Aleteia logoAleteia logoAleteia
sábado 13 abril |
San Martín, Papa y mártir
Aleteia logo
A Fondo
separateurCreated with Sketch.

¿Por qué va el Papa a la República Democrática del Congo?

POPE-FRANCIS-TRAVEL-RDC-AFP-000_337Q3EG.jpg

Arsene Mpiana / AFP

Viaje del Papa a República Democrática del Congo

Hugues Lefèvre - publicado el 31/01/23

Papa Francisco comienza hoy un viaje que terminará el 3 de febrero de 2023

En su viaje número 40 al extranjero desde 2013, el Papa visitará la República Democrática del Congo y Sudán del Sur, del 31 de enero al 5 de febrero. En una RDC devastada por el conflicto, el Papa quiere llevar un mensaje de paz y alertar a la gente sobre los dramas que se desarrollan en el este del país.

Su viaje es también una oportunidad para alentar al país católico más grande de África, un continente donde los cristianos evangélicos están creciendo en poder.

“Le pido perdón”. 12 de junio de 2022, frente a una concurrida plaza de San Pedro, el Papa habla desde la ventana del Palacio Apostólico con motivo del Ángelus dominical. Dos días antes, la Santa Sede anunció la cancelación del viaje a la RDC y Sudán del Sur previsto para julio. Oficialmente, corresponde al Papa no “comprometer los resultados de las terapias de rodilla aún en curso”. Pero también es por la situación de seguridad en el este de la RDC que los organizadores del viaje tomaron la decisión de posponer el viaje sinedie.

Una herida para el Papa, que insistió en reprogramar este viaje con rapidez y honrar a un país de más de 105 millones de habitantes, la mitad de cuya población es católica. “Este comienzo del año 2023 era la última ventana posible para que viniera ya que estamos esperando elecciones a finales de año, y la Santa Sede no quiere influir en su curso, ni ser instrumentalizada”, desliza una fuente diplomática, lo que encuadra este viaje en la línea de los grandes viajes de Francisco a Irak en 2021 o a la República Centroafricana en 2015.

En la víspera de este viaje, el cardenal secretario de Estado Pietro Parolin, equivalente al primer ministro del Papa, confió que el pontífice volaba a África como un “peregrino de paz y reconciliación”.

Hay que decir que la RDC está laminada por la pobreza endémica: la antigua colonia belga ocupó el puesto 175 de 189 según el Índice de Desarrollo Humano de las Naciones Unidas de 2020. Y la situación de seguridad es igualmente crítica, en particular en el este del país, donde el Papa quería ir inicialmente.

Sal de la indiferencia

“El lugar donde el Papa iba a celebrar la Misa el pasado mes de julio está ahora en primera línea”, dice el obispo de Goma, Mons. Willy Ngumbi. Desde hace varios meses, su diócesis está dividida en dos partes ahora en manos de los rebeldes del M23, un poderoso grupo armado formado en marzo de 2009 y compuesto principalmente por ruandófonos del norte del Congo que acusan a la RDC de marginar a su minoría tutsi.

La región, rica en minerales, es presa de decenas de milicias que se nutren de fondos de intereses etnoeconómicos. “Pueblos, escuelas, estructuras médicas… los rebeldes de ADF/MTM [nebulosa que algunos afilian al Estado Islámico, nota del editor] matan con armas blancas, saquean propiedades, se llevan niños, jóvenes, adultos, mujeres y hombres para transportarlos. los bienes saqueados… Luego queman casas y otros bienes antes de retirarse”, describe por ejemplo Monseñor Melchisédech Sikuli, obispo de la diócesis de Butembo-Beni, todavía en Kivu del Norte.

Podemos hablar de millones de muertes en los últimos 30 años. Es abominable… Y lo increíble es que sucede en la mayor indiferencia.

Detrás de estas milicias fuertemente armadas también se esconden los intereses de las potencias vecinas. “Ruanda tiene una bolsa de valores especializada en oro… Sin embargo, Ruanda no produce un gramo de oro en su territorio”, murmura un diplomático, horrorizado por todos los dramas que se desarrollan en el este de la RDC.

“Podemos hablar de millones de muertes en los últimos 30 años. Es abominable… Y lo increíble es que está pasando en la mayor indiferencia”, lamenta, viendo en el viaje del Papa una oportunidad para alertar las conciencias.

Habiendo tenido que renunciar a ir a Kivu del Norte, el Papa de 86 años deseaba reunirse personalmente con las víctimas del este del Congo en Kinshasa, la capital, donde dormirá durante tres noches. Este será uno de los aspectos más destacados de este viaje. “Habrá niñas que han sido abusadas, llevadas a los bosques por los rebeldes para ser como esclavas sexuales”, dice monseñor Willy Ngumbi, quien también acompañará ante el Papa a ex niños soldados, otros que han sido obligados a trabajar en la minas o incluso víctimas de la erupción volcánica de mayo de 2021 que azotó la región de Goma.

En sus discursos, que algunos pronostican como “espeluznantes”, el Papa debería lanzar un grito por la paz. Pero también podría fustigar una vez más la actitud de Occidente frente a la explotación de los recursos naturales en África.

En una importante entrevista concedida a Mundo Negro, la revista de la Congregación comboniana, el Papa ya denunció a mediados de enero la persistencia de una mentalidad colonial respecto a África. Unos días después, abundó en las columnas de la agencia AP, explicando que los países africanos ciertamente habían obtenido la independencia del suelo, pero “el sótano quedó en manos de los colonizadores que llegaron después”.

Ánimo para el país católico más grande de África

Al día siguiente de su llegada a la RDC, se espera que el Papa Francisco celebre una misa frente a más de un millón de fieles reunidos en la pista del aeropuerto de Kinshasa. Un momento de alegría para un país donde viven cerca de 50 millones de católicos, o el 20% de los católicos del continente africano. Primer país católico de habla francesa en el mundo, este inmenso territorio vio la llegada de los primeros misioneros portugueses a fines del siglo XV.

La presencia de la Iglesia se ha intensificado a lo largo de los siglos y la institución cuenta hoy con una red única de infraestructuras sanitarias y educativas: gestiona casi un tercio de las escuelas públicas y el 40% de los establecimientos de salud del país según el Congo Study Group. Un cargo que le permite superar en la medida de lo posible las carencias de los poderes públicos. “En la RDC, cuando el Estado no está, la Iglesia lo provee”, subraya un jesuita congoleño.

En este país que obtuvo su independencia en 1960, la Iglesia también ha tomado medidas regulares para defender el estado de derecho contra los sucesivos poderes autoritarios. En 2015, la poderosa conferencia episcopal de la RDC, CENCO, se lanzó a la lucha por una transición democrática después de 15 años de gobierno de Kabila. Habiendo obtenido, con la ayuda de la movilización masiva de miles de laicos, la celebración de elecciones a finales de 2018, desplegó 40.000 observadores en el territorio para garantizar el buen desarrollo de la votación.

Pero el resultado de la votación se le escapó a la institución, que inicialmente no reconoció la elección de Felix Tshisekedi como presidente, asegurando que el verdadero ganador fue Martin Fayulu. El arzobispo de Kinshasa, el futuro cardenal Fridolin Ambongo, condenó una “negación de la verdad”, considerando que Kabila había designado en realidad a Félix Tshisekedi como su sucesor.

Esperamos que el Papa Francisco recuerde que las elecciones deben ser libres y transparentes, sin corrupción ni tráfico.

Para evitar la parálisis y ver a las grandes potencias occidentales reconocer a Tshisekedi, los obispos de la RDC acabaron aceptando la llegada del nuevo presidente. Por este fracaso, algunos no dudaron en decir que la Iglesia en la RDC ciertamente tenía autoridad pero poco poder.

A medida que se avecinan las elecciones para fin de año, algunos quieren que el Papa Francisco transmita un mensaje claro. “Estamos esperando que recuerde que las elecciones deben ser libres y transparentes, sin corrupción ni tráfico”, dijo el obispo Willy Ngumbi.

Pero otros son mas escépticos sobre la capacidad del Papa para hacer tal llamado. “Sería desacreditar al actual presidente que no había sido reconocido en un principio por el clero… Sin embargo, el tiempo ha pasado y la Iglesia y el gobierno ahora están tratando de ser constructivos porque los desafíos son inmensos”, matiza un diplomático.

Encontrar las palabras correctas

El Papa también tendrá que encontrar las palabras adecuadas para animar a una Iglesia católica que enfrenta una fuerte competencia por el ascenso en el poder de los cristianos evangélicos. El Vaticano estima que el 22% de la población congoleña es protestante y el 19% pertenece a círculos evangélicos y pentecostales. Ciertamente, el número de católicos continúa aumentando, pero ahora menos rápidamente que la población total del país.

En una nota de IFRI escrita en 2018 sobre la Iglesia en la RDC, Laurent Larcher ya advertía: “África es un continente donde la Iglesia católica debe demostrar su determinación y su eficacia en la defensa de la justicia social y el buen gobierno, en un momento en el que la nueva los movimientos juveniles piensan que ha fracasado en este terreno: cuando no lo consideran demasiado timorato”

Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...




Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.