Aleteia logoAleteia logoAleteia
lunes 22 abril |
Santos Sotero y Cayo, papas
Aleteia logo
Historias que inspiran
separateurCreated with Sketch.

Descubren al anónimo que pagaba los medicamentos de los vecinos pobres

DOLLARS

Shutterstock-Billion Photos-AI

Cada mes, el anónimo entregaba 100 dólares.

Dolors Massot - publicado el 28/01/23

El anciano afable Hody Childress daba cada mes 100 dólares a la farmacia para hacer frente a las recetas de los vecinos que no podían pagar. Nadie podía imaginarlo

Buford “Hody” Childress era un jubilado amable, que vivía en Geraldine, un pequeño pueblo de menos de 1.000 habitantes de Alabama, en Estados Unidos. 

Hody era un buen vecino. Prestaba patatas y otras verduras y hortalizas al vecino que le pedía algo de urgencia. Todos sabían que era amable y servicial. Era veterano de las Fuerzas Aéreas de Estados Unidos. Había trabajado como granjero y también en la empresa Lockheed Martin Space, dedicada a seguridad y defensa.

La vida de Hody no había sido un camino de rosas. Había perdido a su padre y a su hijo a causa de un tornado en el año 1973. Más tarde, en 1999, falleció su primera esposa de esclerosis múltiple.

Pero todas esas desgracias habían hecho de él un hombre servicial, buen padre de su hija y volcado en ayudar a los vecinos de su pueblo. Con su tractor, hacía arreglos a quien se lo pedía.

Pero hay más en la historia que Hody Childress que ha quedado en secreto hasta hoy.

“Diles que es una bendición de Dios”

Hace 10 años, en 2012, Hody fue a la farmacia de su pueblo y le dio un billete de 100 dólares a la persona que estaba en el mostrador, Brooke Walker. Así lo ha testimoniado en una entrevista de la cadena de radio NPR:

“Un día entró en la farmacia y me preguntó si alguna vez había habido alguien con dificultades para pagar los medicamentos. Me alargó un billete y me dijo ‘la próxima vez que pase, vas a utilizar esto. No quiero que sepan de quién viene y no quiero saber a quién va, diles sólo que es una bendición de Dios‘.”

Secreto revelado al morir

El anciano Hody falleció el día de año Nuevo con 80 años. Fue entonces cuando su hija, Tania Nix, decidió hacer público aquel secreto que su padre solo había compartido con ella. Durante los últimos 10 años, sin faltar ningún mes, Hody había apartado 100 dólares de su pequeña pensión de jubilado y los había entregado a la farmacia del pueblo para que los destinaran a pagar los medicamentos de personas sin recursos para costearlos.

Hay que decir que en Estados Unidos no hay Seguridad Social y que, por lo tanto, muchas personas quedan sin posibilidad de tener un seguro médico privado. Además, en Geraldine, un 19% de la población vive por debajo del nivel mínimo de recursos económicos.

Tania explicó que estaba totalmente de acuerdo con la decisión de su padre, y que solo con que aquel dinero hubiera servido para salvar a una persona, había valido la pena.

Después de dar a conocer este secreto, la sorpresa fue mayúscula en el pueblo. Días más tarde, una mujer escribió a la hija de Hody y le explicó que años atrás su hijo necesitaba una inyección de epinefrina, pero la familia no podía costear los 600 dólares que pedían por ella. “Me dijo que posiblemente mi padre había salvado la vida a su hijo”, explicó.

Brooke Walker explicó que, en la farmacia, el dinero que le había ido entregando Hody Childress lo empleó en antibióticos, medicamentos que salvan vidas o situaciones urgentes. Estaba en contacto con médicos que podían saber de alguna situación difícil, pero nunca desveló quién era el benefactor.

La historia de Hody se ha difundido ahora en las redes sociales gracias al testimonio de Walker, que recogió la sobrina de Hody, Ashley Darnell Sargent.

Ayuda a una madre soltera

En otra ocasión, el dinero de Hody sirvió para otro buen servicio:

“Una vez vino una madre soltera joven. Ella y su hija necesitaban unos medicamentos que el seguro no cubría y no había alternativas. Cuando les di la medicación con el recibo, empezó a llorar. Al cabo de unos meses, vino para pagarlo. Quería que el dinero se usara para ayudar a personas en dificultades. Sin darse cuenta, Hody creó un efecto dominó

En principio, Hody no tenía previsto decir a nadie su secreto. Sin embargo, el año pasado comenzó a sufrir EPOC, una enfermedad pulmonar obstructiva crónica. Debido a eso no podía desplazarse hasta la farmacia para entregar el dinero mensualmente. Fue entonces cuando contó su acción caritativa a su hija Tania.

Le dijo, como recoge una entrevista a la BBC:

“Llevo tiempo haciendo algo y me gustaría que lo sigas haciendo: me gustaría que, mientras yo viva, lleves un billete de 100 dólares a la farmacia el primer día de cada mes”.

Tania se pregunta qué motivo a su padre a comportarse así, cuando su pensión no era muy elevada.

“No sé qué le inspiró a llevar billetes de 100 dólares a la farmacia, pero cuando mi madre estaba enferma los medicamentos eran caros. Quizás eso tuvo algo que ver”, explicó a The Washington Post .

Tags:
ancianosayudaestados unidosgenerosidadsecretossolidaridad
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...




Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.