Aleteia logoAleteia logoAleteia
sábado 04 febrero |
Santa Genoveva Torres Morales
Aleteia logo
Desde Roma
separateurCreated with Sketch.

El Papa: La vida no es ir a ciegas, esperando en el destino o la suerte

A visitor holds a portrait of Pope Francis as he passes

Antoine Mekary | ALETEIA

Ary Waldir Ramos Díaz - publicado el 25/01/23

Audiencia General: El Papa reflexionó sobre Jesús como maestro del anuncio y habla de 5 elementos de la evangelización: Alegría...

«Un cristiano triste es un cristiano triste». Lo dijo el Papa Francisco, en la catequesis de la audiencia de hoy en el Aula Pablo VI, dedicada una vez más al celo apostólico y en cuyo centro estaba la figura de Jesús «maestro» del anuncio. «No se puede hablar de Jesús sin alegría, porque la fe es una maravillosa historia de amor que hay que compartir».

«Dar testimonio de Jesús, hacer algo por los demás en su nombre», invitó el Papa ante miles de fieles y peregrinos congregados para escuchar la catequesis del miércoles, 25 de enero de 2023. 

El cristiano –  continuó el Papa – ha recibido un «don tan hermoso que no hay palabras suficientes para expresarlo». «En cambio, cuando falta la alegría, el Evangelio no llega, porque él -lo dice la misma palabra- es buen anuncio, anuncio de alegría». Así advierte el Papa.  

«Un cristiano triste puede hablar de cosas bellas, pero todo es en vano si el anuncio que transmite no es alegre. Un pensador solía decir: «un cristiano triste es un cristiano triste» ».

El Papa habló de cinco elementos esenciales de la evangelización: la alegría, la liberación, la luz, la sanación y la capacidad de maravillarse por las obras que Dios realiza en nosotros. 

Para acoger al Señor, todos tenemos que ser “interiormente pobres”, es decir, no creernos autosuficientes, sino necesitados de Dios y de su gracia.

Anuncio y no hacer proselitismo

«El que anuncia a Dios no puede hacer proselitismo, no puede presionar a los demás, sino aligerarlos: no imponer cargas, sino levantarlas; llevar la paz, no la culpa». 

«Claro que seguir a Jesús comporta ascesis, comporta sacrificios», admitió. Sin embargo: «si toda cosa buena lo requiere, ¡cuánto más la realidad decisiva de la vida! Pero los que dan testimonio de Cristo muestran la belleza de la meta, más que la fatiga del camino». 

«Nos habrá ocurrido contarle a alguien un hermoso viaje que hemos hecho», el ejemplo elegido por el Papa: «habremos hablado de la belleza de los lugares, de lo que hemos visto y experimentado, ¡no del tiempo que nos llevó llegar y de las colas en el aeropuerto! Así pues, todo anuncio digno del Redentor debe comunicar la liberación. La de Jesús.»

El Papa: “Ante las malas noticias, olvidamos que nuestra vida es una invitación al amor”

El mal no puede nada ante el amor de Dios. El Papa insistió que «la vida depende del amor, del amor del Padre, que cuida de nosotros, sus hijos predilectos». 

«¡Qué bello es compartir esta luz con los demás!», expresó Francisco para luego preguntar: «¿Habéis pensado que la vida de cada uno de nosotros, vuestra vida, nuestra vida, es un gesto de amor, es una invitación al amor? Esto es maravilloso. Muchas veces lo olvidamos ante las dificultades, ante las malas noticias, incluso ante la mundanidad, ante el estilo de vida mundano».

El Papa: La curación del ciego, «es sorprendente», inédita en toda la Biblia

Una luz nueva para iluminar la vida. «Jesús dice que vino a dar la vista a los ciegos», subrayó el Papa: «Es sorprendente que en toda la Biblia, antes de Cristo, no aparezca nunca la curación de un ciego. Era, en efecto, una señal prometida que vendría con el Mesías. Pero aquí no se trata sólo de la vista física, sino de una luz que hace ver la vida de una manera nueva». 

El Papa insiste en el significado mismo del bautismo: «Hay una salida a la luz, un renacimiento que sucede sólo con Jesús», argumentó el Papa: «Si lo pensamos bien, así empezó para nosotros la vida cristiana: con el bautismo, que en la antigüedad se llamaba iluminación».

La luz de Cristo supera la dependencia del azar

Una luz que libera del azar o de los reveses en la vida. «¿Y qué luz nos da Jesús? Él nos trae la luz de la filiación: él es el Hijo amado del Padre, que vive para siempre; con él también nosotros somos hijos de Dios amados para siempre, a pesar de nuestros errores y faltas. 

Entonces la vida ya no es un avance ciego hacia la nada, no es una cuestión de destino o suerte, no es algo que dependa del azar o de las estrellas, ni tampoco de la salud y las finanzas». 

Francisco: ‘Jesús nos libera de la culpa, Dios perdona todo’

La libertad del corazón y de la culpa. «Jesús dice que vino a poner en libertad a los oprimidos». «Oprimidos son los que en la vida se sienten aplastados por algo que sucede: enfermedades, fatigas, cargas en el corazón, culpas, errores, vicios, pecados», explicó Francisco. 

«Pensemos, por ejemplo, en la culpa: ¡cuántos de nosotros la hemos sufrido! Lo que nos oprime, sobre todo, es ese mismo mal que ninguna medicina ni remedio humano puede curar: el pecado. Si uno tiene sentimiento de culpa, se siente mal». 

«La buena noticia es que con Jesús este antiguo mal, que parece invencible, ya no tiene la última palabra», dijo el Papa: «Puedo pecar porque soy débil, pero no es la última palabra: la última palabra es la mano de Jesús que levanta del pecado, siempre». 

¡Dios perdona siempre!

«Acompañar a alguien al encuentro con Jesús es llevarlo al médico del corazón, que levanta su vida», explicó Francisco. «Es decirle: ‘Hermano, hermana, yo no tengo respuestas a tantos de tus problemas, pero Jesús te conoce y te ama, puede curarte y aliviar tu corazón’. Ve y vete con Jesús’.»

El Papa explicó que las personas no necesitan de más cargas de las que ya arrastran del pasado. 

«Tantas veces oímos a la gente decir: ‘Necesito sanar mi pasado, necesito una caricia sobre ese pecado que pesa tanto sobre mí, necesito el perdón’. Y los que creen en Jesús tienen precisamente esto para dar a los demás: el poder del perdón de Dios, que libera al alma de toda deuda». 

Por último, el Papa miró a los presentes: «Dios lo olvida todo, todos nuestros pecados, de esto no tiene memoria». «Jesús está esperando para perdonarnos, para restaurarnos, siempre. Y él hará siempre lo mismo: perdonarnos, abrazarnos. Esto es lo que hace Jesús, liberarnos de toda deuda». 

El Papa: La Holocausto no debe olvidarse. Hay que disipar las raíces del odio

En la audiencia general, el Papa también recordó que el 27 de enero es el Día Internacional en Recuerdo de las víctimas de la Shoah. «No puede haber un compromiso constante para construir juntos la fraternidad, sin haber disipado antes las raíces del odio y la violencia que alimentaron el horror del Holocausto».

Tags:
anuncioaudiencia generalevangelizacionJesúspapa francisco
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...





Envía tu intención a la red de 550 monasterios


Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.