmente, provoca pérdidas emocionales: ansiedad, inseguridad, irritabilidad, depresión.

También afecta gravemente la autoestima, aumenta la soledad, aumenta el estrés y te priva poco a poco de alegría y energía

Este fenómeno incluso se conoce como “hambre de piel”, y aunque el sexo puede satisfacerlo, esta hambre no es una necesidad sexual. Se trata de algo completamente diferente: es usar un órgano como los riñones o los pulmones. Porque si bien es posible vivir sin sexo, la intimidad insatisfecha en cada etapa de la vida tiene consecuencias deplorables.

Nuestro órgano del tacto es la piel. ¿Qué sucede cuando tocamos a otras personas? ¿Y por qué es tan especial? No fue hasta finales de la década de 1990 que descubrimos que los humanos tienen un sistema especializado de fibras nerviosas en la piel que viaja por vías especiales a centros específicos en el cerebro. Este es el llamado C-Sistema Táctil (receptores táctiles C), enfatiza Katerina Fotopoulou, profesora de neurología psicodinámica.

El experimento de Harlow

Después de todo, el “hambre de tocar” no solo lo sienten los humanos. Es muy conocido un experimento bastante controvertido realizado en Estados Unidos en la década de 1960 por el psicólogo estadounidense Harry Harlow.

Su investigación se centró en la influencia del tacto en los mamíferos.

El experimento de Harlow consistió en separar a los jóvenes macacos rey (también conocidos como macacos Rhesus) de sus madres biológicas y asignarles dos figuras artificiales para elegir: una hecha de alambre y madera y la otra cubierta con una tela suave y agradable, que recuerda un poco a un Rhesus. 

Curiosamente, solo el primero sostenía una botella de leche. A pesar de esto, los monos eligieron decididamente con más frecuencia el que estaba cubierto con un material blando. Comían cuando tenían que hacerlo y pasaban la mayor parte del tiempo abrazados a su “madre”

¿Qué significa? Que la necesidad de tocar la sensación de seguridad resultó ser más fuerte incluso que saciar el hambre. Como parte del experimento, se asustó a los monos y una vez expuestos a un gran estrés inmediatamente se aferraron al muñeco cubierto de tela.

A los macacos que fueron probados como adultos les fue mucho peor que a los criados con sus verdaderas madres. Las hembras, si permitían ser fertilizadas, a menudo rechazaban a sus crías. Los monos Rhesus estudiados también eran a menudo agresivos y tenían problemas con el desarrollo adecuado, respiración acelerada o aumento de la presión arterial: los síndromes de estrés resultaron ser característicos.

No son solo los niños solitarios los que carecen de ternura

La investigación realizada con monos se llevó a cabo hace varias décadas, cuando la creencia de que la “educación adecuada” de un niño aún era satisfacer el hambre. De hecho, esto definitivamente no es suficiente. Un ejemplo de esto es la enfermedad de huérfano. Se produce al impedir que el niño tenga contacto con la persona más cercana, generalmente la madre. Parece que esta es una enfermedad infantil, pero sus consecuencias acompañan a una persona durante toda su vida.

Los niños afectados por este problema evitan el tacto, o viceversa, lo necesitan constantemente. Muchas veces no pueden encontrarse en el entorno de sus compañeros, buscan atención a toda costa, tienen estados de ánimo cambiantes, están agitados, lamentablemente están constantemente, a veces inconscientemente, dominados por una sensación de rechazo, que hace tambalearse su sentido básico de seguridad. 

Esto también afecta a la vida adulta, en la que suelen aparecer tendencias depresivas, ansiedad, baja autoestima y falta de autoaceptación, traduciéndose en ocasiones también en agresividad.

Existe una creencia común en la sociedad de que principalmente los niños de los orfanatos están expuestos a esta dolencia, mientras que el problema, no tan raramente, ocurre en familias completas donde las relaciones se ven perturbadas.

¿Cómo funciona el abrazo? ¡Inmediatamente!

Los humanos tienen un código subconsciente que hace que abrazar haga maravillas. Cuando sucede algo malo, la reacción más común de alguien que está a tu lado es un “simple” abrazo, un abrazo o una palmadita cariñosa en el hombro. Por supuesto, suele ser alguien cercano a nosotros, pero también sucede que también tenemos este reflejo hacia los amigos con los que no mantenemos relaciones cercanas en el día a día.

grandma, granddaughter, teen, girl, woman, hug, smile
Un sencillo abrazo reconforta.

El tacto funciona casi al instante. Inmediatamente reduce el nivel de cortisol: el nivel de estrés, que también es en gran parte responsable de las enfermedades del corazón, se relaja y brinda no solo apoyo, sino también una sensación de seguridad. 

Por lo tanto, en los momentos más difíciles: enfermedad, problemas, duelo, despedida, miedo, peligro y, a veces, la muerte, necesitamos sentir la presencia física de alguien.

Como lo demostró una investigación realizada por científicos de la Universidad Carnegie Mellon en Pittsburgh, que se publicó en la revista científica Psychological Science, abrazar tiene un efecto terapéutico directo en nuestra salud.

Sin embargo, para obtener los mejores resultados, debe durar al menos 20 segundos. Entonces, los llamados la hormona del amor, es decir, la oxitocina, que fortalece las relaciones (la oxitocina es una hormona del apego que se segrega, entre otros, durante el parto), reduce el sentimiento de soledad, ayuda a construir vínculos y también afecta la autoestima, porque evoca fuertemente la sensación de ser amado

El nivel correcto de oxitocina también tiene un efecto beneficioso sobre el sistema inmunológico del cuerpo.

Abrazos gratis

Apreciando los numerosos beneficios de los abrazos, incluso fundaron la Campaña Free Hugs, que comenzó en 2004 y ganó notoriedad en 2006 con un video musical en el que el protagonista ofrece abrazos gratis a extraños mientras camina por el paseo marítimo de Pitt Street Mall en Sydney. 

En respuesta a las voces críticas, los organizadores enfatizaron que la acción solo tiene como objetivo hacer felices a los transeúntes, pero no para hacer amigos o coquetear. El video musical sobre caricias gratis fue visto por 37 millones de personas en solo 3 años. Con el tiempo, la campaña se hizo famosa en todo el mundo, y cada vez más personas comenzaron a ofrecer abrazos gratis.

Resulta que la falta de contacto físico con otra persona puede tener consecuencias deplorables a la larga, por lo que vale la pena recordar a veces cómo un simple gesto de ternura puede cambiar mucho a mejor, no solo en nosotros, sino también en nuestros seres queridos. Y usar la medicina que tenemos literalmente al alcance de la mano, porque si le creemos a la psicoterapeuta estadounidense Virginia Satir: “Deberíamos abrazarnos cuatro veces al día para sobrevivir, ocho para mantenernos saludables y doce para crecer“.

Tags:
afectividadamistadamor de parejacuerpo
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...




Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.