Aleteia logoAleteia logoAleteia
sábado 18 mayo |
San Juan I, papa y mártir
Aleteia logo
Estilo de vida
separateurCreated with Sketch.

La investigación muestra que casarse bastante joven sin vivir juntos primero hace los matrimonios más duraderos

PROPOSTA DI MATRIMONIO

Antonio Guillem|Shutterstock

Proposición de matrimonio.

Paola Belletti - publicado el 26/01/23

Muchas parejas viven juntas antes del matrimonio, pero resulta que este enfoque a menudo genera mucho dolor y angustia

Existe una suposición general, tan extendida que ya no requiere demostración, de que para tener un matrimonio duradero y de alta calidad, primero es necesario terminar la universidad, comenzar una carrera exitosa y luego buscar una pareja con las mismas calificaciones.

A pesar de la facilidad del divorcio, el matrimonio todavía se percibe como caracterizado por la exclusividad, la fidelidad y la permanencia

En consecuencia, otra idea que se ha vuelto muy compartida y promovida antes de embarcarse en un compromiso tan definitivo es hacer primero una “prueba de manejo” de la relación —un período de convivencia— para ver cómo funciona estar juntos dentro de las mismas paredes cuando tienes compras y deberes que hacer, compromisos de trabajo con los que hacer malabarismos y tal vez ya tengas un hijo que criar.

La opción múltiple es la peor opción

De buena o mala gana, hemos tomado prestado este enfoque popular del matrimonio de una mentalidad de consumidor: antes de confirmar una compra, necesito probar si el producto o servicio cumple con mis expectativas. Pero la investigación sociológica muestra que este no es el mejor enfoque cuando se trata del matrimonio.

Más socios significa menos compromiso

La psicóloga Galena Rhoades, que estudia las relaciones entre adultos jóvenes, argumenta en un video en YouTube que: 

“Generalmente pensamos que tener más experiencia es mejor (…). Pero lo que encontramos para las relaciones es todo lo contrario. Tener más experiencia estaba relacionado con tener un matrimonio menos feliz más adelante. Por ejemplo, encontramos que las personas que habían estado casadas antes, las personas que habían vivido con un novio o una novia antes y que habían tenido más parejas sexuales antes del matrimonio, estaban asociadas con tener una calidad marital más baja más adelante.”

Ella cita varias razones posibles para esto. Por ejemplo, comparar constantemente con alternativas, y haber tenido experiencia en rupturas en relaciones anteriores, puede debilitar el compromiso. 

Wilcox y Stone: El viejo modelo es el más efectivo

El profesor de sociología y director del National Marriage Project (Universidad de Virginia), W. Bradford Wilcox, junto al demógrafo Lyman Stone, también demostraron en un estudio cuánto más eficiente es el llamado modelo tradicional y tan denigrado.

Dan McLaughlin cita a Wilcox en National Review:

“Muchos adultos jóvenes de hoy creen que la cohabitación también es un pilar de los matrimonios exitosos, una de las razones por las que más del 70% de los que se casan hoy viven juntos antes del matrimonio. Pero la sabiduría convencional aquí está equivocada: los estadounidenses que cohabitan antes del matrimonio tienen menos probabilidades de estar felizmente casados ​​y más probabilidades de romper.

Según nuestra investigación, las parejas que cohabitaban tenían un 15 % más de probabilidades de divorciarse que las que no lo hacían. Un estudio de Stanford citó otra investigación que encontró que el vínculo entre la cohabitación y el divorcio era especialmente fuerte para las mujeres que cohabitaban con alguien además de su futuro esposo…”

Es una creencia común entre los jóvenes “laicos” que es mucho más conveniente casarse alrededor de los 30 años si se quiere tener menos riesgo de divorcio. Sin embargo, el riesgo de divorcio se reduce considerablemente para sus contrapartes con creencias religiosas (no solo el cristianismo), que en cambio generalmente se casan a los 20 años, ciertamente antes de los 30. Wilcox dice:

La sabiduría convencional sostiene que pasar los veinte años centrándose en la educación, el trabajo y la diversión, y luego casarse alrededor de los 30 es el mejor camino para maximizar sus probabilidades de forjar una vida familiar fuerte y estable. Pero la investigación cuenta una historia diferente, al menos para las parejas religiosas. Reservar la cohabitación para el matrimonio y dotar a su relación de un significado sagrado parece maximizar sus probabilidades de estar estable y felizmente casado.

Es cierto que el matrimonio religioso vivido puramente por conformidad con las normas sociales, sin conciencia del ideal que encarna, también fue una forma de opresión en el pasado. Reducida a una costumbre obligatoria, a una convención irresponsable, corría el peligro de ser reducida a una hipócrita apariencia de fidelidad.

Una cuestión de verdad sobre la humanidad

Pero ahora estamos más allá de la revolución de los años 60. Rechazar la convención ya no necesita ser un argumento. Ya no existe la obligación, especialmente para las mujeres jóvenes, de casarse so pena de sufrir la vergüenza de la soltería de toda la vida o de apresurarse a casarse porque está embarazada. 

La dinámica de las relaciones, la vida matrimonial y las necesidades personales más auténticas ahora pueden resurgir sin tantas ideas preconcebidas.

La fidelidad es una necesidad que descubrimos dentro de nosotros, a pesar de las fragilidades y los fracasos. La exclusividad y el compromiso total en una relación es lo que más responde a nuestros deseos fundamentales de ser amados, conocidos y aceptados incondicionalmente. No tiene nada que ver con los cuentos de hadas de Disney, sino con cómo estamos hechos y qué tipo de estilo de vida corresponde más a nuestra naturaleza, que es tan compleja y exigente.

Tal vez incluso la voz de la Iglesia Católica ahora se escuche más clara y fresca.

Pero es siempre la misma voz, maternal y magistral, mostrando a la humanidad su propia naturaleza, señalando peligros, señalando virtudes y modelos, y ofreciendo un camino para llegar a ellos.

Tags:
amor de parejaAmoris laetitianoviazgopareja
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...




Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.