Aleteia logoAleteia logoAleteia
viernes 03 febrero |
San Blas
Aleteia logo
Espiritualidad
separateurCreated with Sketch.

¿Dudas de Dios? Encuentra la paz en la Biblia

Mężczyzna czyta Pismo święte w rok

Pemaphoto | Shutterstock

Claudio de Castro - publicado el 25/01/23

El escritor Claudio de Castro comparte su respuesta, que descubrió en un retiro de silencio que decidió hacer entre tanto ruido del mundo

«Un cristiano fiel, iluminado por los rayos de la gracia al igual que un cristal,
deberá iluminar a los demás con sus palabras y acciones, con la luz del buen ejemplo»

San Antonio de Padua

Quizás has notado que llevo algunos días ausente, sin escribir. Entre otras cosas tenía muchos motivos para reflexionar sobre mi vida, lo que hago y haré en este nuevo año, una oportunidad que Dios nos da, un milagro. Pero sobre todo en lo que nos conviene como católicos. ¿Lo has hecho?

El silencio siempre es lo mejor que puedes hacer, para escuchar atento a Dios. Silencio, recogimiento y oración. Necesitaba ese silencio, ante tanto ruido en el mundo.

Pensé tantas cosas, oré, leí libros de espiritualidad, la Biblia, y me dije: «Está bien Claudio, ahora escribe…«.

Y aquí estoy nuevamente, contigo, amable lector, agradecido por tus oraciones y compañía.

Al terminar mi pequeño retiro espiritual, tuve varios caminos frente a mí pero todos con el mismo cartel: «Ora más, Claudio».

Mi conclusión siempre ha sido la misma, debemos orar para tener cercanía de Dios, abandonarnos en sus manos amorosas y paternales y sobre todo… creer en su Palabra como nos aseguran las Sagradas Escrituras que…

«…es viva la Palabra de Dios y eficaz, y más cortante que espada alguna de dos filos. Penetra hasta las fronteras entre el alma y el espíritu, hasta las junturas y médulas; y escruta los sentimientos y pensamientos del corazón. No hay para ella criatura invisible: todo está desnudo y patente a los ojos de Aquél a quien hemos de dar cuenta».

Hebreos 4
WEB-MEME-EXODUS-14.14-Public-Domain
Te puede interesar:¿Crees en las promesas?

Hablamos de las promesas de Dios, y pedimos que se cumplan. Recuerdo años atrás que escuchaba en algunas emisoras de radio católicas una canción muy bonita de un cantautor argentino, Daniel Poli. ¿La llegaste a a escuchar alguna vez?

Se titulaba: «Yo creo en las promesas de Dios…». El coro decía:

Si soy fiel en lo poco
Él me confiará más
Si soy fiel en lo poco
Mis pasos guiará.

Allí está… nuevamente me encuentro cantando: «Yo creo en las promesas de Dios…«.

Las promesas

Partamos del principio. ¿Qué sé de las promesas de Dios? La Biblia literalmente está llena de promesas suyas, de todo tipo. Es impresionante. Son ofrecimientos generosos de prosperidad, su protección, una larga vida, gracias y bendiciones que Dios da voluntariamente a sus hijos por amor.

Una rápida búsqueda por internet da cuenta que hay más de 3.500 promesas disponibles para cada uno de nosotros. Y TODAS SE CUMPLEN.

 Una de las más comentadas se encuentra en 1 Juan 1,9 y es también una de las más reconfortantes:

«Si reconocemos nuestros pecados, fiel y justo es él para perdonarnos los pecados y purificarnos de toda injusticia».

Otra que me encanta está en Mateo 7:

«Pidan y se les dará; busquen y hallarán; llamen y se les abrirá la puerta. Porque el que pide, recibe; el que busca, encuentra; y se abrirá la puerta al que llama».

Aquí te dejo dos más de las miles de promesas que podrás encontrar si abres tu Biblia y la lees:

«Respeta a tu padre y a tu madre, para que se prolongue tu vida sobre la tierra que Yahvé, tu Dios, te da»

Éxodo 20, 12

«Dichoso el que se preocupa del débil y del pobre, en el día de la desgracia el Señor lo salvará» (Salmo 41).

La verdad es que me emociono cuando hablo y escribo sobre este tema.

Tenemos un Dios al que me gusta llamar «Dios de las oportunidades, la misericordia y el amor». Esto es porque siempre nos está brindando nuevas oportunidades para volver a empezar.

Suelo decir, creo que te lo he comentado alguna vez, que si Dios tuviera otro nombre, lo llamaría «Ternura».

Quiero mostrarte algunas de esas maravillosas promesas. Para mí una de las más importantes se encuentra en Mateo 17.

No es poca cosa. Es una promesa a la que poca atención prestamos, porque de creer en serio en ella, nuestras vidas serían totalmente diferentes. Léela con cuidado, despacio.

«Jesús les dijo: «Porque ustedes tienen poca fe. En verdad les digo: si tuvieran fe, del tamaño de un granito de mostaza, le dirían a este cerro: Quítate de ahí y ponte más allá, y el cerro obedecería. Nada sería imposible para ustedes».

Las palabras de Jesús no dejan lugar a dudas. Tenemos ese poder. Pero necesitamos la fe, esa certeza de que de así ocurrirá.

Y lo que nos pide es tan poco, una fe del tamaño de un grano que apenas mide de 1 a 2 milímetros de diámetro. ¡Qué bondadoso es Jesús!

¿Qué te parece si esta noche elevas una plegaria?

Hagamos con fervor nuestras oraciones, por los países que está en guerra para que alcancen la paz, por lugares con gobiernos conflictivos como Nicaragua en los que los católicos son perseguidos por su fe. Pidamos por nuestras hermanas las benditas almas del purgatorio y por la salvación de los pobres pecadores.

Te repito las fuertes palabras que nuestra Madre del cielo, la santísima Virgen María dijo en Fátima:

«Rezad, rezad mucho y haced sacrificios por los pecadores
porque muchas almas van
 al infierno por no tener quien se sacrifique y rece por ellas».

Nunca las olvides….

¡Dios te bendiga!

Tags:
bibliadiospazpromesa
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...





Envía tu intención a la red de 550 monasterios


Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.