Aleteia logoAleteia logoAleteia
martes 07 febrero |
San Ricardo Peregrino
Aleteia logo
Actualidad
separateurCreated with Sketch.

Luigi Pisella, un empresario católico que busca influir para superar la crisis de Venezuela 

Luigi_Pisella_presidente_de_CONINDUSTRIA_en_Instalacion_Asamblea_de_la_CEV_7_ENE_2023_-_Fotos_@GuardianCatolic_1.jpg

@GuardianCatolic

Ramón Antonio Pérez - publicado el 24/01/23

El presidente de CONINDUSTRIA enfrenta la dura realidad de Venezuela con una actitud positiva. Es la convicción del emprendedor y creyente católico que viene desde abajo y dirige al importante gremio, tratando de influir para superar la crisis, aseguró en conversación con Aleteia

No se pierda esta Misa internacional para aquellos que necesitan sanación. Llevaremos sus intenciones al altar – sin coste. 

Haga click aquí

Los obispos de la Conferencia Episcopal Venezolana (CEV) escucharon una exposición social y económica impartida por Luigi Pisella, presidente de la Confederación Venezolana de Industriales, CONINDUSTRIA. Se trata de un importante vocero que busca influir para que se entienda la crisis del país suramericano y se pueda superar. 

Luigi Pisella nació en Caracas y desde chico vivió en el oeste de la ciudad que, con sus entramados barrios, rodean una exitosa zona industrial en Catia, Propatria y otros lugares. En esas barriadas Luigi jugaba con los amigos, alimentando el sueño de ser empresario. 

Había sido invitado a la asamblea por monseñor Raúl Biord Castillo, secretario general de la CEV y obispo de La Guaira. Expectante a la lectura de su hoja de vida, el 7 de enero, se detuvo al lado de una proyectada imagen del beato José Gregorio Hernández Cisneros. 

Luigi_Pisella_presidente_de_CONINDUSTRIA_en_Instalacion_Asamblea_de_la_CEV_7_ENE_2023_-_Fotos_@GuardianCatolic_3.jpg

Dijo sentirse «orgulloso de que su primera aparición gremial de 2023, sea ante los obispos«;  y días después ratificó su ponencia en una conversación con Aleteia

«Ante las caídas y heridas, siempre tenía, igual que ahora, una petición para hacerle al doctor José Gregorio Hernández. En mi casa siempre hemos sido católicos«, expresó.

«¿Venezuela, realmente, se está arreglando?»

Algunas preguntas revoloteaban en el ambiente durante su exposición: ¿Qué ocurrió en Venezuela durante el año 2022 y qué perspectiva existe para 2023? ¿Venezuela, realmente, se está «arreglando» como difunden el gobierno y algunos «influencers»? ¿»Qué propone el sector empresarial para mejorar al país?». De manera sencilla y amplia fue respondiendo. 

«CONINDUSTRIA le genera a Venezuela 83 por ciento (83%) del Producto Interno Bruto en lo que respecta al sector manufacturero«, esbozó a las primeras de cambio. Luego abrió paso a su visión positiva de Venezuela, «comparada con el año anterior».

«Suena extraño en nuestro contexto país, decir que la industria tiene siete trimestres consecutivos creciendo. Empezamos a crecer en el año 2021 y en el año 2022», expresó afianzado en «encuestas certificadas» y publicadas en el portal del gremio. «Son avaladas por varios organismos multilaterales», aseguró a los prelados y ratificó para Aleteia. 

Ante «este crecimiento», no obstante, advierte: «se presta a confusión porque en muchos casos decimos, ¿cómo es eso que tenemos siete trimestres consecutivos creciendo? ¿Venezuela se arregló? Es la pregunta que me hacen muchos amigos«.  

Pisella: «Poquito vamos a ir ganando peso»

Luigi Pisella sabe que el lenguaje económico no es de fácil manejo. De allí que, uno de los ejemplos presentados ante la CEV sobre la realidad nacional, encontró un eco de aceptación entre los asistentes al Teatro Don Bosco de Altamira. 

«Venezuela era una persona que pesaba 100 kilogramos. Hace siete años perdió 75 kilogramos de peso. En el año 2020 estábamos en 25 kilos de nivel corporal. En el año 2021 el PIB alrededor de un 4%, creció, y eso nos ubica en unos 26 kilitos. Y el año 2022, más o menos crecimos un 10%, es decir, estamos en 30 kilogramos de peso. Eso es lo que es la Venezuela de hoy en día. ¿Nos hemos recuperado? No, para nada; pero sí tenemos un camino donde poquito a poquito vamos a ir ganando peso«, expuso Pisella.  

Citó una encuesta de CONINDUSTRIA de 2022, donde el 64% de los afiliados expresó haber producido y vendido un poco más que en el mismo trimestre de 2021. 

«Pasamos de una capacidad instalada en el último trimestre del año 2022, del 31% al 38% de utilización. ¿Esto es bueno o es malo? Bueno, en el 2020 estábamos 19%, hoy en 38,5%; pero si nos comparamos con países hermanos como Colombia y Brasil, trabajamos en el 82% de su capacidad instalada. Esto es el camino que tenemos que ir recorriendo».

¿Cuánto gana un trabajador de las empresas privadas?

Respecto a los trabajadores de las empresas vinculadas a CONINDUSTRIA, en contraste con los empleados públicos, jubilados y pensionados del seguro social, afirmó que un 68% logró mantener su capacidad de empleo y un 20%, lo aumentó. 

«Esto trajo como consecuencia inmediata y positiva la remuneración de nuestros trabajadores a dólares. Ellos hoy reciben un ingreso en dólares o su equivalente en bolívares a la tasa cambiaria para el momento de su pago. Durante el último trimestre pasamos de 150 dólares promedio en lo que es el sector obrero o sector operativo a 171 dólares«, acotó. «¿Esto es bueno?, se preguntó. Su respuesta: «No. No es bueno». 

«Definitivamente tenemos que seguir avanzando de manera tal que el poder adquisitivo de nuestra gente que es nuestra primera preocupación, se vaya recuperando y vaya acorde con los ingresos que deben obtener para así cubrir no sólo su sustento diario sino todo lo que merecemos nosotros los trabajadores, y darle sentido a la remuneración». 

¿Por qué se vino abajo la industria nacional?

Pisella recordó que en el año 2013, el PIB de Venezuela llegó a 322.000 millones de dólares, razón por la cual hubo endeudamientos. «Esto trajo como consecuencia que importamos cerca de 66.000 millones de dólares con una moneda subsidiada«. 

«Nadie se quejó porque todos éramos felices: importamos todo, teníamos un salario mínimo, sueldos que daban para todo. Los productos importados eran regalados, pero la industria nacional se vino abajo. Teníamos cerca de 12.700 industrias, ahora tenemos 2.200. Cuando se acabó el subsidio generado por el petróleo nos dimos cuenta porqué éramos pobres. No teníamos ni para comer y la industria para pagar mejores salarios».

Explicó que todavía Venezuela no está en el punto donde la tasa cambiaria equilibre la inflación. «Esto es un factor que nos hace ser menos competitivos». Si no se corrige paulatinamente, seguirá generando distorsión. «Es decir, si la inflación en un mes fue de 3%, la tasa cambiaria debe acercarse a ella de manera tal de no generar distorsión».

Comentó que la pobreza en Venezuela la está causando la inflación, no es la devaluación. 

«Hay mucha gente desprotegida porque sus ingresos son en bolívares. Muchos trabajadores del sector privado pueden paliar la situación y no se ven afectados directamente porque sus ingresos son en dólares». 

En cambio, «el gran problema, son las personas que reciben sus ingresos en bolívares: los pensionados que son muchísimos y los empleados públicos como los médicos y educadores a los cuales les tenemos que prestar mucha atención«. 

Algunas propuestas

Como una manera de responder positivamente a este contexto, Luigi Pisella propone que «la tasa cambiaria debe ir a la par de la inflación«. De esta manera, «ambos productos competirían en igualdad de condiciones». También sugiere que «el Estado debe equiparar sus ingresos con sus egresos que es lo que nos está causando la inflación«.

El empresario habló de «los excesivos tributos fiscales y parafiscales que nos hacen ser menos competitivos«. Como ejemplo habló de las estampillas del estado Aragua para sacar los permisos de bomberos. «En el año 2021, una empresa que pagaba 200 dólares, hoy puede pagar 10.000 o 20.000 dólares; la que pagaba 360, tenemos un caso en el que una empresa pagó 1.200.000 dólares por un sello que se saca una vez y anualmente».

Propone corregir el Impuesto a las Grandes Transacciones Financieras (IGTF) porque funciona como una cascada, ralentiza el crecimiento de las empresas y dispara la inflación. 

«Arranca en la producción con la materia prima y el 3% se va agregando a cada uno de los procesos. Cuando llega al final, ya ha alcanzado el 18 por ciento», expresó. Por tanto pide que «se baje el IGTF a 0,5% dólares, el de 3%; y 0,25%, el de bolívares». 

Como conclusión plantea que para seguir recuperando el poder adquisitivo de los venezolanos, se deben promover y hacer más productos nacionales. Es necesario que «las empresas que están y hemos mantenido, que son alrededor de unas 2.200 activas, se logren mantener y recuperen su poder adquisitivo, impulsando la producción nacional». 

Igualmente sugiere que en lo inmediato se debe reactivar la industria del turismo con todo lo que significa para Venezuela contar con una variada riqueza natural, hermosos paisajes, playas y pueblos que siguen siendo los mejores del mundo. 

A modo de conclusión. Ante esta realidad, la Conferencia Episcopal Venezolana, como Luigi Pisella, acuden a la «cercana intercesió» del beato José Gregorio Hernández para que continúe bendiciendo y acompañando el caminar de nuestra amada Venezuela durante este nuevo año, por caminos de verdad, justicia, solidaridad, progreso y paz».

Tags:
empresavenezuela
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...





Envía tu intención a la red de 550 monasterios


Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.